LA ESTABILIDAD DEL EJECUTIVO CATALÁN

La Moncloa espera que la moción de confianza suponga el final del 'procés'

El Gobierno es optimista tras el veto de la CUP a los presupuestos de Puigdemont

Soraya Sáenz de Santamaría y Oriol Junqueras, en abril, en la Moncloa.

Soraya Sáenz de Santamaría y Oriol Junqueras, en abril, en la Moncloa. / JUAN MANUEL PRATS

1
Se lee en minutos
Pilar Santos
Pilar Santos

Periodista

ver +

La comprometida situación en la que se ha quedado el Gobierno catalán de Carles Puigdemont tras el veto de la CUP a sus presupuestos ha sembrado la semilla del optimismo en la Moncloa. El ministro del Interior en funciones, Jorge Fernández Díaz, declaró este miércoles que la cuestión de confianza a la que se someterá el president tras el verano supondrá “el punto final a todo el proceso independentista”.

El Ejecutivo central considera que esa consulta al Parlament para comprobar si Puigdemont dispone de una mayoría suficiente como para seguir gobernando debería celebrarse ya, en los próximos días, para no generar más inestabilidad. “Quiere decir que vamos a estar durante cuatro meses en Catalunya en una situación de ingobernabilidad en la práctica por la prórroga de los Presupuestos y con el consecuente daño a la economía”, declaró Fernández Díaz. Según el ministro, el mero cambio de socio en el Govern significa “abandonar el proceso independentista”. “No es una cuestión cualquiera, sino un punto final a todo un proceso independentista”, continuó.

UNA LEGISLATURA “FALLIDA”

La vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, dijo que no le ha sorprendido el veto de la CUP porque CDC se puso en manos de los “radicales”. La número dos de Mariano Rajoy lamentó que la “dinámica” política de Catalunya haya derivado en “pérdida de libertades” y “episodios violentos en la calle”. Santamaría responsabiliza a Puigdemont de la legislatura “fallida” y le pidió que explique los detalles de su pacto con la CUP y las razones por las que ha elegido el mes de septiembre.

Noticias relacionadas

En una entrevista con Onda Cero, la número dos por Madrid del PP insistió en que a los independentistas catalanes no se les contenta con una reforma de la Constitución, ya que cada éxito que consiguen lo consideran como una “meta volante”. Respecto a la concesión de crear una Agencia Catalana de Protección Social que ofreció Junts pel Sí para que la CUP respaldara las cuentas, Santamaría advirtió de que sería una institución contraria a la Constitución, además de suponer “un riesgo” para los pensionistas catalanes.

Sobre la posibilidad de cambiar la ley de estabilidad para priorizar el gasto social, la vicepresidenta en funciones recomendó a los partidos catalanes que, en vez de intentar reformar normas para las que no tienen competencias, eliminen gastos superfluos, como su política de acción exterior. “Solo genera fracasos”, sentenció.