ENTREVISTA A LA CANDIDATA A LAS PRIMARIAS DE PODEM CATALUNYA

Jéssica Albiach: "Queremos cohesionar Podem tras unos meses muy difíciles"

Lea las entrevistas a los otros dos candidatos: Albano Dante Fachin y Raimundo Viejo.

Jéssica Albiach, diputada de Catalunya en Comú Podem en el Parlament.

Jéssica Albiach, diputada de Catalunya en Comú Podem en el Parlament. / CARLOS MONTANYÉS

4
Se lee en minutos
Roger Pascual
Roger Pascual

Periodista

Especialista en fútbol, baloncesto, balonmano

Escribe desde Barcelona

ver +

Jéssica Albiach fue la última en dar el paso al frente y presentar su candidatura para dirigir Podem. Diputada en el Parlament, encabeza 'Fem Podem', candidatura de marcado perfil feminista, que rivalizará con las que abanderan Albano Dante Fachin y Raimundo Viejo en la asignatura pendiente de las primarias, que a Podem le quedará para septiembre.

¿Qué le parece que las primarias se postergen hasta septiembre? Nosotros siempre hemos defendido que cuanto antes mejor, que las primarias se podían hacer en 15 días, pero seremos ultrarresponsables. Si se cree que puede distorsionar la campaña del 26-J y que es mejor que nos esperemos a septiembre, lo haremos. Trabajaremos juntos con el único objetivo de salir a ganar.

¿Cómo se han vivido todos estos meses sin dirección? Han sido unos meses muy duros y muy difíciles. No solo por la dimisión de Gemma Ubasart, sino por la polarización del partido en los últimos tiempos. Han habido muchos enfrentamientos y había bandos. Nos presentamos porque creemos que hay que cohesionar el partido tras todo lo ocurrido.

¿Cuál es el proyecto que tiene para Podem? Para construir un Podem fuerte se necesita diálogo y conciliación. Las dinámicas han estado demasiado centradas en quién tiene la culpa y no en buscar soluciones. Creo que el diagnóstico todos lo tenemos muy claro. Ha sido un año muy complicado con tantos comicios que, como dice Pablo Echenique, hemos tenido que correr mientras nos atábamos los cordones de los zapatos. Teníamos que ser una maquinaria electoral, pero no nos hemos podido centrar en la buena construcción de la organización. Creo que es muy mejorable la comunicación interna en Podemos y la vertebración territorial y tenemos que adoptar unas formas mucho más amables, teniendo claro que el enemigo está fuera y no dentro.

¿Cuál es su relación con Albano y Raimundo? Con Albano tenemos buena relación, hemos pasado muchas horas de trabajo, aunque haya habido momentos en los que no hemos compartido decisiones. Con Raimundo muy poca, porque tampoco hemos coincidido. No sé cuántas candidaturas habrá finalmente, pero creo que no será por un tema nominal sino en base a propuestas. Tenemos que ser muy cuidadosos a la hora de comunicar. Tenemos riesgo de que los diálogos internos solapen el buen trabajo en las instituciones. Desde los ayuntamientos hasta el Parlament y en el Congreso. Se consiguen cosas muy buenas, pero la política del tuit y del titular puede hacer sombra a nuestro buen trabajo. Los consensos se construyen en base a propuestas. Veremos cuáles tienen ellos y si a partir de allí si se puede presentar alguna cosas conjunta.

¿Podem se tiene que decidir desde Catalunya? Sí, Catalunya tiene que ser soberana. Agradezco que tanto Pablo Echenique como Pablo Iglesias hayan dicho que mantendrán el principio de neutralidad. Las decisiones de Catalunya se deciden desde Catalunya. Para nosotros Podem tiene que ser ejemplar. Un reflejo de lo que tiene que ser Catalunya: mas feminista, más democrática, más participativa, más multicultural. En nuestra candidatura defendemos la separación de poderes, que la comisión de garantías no puede ir adjunta al órgano ejecutivo del partido porque queremos la independencia entre órganos.

¿Qué posición tiene sobre el referéndum y sobre el papel de Podem en la confluencia de izquierdas? El referéndum es la única opción posible frente a los unilateralismos. Sobre la confluencia, creo que es importante que sea una confluencia, no una coalición electoral, y en la que estén no solo los partidos, sino que tenga también un importante carácter ciudadano, desde abajo y con tiempo. En esta confluencia Podem tiene que ser un actor identificable y central. Cada actor debe tener cualidades que suman pero no estoy a favor de disolverse, sino de que sean actores identificables.

¿Su reto es tener una relación diferente a la del PSC y PSOE? Comparar PSOE y PSC con Podem y Podemos es surrealista. Nosotros somos la única fuerza que defiende la plurinacionalidad. Dentro del partido mismo, descentralización. Una buena muestra es que el secretario de organización ejerce desde Aragón.

¿El cambio de Echenique por Pascual como secretario de organización ha mejorado la relación? Echenique es un gran activo político y Sergio también, creo que ha tenido que afrontar una etapa muy difícil, de construir una organización mientras se daba una acumulación electoral. Pablo ha querido reunirse con todas las candidaturas para decidir una fecha de consenso. Tenemos que pensar en el partido y tener la mayor responsabilidad posible. Es fundamental la vertebración territorial, ver cómo volvemos a llenar los círculos con toda la gente que se nos acercó y no sabíamos que hacer y democratizar los órganos con las propuestas que presentamos. El gran debate que tenemos es que somos un partido-movimiento; a mí me gusta más la parte de movimiento, que es la que te lleva a las instituciones y la que tiene que guiar tu acción.

Noticias relacionadas

¿Qué es más posible, que Podem entre antes en la Generalitat o en la Moncloa? Por fases, veo probables las dos cosas. En estas nuevas elecciones veo a Pablo de presidente y, después de un proceso de confluencia, veo que en las próximas elecciones el Govern de Generalitat estará formado por estos actores de la confluencia. Vamos de cabeza a ganar la Generalitat.

¿Será fácil gestionar egos tan diferentes en la confluencia? La gente que forma parte tiene sentido común. Y en este sentido todo el mundo tragará saliva y trabajaremos codo a codo. Estamos en los ayuntamientos y ahora en el Parlament la relación inmejorable. Estamos en una relación muy dulce.