EL PULSO SOBERANISTA

Puigdemont contrapone en Londres el 'Brexit' con el afán catalán por permanecer en la UE

El 'president' afirma que la respuesta a la petición del soberanismo vendrá de Europa y no de Madrid

El ’president’ Carles Puigdemont, este viernes, en Londres, durante una entrevista en la cadena CNBC.

El ’president’ Carles Puigdemont, este viernes, en Londres, durante una entrevista en la cadena CNBC. / JORDI BEDMAR

2
Se lee en minutos
Xabi Barrena
Xabi Barrena

Periodista

Especialista en información sobre el Govern de Catalunya, de ERC y en el seguimiento de la actualidad del Parlament.

Escribe desde Barcelona

ver +

Conferencia del ‘president’ Carles Puigdemont en el Royal Institute of Internacional Affaires de Londres, uno de esos centros de estudios o ‘think tanks’ con solera. Fundado en 1920, para este jueves tenía programada una conferencia sobre Ucrania (finalmente suspendida), y el viernes una sobre el Turkmenistán y otra sobre Georgia. Allí, Puigdemont ha explicado de forma pedagógica el proceso soberanista catalán, siempre en un tono positivo, y ha empleado el referéndum que la Gran Bretaña realizará sobre la salida o no de la Unión Europea (el llamado ‘Brexit) para señalar que mientras algunos se plantean abandonar las instituciones comunitarias (los británicos), los catalanes afirman “solemnemente” que, en caso de independencia, se quieren quedar.

Para Puigdemont, el 'Brexit' es la prueba de que “Europa es lo suficientemente flexible para adaptarse a las necesidades políticas del momento”, por lo que ha recordado que la secesión de un estado miembro no ha ocurrido nunca y, por tanto, cabría dar nuevas respuestas al nuevo problema. Y ha sentenciado que si Europa “se ha reformado para evitar que el Reino Unido se marche de la UE”, también sabrá hacer lo propio “para que Catalunya continúe” en ella cuando “sea independiente", en una valoración del peso relativo y absoluto de cada área geográfica un poco ‘bilbaína’, sin duda.

La política exterior de la Generalitat se antoja clave para el actual Govern. Así lo ha expuesto Puigdemont quien, tras describir los sucesivos portazos del Gobierno de Mariano Rajoy a debatir la cuestión catalana, ha afirmado en Chatham House que “la respuesta no vendrá de Madrid, sino que tendrá que venir de Europa, por la incomparecencia del Estado español”.

SIN DISTINGOS

Un Estado del que no ha hecho distingos entre el PP y el PSOE. Así, en su cronología de los hechos ha repartido culpas de los recursos al Tribunal Constitucional del Estatut del 2006 a unos y a otros. Tanto por los recursos presentados (el del PP, y el del Defensor del Pueblo, del PSOE) como por la composición del propio TC, “integrado por una mayoría de magistrados afines a este partido y una minoría al PSOE”, lo que ha dejado a Catalunya “indefensa jurídicamente".

Noticias relacionadas

“La sentencia del TC fue la señal definitiva de que el encaje de Catalunya en España nunca podría ser realidad”, ha dicho Puigdemont. “Por ese motivo, en un resultado que no fue todo lo amplio que queríamos [los soberanistas]”, ha agregado, los catalanes mostraron su voluntad de “cerrar una etapa y empezar “una nueva”, como estado independiente.

¿Y cómo se llega a eso? Es decir, ¿cuál es la hoja de ruta? Puigdemont ha insistido en aparcar el programa de Junts pel Sí y ha afirmado que, transcurridos los famosos 18 meses, “los catalanes deberán decidir en las urnas si optan por elegir un nuevo Parlament constituyente y avanzar definitivamente hacia la proclamación de la independencia. “ Y ha sentenciado: “No daremos el paso definitivo sin una pantalla de validación democrática”.