Rajoy elige Catalunya como una de las comunidades prioritarias del PP cara al 26-J

El líder conservador visitará finalmente Lleida y Barcelona en los días previos a las elecciones generales

El partido moviliza a Sáenz de Santamaría para arrebatar voto joven a C's en una decena de provincias

Mariano Rajoy, el pasado día 7, en la presentación de la candidatura del PP por Madrid al Congreso y al Senado.

Mariano Rajoy, el pasado día 7, en la presentación de la candidatura del PP por Madrid al Congreso y al Senado. / JUAN MANUEL PRATS

2
Se lee en minutos
Patricia Martín
Patricia Martín

Periodista

Especialista en sanidad, igualdad, violencia machista, infancia, consumo

Escribe desde Madrid

ver +

El PP ha fijado Catalunya -junto con Madrid, Comunitat Valenciana, Andalucía y Castilla La-Mancha- como una de las comunidades prioritarias en la búsqueda de votos cara a las elecciones generales del 26 de junio. El líder del PP, Mariano Rajoy, visitará en campaña en dos ocasiones terrritorio catalán. El domingo 19 recalará en Lleida y el martes 21 en Barcelona. 

Lleida consitituyó desde el primer momento un objetivo importante para el PP, dado que en diciembre la formación conservadora perdió por pocos votos el escaño del veterano José Ignacio Llorens. De hecho, el coordinador del PPC, Xavier García-Albiol, hace semanas confirmó solo dicho mitin, lo que contribuyó a la interpretación de que Rajoy relegaba Catalunya. Si bien, esta no era la intención, según fuentes de la cúpula popular, de ahí que el pasado sábado el presidente en funciones presentara su programa electoral en Barcelona y finalmente se haya incluido algún acto electoral más en la capital en la campaña oficial. 

El visecretario de organización del PP, Fernando Martínez-Maíllo, ha señalado este martes que a Barcelona, donde el PP obtuvo cuatro escaños, "hay que ir sí o sí", dado que es una de las ciudadades más importantes. En la estrategia del PP también pesa la intención de robar votos en Catalunya tanto a Ciudadanos como a CDC, en busca de aquellos ciudadanos conservadores desencatados con el desafío independentista

De hecho, en la presentación de los candidatos por Madrid, Rajoy ha recordado este martes la unidad de España y la defensa de la soberanía nacional como uno de los pilares de su programa, junto al empleo o la recuperación económica. El líder popular ha aseverado que su intención es hacer una campaña "en positivo", recordando a los ciudadanos "lo bien" que presuntamente va el país. "Será una campaña a favor de España y los españoles", ha añadido, en referencia al lema del PP, que en esta ocasión reza: 'A favor'. En este sentido, ha recordado que en el 2011 "los problemas se multiplicaban" y ahora, gracias a sus reformas "útiles", "se están reduciendo". 

LOS VOTOS 'PERDIDOS' DE CIUDADANOS

El recorrido de Rajoy en las dos semanas previas al 26-J está muy meditado y ajustado a los datos que arrojaron las urnas hace tan solo cuatro meses. Así, Rajoy priorizará las comunidades con más población, como Madrid, Andalucía y Comunitat Valenciana, junto a Catalunya, pero también aquellas circunscripciones donde los llamados restos de votos determinaron, tras la aplicación de la ley electoral, la distribución de escaños, así como la decena de provincias donde C's no obtuvo representación y sí Podemos. El objetivo es intentar convencer a aquellos votantes que optaron por Albert Rivera de que apuesten por el voto útil para conformar gobierno que implicaría apoyar al PP, como lista previsiblemente más votada.

Noticias relacionadas

En total, el PP tiene contabilizados en torno a 300.000 votos de Ciudadanos que en dichas circunscripciones no sirvieron para la obtención de escaños y que podrían ir a parar al partido conservador. Y pensando precisamente en esa jugada se ha decidido movilizar aún más que en anteriores ocasiones a la vicepresidenta en funciones y número dos en la lista por Madrid, Soraya Sáenz de Santamaría, que tendrá una apretada agenda electoral para tratar de captar voto joven,  según fuentes populares.

Así, los estrategas del equipo de Rajoy quieren que Santamaría intente reclutar seguidores en la franja de posibles votantes cuya edad oscila entre los 30 y los 40 años,  un sector donde el líder popular parece causar mayor rechazo. En las próximas horas también se terminará de ultimar una agenda propia para Dolores de Cospedal, la secretaria general, y otra para varios ministros.