LAS CUENTAS DEL 2016

La CUP presentará una enmienda a la totalidad a los presupuestos de la Generalitat

La decisión se ha tomado por 29 votos a favor, 11 en contra y 8 abstenciones

Los anticapitalistas quieren unas cuentas que serán "más desobedientes con el Estado y más obedientes al Parlament"

Participantes en la asamblea de la CUP del pasado domingo en Esparreguera, en el momento de votar.

Participantes en la asamblea de la CUP del pasado domingo en Esparreguera, en el momento de votar. /

2
Se lee en minutos
Rafa Julve
Rafa Julve

Periodista

ver +

En los sectores optimistas de Junts pel Sí corre la teoría de que la CUP solo marca perfil a modo de exorcismo y que al final tenderá la mano. Según esa corriente, los anticapitalistas exhiben estos meses toda su fuerza para mostrar músculo independentista y desquitarse de haber permitido que un convergenteCarles Puigdemont, accediera a la presidencia (descontado queda el veto a Artur Mas), pero a la hora de la verdad, los cuperos, conscientes del riesgo que corre el 'procés', acabarán avalando los presupuestos de la Generalitat. Esa es la tesis más halagüeña entre quienes apoyan a la coalición del Govern, pero por ahora la CUP sigue dando vueltas a la tuerca y este sábado ha anunciado que presentará una enmienda a la totalidad de las cuentas.

El consejo político y el grupo de acción parlamentaria de los anticapitalistas, que se han reunido en Vilassar de Dalt, han acordado por 29 votos a favor, 11 en contra y 8 abstenciones, tumbar los números que el vicepresidente y 'conseller' de Economia, Oriol Junqueraspresentó el martes pasado. La CUP exige "cambios importantes" y "más tiempo para negociar una propuesta que sea más desobediente con el Estado y obediente con el Parlament y la declaración independentista del 9-N".

PLENO EL 8 DE JUNIO

El Govern tiene hasta el 8 de junio para lograr que sus socios recapaciten. Ese día los presupuestos serán sometidos al primer filtro en el pleno de la Cámara y toda la oposición ya ha anunciado que presentará una enmienda a la totalidad. Si la CUP no se une a JxSí, las cuentas serán tumbadas y el Govern deberá rehacerlas (con la consiguiente demora) o renunciar a presentarlas y aceptar una prórroga de las actuales.

Eulàlia Reguant

diputada de la cup

"Aquí no se acaba nada. Empezamos a negociar. Estos presupuestos no son ni independentistas ni sociales"

"La propuesta del Govern no incluye ninguna o casi ninguna de las demandas de la CUP", ha argumentado la diputada Eulàlia Reguant, que ha lanzado el siguiente mensaje al Govern: "Aquí no se acaba nada. Apenas empezamos a negociar y aún tenemos unos días, no queremos perder la próxima semana". Fuentes del Ejecutivo, en un mismo intento de aplacar los ánimos, aseguran que la maniobra de los anticapitalistas estaba "prevista", pero lo que les viene no será un camino de rosas.

"NI INDEPENDENTISTAS NI SOCIALES"

Noticias relacionadas

Los números del Govern incluyen 48,5 millones para la hacienda propia y un incremento de 874,3 millones en gasto social, pero Reguant ha subrayado que las cuentas no son "ni independentistas ni sociales" y ha puesto deberes a JxSí. "Los presupuestos que podríamos votar favorablemente deben plantear una desobediencia clara y frontal a las imposiciones del Estado español, y eso significa desobedecer los topes de déficit, la suspensión de leyes, la suspensión de sistemas de recaudación, así como a los mercados financieros, o sea con el impago de la deuda y los intereses, y plantear la reversión de las privatizaciones y de los recortes de los últimos años".

"La CUP no quiere cargarse la legislatura", ha dicho también Reguant. Los cuperos ya han argüido alguna vez que una prórroga presupuestaria no tendría por qué quebrar su sociedad con el Govern. Junqueras ha negado asimismo que esa situación derivara en una convocatoria electoral, aunque ha remarcado que sin unas nuevas cuentas no se podrá llegar muy lejos. Más directos han sido Puigdemont y Mas. El primero ha avisado de que su plan de gobierno no podría llevarse a cabo. El segundo, a quien los sectores más optimistas de CDC nunca vieron fuera de la presidencia, afirma que el 'procés' quedaría al borde de la extremaunción.