Convergència confía en la renovación para remontar

ERC adopta un tono contenido para no chocar con CDC

Artur Mas, en su último discurso como ’president’ de la Generalitat ante el Consell Nacional de CDC. 

Artur Mas, en su último discurso como ’president’ de la Generalitat ante el Consell Nacional de CDC.  / EFE / ALEJANDRO GARCÍA

Se lee en minutos

Oficialmente, CDC no ha hecho ninguna valoración de la encuesta del Gabinet d'Estudis Socials i Opinió Pública para EL PERIÓDICO. De puertas adentro, hay dos versiones. La posibilista y optimista pone todas sus esperanzas en que la encuesta no refleje del todo la realidad y, sobre todo, sostiene que el proceso de refundación que vive el partido servirá para animar al alza las espectativas electorales del mundo convergente.

También en este sentido se considera un buen estímulo la celebración de elecciones primarias entre Francesc Homs y Sílvia Requena para escoger al cabeza de lista del partido cara a las nuevas elecciones generales.

La versión menos optimista es la que no esconde que lo que arroja el sondeo es un "desastre" sin paliativos. Se trata de las visiones más autocríticas, que se conjuran también para que la encuesta más cercana a la realidad sea la del CIS, también divulgada este viernes.

En todo caso es evidente que CDC tiene trabajo por hacer, en cuanto a su estructura, liderazgos y proyecto de futuro y la encuesta además ha llegado justo cuando las diferentes familias y corrientes internas ocupan posiciones cara al cónclave previsto para julio, en dos fases: la de creación del nuevo partido y la elección, dos semanas más tarde, del equipo directivo. Sin duda la mala espectativa electoral que dibuja el sondeo animará a quienes reclaman un cambio radical para salvar la compleja situación por la que pasa el partido.

FLEMA REPUBLICANA

Te puede interesar

ERC, por su parte, ha evitado en todo momento proyectar no ya una imagen de euforia, sino meramente de alegría. En un discurso muy contenido, varias fuentes republicanas han destacado que se consolida "la amyoría independentista" que vio la luz en las elecciones del 27-S y que "lo importante ahora es mantener el rumbo y un Govern fuerte y eficiente". Eso sí, de la lectura de los datos, los republicanos concluyen que "Catalunya bascula hacia la izquierda".