21 sep 2020

Ir a contenido

La Diputació de Tarragona revocará la medalla de oro concedida a Franco

El organismo ordena también derribar el monumento franquista del Coll del Moro, en Gandesa

El dictador Francisco Franco.

El dictador Francisco Franco. / AFP

La Diputació de Tarragona pasa revista a su pasado y revocará a finales de mes la medalla de oro concedida a Francisco Franco en 1951. La institución también dejará sin efecto el nombramiento del dictador como alcalde honorífico y perpetuo, un "honor" concedido en 1964 a los entonces 179 municipios de la demarcación. Esta decisión se produce pocos días después del referéndum en Tortosa, donde se apostó por mantener y reinterpretar el monumento franquista en honor a los caídos en la Batalla del Ebro.

Josep Poblet, presidente del ente, ha anunciado que será a finales de mes cuando el pleno de la Diputación haga efectiva la decisión. El descubrimiento de estas distinciones se produjo a partir de las informaciones periodísticas que revelaron la condición de alcalde honorario y perpetuo de Franco en Tortosa y otros municipios. De hecho, en el pleno de la semana pasada, Tortosa ya revocó este título. En este sentido, la Diputación ha ordenado una revisión de sus archivos para detectar otros casos de honores a personas vinculadas con la dictadura. "En una sociedad democrática como la nuestra, nos repugnan estos reconocimientos de honor y gloria. Acabaremos con cualquier vestigio de aquellos tiempos y de las personas que los provocaron", afirmó Poblet.

DERRIBO A LA VISTA

Por otra parte, la Diputación de Tarragona ha ordenado derribar "de forma inminente" el monumento del Coll del Moro en Gandesa, que se ha convertido en lugar de preregrinación de grupos de ultraderecha. El ente ha adoptado esta medida en respuesta a las reiteradas peticiones del alcalde de Gandesa, Carles Luz, para traspasar la propiedad del terreno al municipio y, de esta manera y aprovechando para realizar una excavaciones arqueológicas, poder acabar con el vestigio pre-democrático.

Ubicado en el emplazamiento desde donde Franco dirigió algunas de las batallas en el Ebro, el monumento del Coll del Moro se inauguró en 1953, coincidiendo con los 15 años del final de aquella batalla. Obra de la Diputación de Tarragona, quien lo erigió en homenaje al dictador, el monumento consiste de una estructura de piedra, de cinco metros de altura, con el escudo franquista grabado en la parte más alta. Actualmente dañado por el vandalismo, conserva también otros símbolos fascistas, como el yugo y las flechas, todo ello en un ambiente de dejadez absoluta.