10 jul 2020

Ir a contenido

¿Propaganda electoral? No, gracias

Varios ayuntamientos llegan a un acuerdo para reducir el gasto de la campaña

"No queríamos machacar a la ciudadanía", explica el alcalde de Santa Coloma de Farners

Roger Pascual

Soportes para carteles electoles vacíos en plaza de Catalunya.

Soportes para carteles electoles vacíos en plaza de Catalunya. / JULIO CARBÓ

Pese a que hasta el rey Felipe lo reclamaba, los partidos políticos no se pusieron de acuerdo ni para rebajar el coste global de 130 millones de euros de la repetición electoral. Aunque había cierto consenso para gastar menos en la publicidad exterior (como vallas y carteles) y también en conseguir que fuera más barato el buzoneo electoral, las formaciones con representación en el Congreso no lograron rubricar un pacto. Pero si a nivel estatal no llegaron a un consenso, algunos ayuntamientos sí que se han puesto de acuerdo para evitar más gastos en propaganda electoral.

Barcelona ha amanecido este viernes con varios de los espacios reservados para carteles electoles vacíos en sitios tan simbólicos como plaza de Catalunya. No es el único sitio donde se pueden detectar intentos de una austeridad. Santa Coloma de Farners fue el primer municipio catalán en dar el paso. ERC, CDC y PSC, los tres partidos con representación en el consistorio que concurren el 26-J, y En Comú Podem y el PP han acordado limitar la propaganda electoral. "No queríamos machacar con propaganda a la ciudadanía en una repetición de la campaña ya

Campaña en Facebook y Twitter

Después de que los partidos no acordaran un 'mailing' conjunto para ahorrar gastos, en Facebook empezó una campaña viral para que exigir que los partidos que no les manden publicidad. "En este domicilio no queremos ni un solo sobre con publicidad y papeletas electorales. Al partido que los deje NO lo votaremos por el hecho de contribuir al gasto de 140 millones de euros", se podía leer en un cartel en un buzón, una imagen que corrió como la pólvora por las redes sociales. En un contexto de crisis y recortes, Twitter exigió que los partidos recortaran la inversión propagandística con el 'hashtag'  #Elecciones26JSinCampaña.

que los mensajes sigue siendo los mismos que hace seis meses -explica Joan Martí, alcalde de ERC-. Vista la imposibilidad de acuerdo de las direcciones generales hemos querido llegar a un acuerdo a nivel local que diera respuesta a la inquietud del gasto público". El acuerdo, al que llegaron el 26 de mayo y que invita a otros ayuntamientos a seguir su ejemplo, contempla que no habrá ni pancartas, ni carteles ni banderolas en las farolas.

El mismo día que pactaban esta medida, el ayuntamiento de Calvià también aprobaba evitar la propaganda electoral estática durante la campaña previa a las generales. "Teniendo en cuenta la especial circunstancia de las presentes generales del 26-J, en la que se produce una repetición de los comicios del pasado 20 de diciembre, entendemos innecesario y redundante, además de gravoso económicamente, la colocación de nuevo de propaganda electoral en calles y plazas", explicó el portavoz del PSOE, Andreu Serra. Una propuesta que contó con el apoyo de los grupos municipales del PP, Ciudadanos y Sí se Puede.

Calvià seguía así el ejemplo que habían hecho otros dos ayuntamiento insulares. Los municipios tinerfeños de La Orotava y Los Realejos decidieron no colocar ningún tipo de pancarta ni cartelería en ninguna farola ni utilizar pantallas para propaganda electoral. Solo se permitirán en paneles habilitados por la Junta Electoral y se recomienda reciclar las pancartas del 20-D. Tanto allí como en el resto de municipios confían en no tenerlos que volver a usar de nuevo dentro de medio año en unas terceras elecciones.