Ir a contenido

EL TABLERO CATALÁN

La CUP atornilla a Junts pel Sí

La fuerza anticapitalista aprueba una moción para "liberarse" del pacto de estabilidad

Exige pasos inequívocos hacia la ruptura con el Estado para seguir adelante

Xabi Barrena

Toque de atención de la CUP a sus socios de Junts pel Sí, a los que dota de estabilidad parlamentaria. La asamblea nacional de la fuerza anticapitalista ha aprobado una llamativa enmienda a la ponencia política, que ha puesto los pelos de punta a más de uno, en la que se reclama "liberarse" del pacto con la coalición de Govern. Si la CUP fuera un partido al uso cualquier veterano intérprete de la política catalana afirmaría que los cuperos marcan perfil ante la inminente negociación de los presupuestos, una forma de decir que con la tan cacareada rebaja (subida) de impuestos a las rentas bajas (altas) no basta. Pero la CUP no es un partido al uso. Y el depósito de paciencia de los anticapitalistas empieza a colmarse. Y tensan la cuerda exigiendo a Junts pel Sí, en palabras del portavoz del Secretariat Nacional Xevi Generó, “que se pongan las pilas”. Pero ruptura del acuerdo, de momento, no.

Xevi Generó

PORTAVOZ DE LA CUP

La estabilidada que nos demandaban no ha servido para que ellos iniciaran la ruptura [con el Estado]"

Y es que, más allá de lo llamativo del verbo, la CUP considera que, pasados casi cinco meses desde la firma del pacto, casi un tercio del tiempo en principio previsto para la llamada “desconexión”, las cosas no están yendo por donde debieran. Así, En la enmienda, presentada por la agrupación de Sant Pere de Riudebitlles afirma que "el acuerdo de estabilidad se ha convertido en una prisión que encorseta el proceso rupturista y anticapitalista de la CUP". El texto indica que se debe "ampliar la base del independentismo por la izquierda" y, para ello, debe tener "las manos libres para hacer oposición dura al Govern", en la medida que éste no apueste "por la ruptura democrática" y siga con las políticas de recortes.

El texto también alerta de que el proceso independentista se encuentra "atrapado entre las pantallas de un proceso que parece que no vaya a culminar nunca" (lo que popularmente se conoce como 'procesismo').

ATAQUES A LA COALICIÓN CDC-ERC

La enmienda critica aprobada en Esparreguera, por 251 votos a favor y 184 en contra (no hubo empate) se afirma que JxSí haya "rebajado el valor" de la declaración de inicio del proceso de independencia del pasado 9 de noviembre, así como de su anexo, hasta el punto de situarlos como "acciones simbólicas", sin haber hecho "ningún esfuerzo práctico ni concreto" para su aplicación. Finalmente retorna a la demanda de un referendo unilateral de independencia. Lo que el Tribunal Constitucional prohibió y el Govern no se atrevió a desobedecer.

Y es que en estos conceptos, desobediencia y ruptura (con el Estado), se sitúa la queja de la CUP. En cierto modo, lo que se ha aprobado este domingo no aporta nada que, a cuentagotas, un día aquí otro allí, los distintos portavoces del partido no hayan dicho.

LA DECLARACIÓN DEL 9-N

Generó, que tuvo que salir al paso para matizar la enmienda aprobada y negar que supusiera una ruptura de facto, ha relatado que el compromiso fundamental de la legislatura "es la Declaración del 9-N, porque es el principal instrumento para avanzar hacia la ruptura independentista”.

Otro punto que tampoco se ha puesto en marcha es el plan de choque social, valorado en 270 millones de euros. JxSí alega que para impulsarlo se precisa la aprobación de unos nuevos presupuestos. Y la CUP ha señalado que la discusión sobre qué posición adoptar en cuanto a las cuentas se abordará en una asamblea extraordinaria, prueba del nueve, por tanto, de que se van a sentar a negociar y, por tanto, no hay ruptura.

Xevi Generó

portavoz de la cup

O la ruptura se materializa con pasos firme o no estaremos atados a la estabilidad"

Eso sí, como vienen insistiendo desde hace semanas, estos presupuestos deben de suponer un paso inequívoco hacia la ruptura. O en palabras de un destacado miembro del partido, unas cuentas que no acaben recurridas ante el TC no serán unos buenos presupuestos.

Así las cosas, ¿va a haber cambios en el día a día parlamentario de la CUP? No. La CUP va a negociar, como hasta ahora, punto por punto cada propuesta de la Cámara catalana. De hecho, la interpretación que hizo el secretariado nacional de la enmienda aprobada era que, justamente, recoge la esencia de lo realizado por el grupo parlamentario. 

Eso sí, aquel punto cuarto del pacto de enero entre JxSí y la CUP ("Hay que reconocer errores en la beligerancia expresada hacia JxSí, sobre toto en cuanto a la voluntad inequívoca de avanzar hacia la independencia") ha pasado a mejor vida. Si es que nunca echó una v¡bocanada de aire. 

Estupor en CDC por el puñetazo en la mesa de los anticapitalistas

Las amenazas de la CUP han coincidido con la celebración del consejo nacional de Convergència, que las ha recibido con estupor. “¿La lealtad de la CUP a lo pactado dura sólo cuatro meses?”, se preguntaban dirigentes convergentes al conocer las notícias críticas que llegaban desde Esparreguera.

Mientras los cuperos marcaban distancias y lanzaban nuevas advertencias, el ‘president’ Puigdemont lanzaba a los suyos un mensaje de tranquilidad respecto al cumplimiento de la hoja de ruta y la legislatura en el Parlament. Con todo, Convergencia es perfectamente consciente de la incertidumbre que genera un pacto con los anticapitalistas, formación que está a las antípodas de la de Artur Mas y Puigdemont.

El tono convergente respecto a la CUP es extremamente crítico, pero en público se evitan por el momento las descalificaciones, a excepción del dardo que lanzó el candidato convergente a las generales, Francesc Homs, contra la manifestación ‘cupaire’ por la desobediencia, a la que acusó de actuar como un “macho alfa”.

CDC no va a dudar en marcar distancias de lo que Artur Mas ya ha definido como “postureo” o actitud de “zancadillas” en el seno del soberanismo. También respecto a ERC, el otro gran competidor de los convergentes.

En la práctica, la situación seguirá siendo de calma tensa a la espera de que la CUP apoye los presupuestos del Govern, algo, hoy por hoy no garantizado. CDC considera que sin presupuestos la falta de estabilidad será notable y mucho más grave que las votaciones que la CUP ha hecho perder al Govern en el Parlament o las tomas de posición reiteradamente críticas de los anticapitalistas respecto a Convergència. Una CDC que sigue defendiendo que cumple con la ruta hacia la independencia pero frente a la tesis de la desobediencia que defienden los anticapitalistas esgrime la bandera de “hacer las cosas bien”.

Para darle la mejor experiencia posible estamos cambiando nuestro sistema de comentarios, que pasa a ser Disqus, que gestiona 50 millones de comentarios en medios de todo el mundo todos los meses. Nos disculpamos si estos primeros días hay algún proceso extra de 'login' o el servicio no funciona al 100%.