Resultados electorales en Tortosa en las últimas generales, autonómicas y municipales

En Comú Podem se impuso en el 20-D, Junts pel Sí arrasó el 27-Sy CiU venció el 24-M

El monumento franquista del Ebro, en Tortosa, inaugurado en 1966.

El monumento franquista del Ebro, en Tortosa, inaugurado en 1966. / JOAN REVILLAS

Se lee en minutos

Tortosa celebra este sábado una consulta para decidir si retira o reinterpreta el monumento franquista de la batalla del Ebro. Los partidos con representación en el ayuntamiento se han tenido que mojar y, como sucede entre la población, hay diversidad de opiniones. Para poner en contexto la situación política de la ciudad, esta es la postura de las diferentes fuerzas y estos fueron los resultados en el último ciclo electoral.

Como se aprecia en el gráfico superior, el único partido que ha dividido su posicionamiento es el grupo municipal de CiU. El alcalde Ferran BelFerran Bel y otros cinco ediles abogan por reinterpretar el monumento, mientras que otros dos concejales nacionalistas defienden que se retire. Lo mismo que estos dos regidores opinan todos los partidos de izquierdas,  mientras que el PP se ha manifestado a favor de que todo siga como hasta ahora. 

CiU (la federación aún no se había roto) se impuso holgadamente en las elecciones municipales de mayo del 2015, seguido de ERC y de Movem Tortosa-Entesa, PSC, CUP, PP y Som Tortosa (plataforma vinculada a Podemos). El PP fue el último partido en obtener representación en el ayuntamiento, un concejal. Plafaforma per Catalunya y Democracia Nacional cosecharon entre ambos poco más de 300 votos. 

Como ocurrió en el global de Catalunya, En Comú Podem resultó la fuerza vencedora en Tortosa en las elecciones generales del 20 de diciembre. Ciutadans, que no tiene representación en el consistorio, se convirtió entonces en la última fuerza que superó el millar de votos (1.474). Muy por debajo quedó Unió, el PacmaEscons en blanc...

Te puede interesar

Junts pel Sí arrasó en las elecciones al Parlament del 27 de septiembre. Logró el 49% de los votos que, sumados al 8,84% que consiguió la CUP, situó al independentismo muy por encima de la mitad de papeletas en unos comicios que se promovieron como plebiscitarios.