23 oct 2020

Ir a contenido

DE VUELTA A LAS URNAS

Rajoy acepta ahora un debate a cuatro y rechaza un cara a cara con Sánchez

Iglesias y Rivera reducen los mítines para situar el corazón de la campaña en las televisiones

Los líderes de Podemos y Ciudadanos volverán a enfrentarse en 'Salvados' el 5 de junio

Iolanda Mármol Pilar Santos

Mariano Rajoy y Pedro Sánchez se preparan para enfrentarse en el cara a cara de la campaña del 20-D.

Mariano Rajoy y Pedro Sánchez se preparan para enfrentarse en el cara a cara de la campaña del 20-D. / AP/ DANIEL OCHOA DE OLZA

Mariano Rajoy cambia de criterio. El 20-D adujo que no acudía a ningún debate con los cuatro candidatos principales porque históricamente el presidente del Gobierno sólo se enfrenta con el líder de la oposición. Entonces, desestimó la propuesta de su equipo de colaboradores, que le puso sobre la mesa un informe en el que le recomendaba debatir con todos los líderes políticos con representación parlamentaria con la intención de diluir la imagen de Pedro Sánchez al equipararle al resto de aspirantes, sin tratos diferenciales. Este miércoles, el PP ha comunicado que cambia de opinión. Rajoy debatirá a cuatro el próximo 13 de junio, con el jefe socialista en el mismo rasero que Pablo Iglesias y Albert Rivera. Además, rechaza la oferta del PSOE para repetir el cara a cara que ambos dirigentes mantuvieron en la anterior campaña electoral y no habrá ningún reconocimiento para el socialista, decisión que fue mal acogida por el equipo de Sánchez que apostaba por situar la contienda electoral en el eje dicotómico PP-PSOE.

Para Pablo Iglesias Albert Rivera, sin embargo, es una buena noticia. Ambos han decidido que priorizarán sus intervenciones en las televisiones (debates, entrevistas, seguimientos especiales) frente a los mítines clásicos, que consideran caducos e ineficaces. A fin de cuentas, los líderes de Podemos y Ciudadanos crecieron en los platós y ahí es donde ahora quieren situar el epicentro de la campaña del 26-J, convencidos de que ni Rajoy ni Sánchez tienen los mismos recursos en ese terreno.

Ambos partidos confirman que esta vez programarán menos actos multitudinarios de demostración de músculo, un formato que reservarán sólo para días icónicos, como el ecuador de la campaña o el cierre. Los duelos clave, ahora, serán en televisión para persuadir a una enorme bolsa de indecisos que no acude a los mítines. El problema será el encaje de agendas. El secretario general de Podemos tiene sobre la mesa ocho ofertas de debate, una decena de propuestas para foros y desayunos informativos, peticiones de entrevistas en todos los matinales, y programas especiales de televisión en cinco cadenas. Al cuartel general de Ciudadanos han llegado una treintena de peticiones de entrevistas, algunas de las cuales ya se han realizado, y 16 de debates.

LA REVANCHA CON ÉVOLE

Una de las intervenciones estrella volverá a ser el 'Salvados' de Jordi Évole, que se emitirá el 5 de junio. Iglesias y Rivera han accedido a repetir el cara a cara que ya protagonizaron el pasado octubre en un bar de Nou Barris, cuando el presidente de Ciudadanos se impuso por goleada y el líder morado se marchó con una espina clavada. El entorno de Iglesias admite que no preparó bien las respuestas, especialmente en materia económica, porque no tenía “balas” de argumentario. Rivera, en cambio, erró en el debate a cuatro con los otros candidatos y la vicepresidenta, según admiten los suyos. Su equipo explica que llegó agotado y ahora se ha fijado la necesidad de liberarle algunos huecos para poder afrontar en mejores condiciones los retos televisivos.

No sólo los debates, también las entrevistas pesarán más en esta campaña. El  'war room' podemista quiere priorizar algunas que no consiguieron cerrar en la anterior campaña, como el programa de Bertín Osborne, ‘En tu casa o en la mía’, al que sí acudieron Sánchez y Rajoy. Tratarán de mostrar a un Iglesias suave, sin exabruptos, sin titulares grotescos, para evitar la imagen de agresividad que le ha despeñado en la valoración de líderes. 

Para enmendar el error de sobreexposición que tanto Iglesias como Rivera acusaron en diciembre, han decidido que otros dirigentes compartan esa “portavocía en los medios”.  Íñigo Errejón, secretario político de Podemos, hará una gira en paralelo a la del candidato. Ciudadanos ha elegido al vicesecretario general, José Manuel Villegas, y al responsable de Comunicación, Fernando de Páramo para asumir parte de los actos.