28 nov 2020

Ir a contenido

DE VUELTA A LAS URNAS

Ciudadanos corrige su programa pero sin llegar a las exigencias de Bruselas

El partido no tiene en cuenta la petición de la CE de que el déficit cierre en el 2,5% en 2017

Propone rebajar el IRPF en 2018 y renuncia a reducir el IVA y el impuesto de sociedades

PILAR SANTOS / ROSA MARÍA SÁNCHEZ / MADRID

De la Torre, Rivera y Garicano, en la presentación de la memoria económica en la sede de Ciudadanos.

De la Torre, Rivera y Garicano, en la presentación de la memoria económica en la sede de Ciudadanos. / AGUSTIN CATALAN

Ciudadanos ha presentado este martes el programa electoral con las “350 soluciones””que propone para España y lo acompañó de una memoria económica. Ayer se supo que el partido de Albert Rivera ha renunciado a algunas de las medidas de diciembre, como la reducción del IVA y del impuesto de sociedades debido a la difícil situación de las arcas públicas, pero no ha llegado a poner negro sobre blanco tantos recortes como exige Bruselas. Hace cuatro semanas, la Comisión Europea aceptó dar un año más a España para cumplir con el déficit a cambio de que las cuentas se cierren con un déficit del 2,5% del PIB en el 2017 y no con el 2,9% que había prometido Mariano Rajoy en el Programa de Estabilidad de abril. Las cuentas del partido naranja se han confeccionado teniendo en cuenta el 2,9% del PP. La diferencia entre una cifra y otra supone un tijeretazo de 4.000 millones aproximadamente.

Durante las últimas semanas Rivera había asegurado que, para “no engañar” a los españoles, readaptaría la parte económica del programa debido al “agujero” dejado por Rajoy. Las administraciones públicas cerraron 2015 con un déficit del 5,1% del PIB, casi  10.000 millones de euros por encima del objetivo previsto del 4,2%, una desviación con la que sí ha contado Ciudadanos. A ese monto se ha sumado el ajuste extra de 8.000 millones que Bruselas reclamó en mayo por haber dado más margen para cumplir y la posible multa, de unos 2.000 millones, por no haber hecho los deberes en 2015. El partido no ha incluido en sus cuentas ni el ajuste estructural de 8.000 millones que exige Bruselas ni el castigo que puede recibir. Fuentes de Ciudadanos dicen que el ciclo de crecimiento evitará nuevos recortes y que confían en que las instituciones no pongan la multa.

ELIMINACIÓN DE LAS DIPUTACIONES

En cuanto a las medidas del programa económico, presentado por los economistas Francisco de la Torre, Luis Garicano y Toni Roldán, destaca la rebaja del IRPF en 2018. Esta decisión supondría un ahorro del 3% de media a todos los contribuyentes. Ciudadanos propone un tipo marginal mínimo del 18,40% y un máximo del 43,5%.

“Bajaremos impuestos en el 2018 y lo compensaremos recortando en burbuja política [eliminación de Diputaciones, entre otras cosas] e impulsando reformas estructurales”, afirmó Roldán. Entre las renuncias que han hecho por el “agujero” de Rajoy también incluyen la reducción a la mínima expresión del salario social (al que dedicará 2.700 millones al año y no 7.800).

En cuanto a las políticas sociales, dedicará 8.500 millones al año a un plan que incluye medidas concretas para, entre otras cosas, acabar con el fracaso escolar, igualar los permisos de maternidad y paternidad y aprobar el salario social.

CONTRA LA AMNISTÍA FISCAL DE MONTORO

De la Torre también destacó una propuesta para neutralizar la amnistía fiscal de Cristóbal Montoro. Ciudadanos quiere que los que se acogieron a esta medida, que logró aflorar en torno a 41.000 millones de euros, paguen un 7% adicional y no solo el 3%, como aceptó el Ejecutivo del PP. La formación de Rivera reclamará que esos contribuyentes paguen el 10%, que es lo que aparecía en el decreto de la amnistía. Una medida que habría que aprobar, según fuentes del partido, antes del 30 de noviembre para que no prescriba la deuda tributaria declarada en el momento del perdón, en el 2012. Si se aplicara, supondría un ingreso de 2.800 millones.

En cuanto a la polémica de las pasadas elecciones por la eliminación de penas específicas por violencia de género, el nuevo programa retoca el redactado de ese punto y la idea no aparece literalmente.