LOS VÍNCULOS SECRETOS ENTRE DOS ARTES

Las películas que nos vende la política

Pep Prieto repasa en 'Poder absoluto' los 50 filmes claves del cine político

Pep Prieto, autor de ’Poder absoluto’, en Barcelona.

Pep Prieto, autor de ’Poder absoluto’, en Barcelona. / FERRAN SENDRA

Se lee en minutos

“Todo el cine es político”. Esta frase lapidaria del director Costa-Gavras empujó a Pep Prieto a escribir ‘Poder absoluto’, libro en el que este periodista repasa los 50 filmes más significativos del cine político y que desvela mensajes ocultos incluso en 'blockbusters' como 'Starship Troopers'. “El libro no sería posible sin esta doble militancia en cine y política”. Crítico de cine desde hace 21 años, desde hace nueve trabaja en el departamento de comunicación del PSC. “Seguramente sin conocer la cocina de la política no habría podido trabajar tan intensamente el relato del libro. Me ha permitido ver los paralelismo que hay entre la ficción y el lenguaje político. Si la gente viera la trastienda descubriría que la política es más interesante de lo que aparenta”.

En su selección conviven desde los aires revolucionarios que impulsaban 'El acorazado Potemkin' hasta la furia libertaria de 'Mad Max', la máscara de 'V de vendetta' y la verdad que busca desenmascarar de 'JFK', pasando por las vuelos de Batman en ‘El caballero oscuro’ y de Tom ‘Maverick’ Cruise en 'Top Gun'. “El verdadero cine político actual lo protagonizan superhéroes”, sentencia Prieto, poniendo el ejemplo de la última entrega de la factoría Marvel, 'Capitán América: Civil War'. “El cine de superhéroes es una puesta al día de la mitología griega, que es eminentemente política”. 

Como señala en este adictivo libro, "uno de los temas recurrentes del cine político de todos los tiempos es que el gobernante es por encima de todo un actor que, paradójicamente, renuncia a sí mismo para hacer su trabajo". Ahora que Ciudadanos apuesta por los actores Felisuco y Toni CantóCiudadanos como cabezas de cartel para el 26-J y que Juanjo Puigcorbé fue de número dos de ERC en Barcelona en las municipales, ¿estamos más cerca del primer actor-presidente, como pasó en EEUU con Ronald Reagan? “Habría que ver quién se pone porque con el lío que tenemos en casa… pero el caso de Reagan es flagrante: fue una anomalía en su momento, pero eso quedó diluido por las políticas que llevaba a cabo”. El periodista, que ve en Barack Obama también dotes de actor, recuerda como la serie 'El ala oeste de la Casa Blanca' le abrió el camino. “Las dos artes, política y la ficción audiovisual (incluiría las series), se influyen permanentemente. 'El ala oeste' fue en su última temporada un laboratorio de pruebas de un mensaje político. Los guionistas probaban ideas embrionarias del partido demócrata que acabaron desembocando en Obama”.

El problema es que muchos 'spin doctors' (asesores políticos) tienen una visión idealizada por las series y películas. "El error es creerse que la política se parece más a 'El ala oeste...' que a 'Los idus de marzo'. Hay mucho 'spin doctor' que cree en la épica, pero la realidad es mucho más absurda", asegura, antes de mostrarse "maravillado" por la capacidad de supervivencia de algunos asesores, que sobreviven a los políticos que han enterrado con sus malos consejos. "El 'spin doctor' sería el último superviviente de las masacres del psicópata". 

Aunque puedan parecer muy peliculeros, los giros dramáticos de última hora están a la orden del día en la vida política. Y en este caso pone el ejemplo de lo que ocurrió en las últimas catalanas con el baile de Miquel Iceta, que reflotó las aspiraciones electorales socialistas. "Ninguno de los participantes podíamos pensar que este ataque de espontaneidad de un minuto pudiera cambiar la percepción sobre una campaña o un candidato. La gente cree que en la política está todo calculado pero hay muchos giros". En su opinión, el problema de la política actual es que se basa demasiado en la imagen, aparcando el contenido. "El gran perjudicado de la política actual es la palabra. El 'spindoctorismo' hace prevalecer la imagen a la palabra. Y creo que es un error". 

El líder del PSC, Miquel Iceta, baila con la diputada Teresa Cunillera, en el cierre del mitin de los socialistas en Lleida. / EFE / ÀLEX CUBERO

Te puede interesar

En lo que sí cree que tendríamos de aprender de EEUU es que se atreven a abordar asuntos políticamente controvertidos sin esperar décadas. “Aquí se hacen muchas pelis de la guerra civil, que está muy bien que estén, pero tenemos el mal vicio de no afrontar debates a tiempo real”. En su selección ha incluido dos películas españolas 'El diputado', en el que Eloy de la Iglesia se atrevía a afrontar la Transición en 1978, y 'Murieron por encima de sus posibilidades', de su amigo Isaki Lacuesta y con cameo del propio Prieto. Para una segunda entrega se ha reservado todo el 'pack Disney'. "El público infantil es el más susceptible de ser adoctrinado".

El filme del 'procés'

¿Da para una película el 'procés'? Pep Prieto no tiene ninguna duda. “Claro que sí. Se puede ser más o menos fan de lo que ha pasado en los últimos cinco años en Catalunya, pero ha servido para volver a confiar en la capacidad de la política de genera emociones y ha despertado un interés superlativo en la política. Nunca había hablado tanto de política con mis amigos como en los últimos cinco años. Y esa es la gran noticia”. Eso sí, para hacer una película debería de tener varias voces. “La ficción no puede ser solo de parte; cuando lo es, es propaganda”, dice, señalando que ese es el gran defecto, por ejemplo, del histriónico Michael Moore.