Ir a contenido

PLENO EN EL PARLAMENT

La oposición reprocha a Puigdemont que no aplique normas ya vigentes contra la pobreza

PSC y Sí que es Pot recuerdan al 'president' que el Govern de CDC laminó parte de la ley de vivienda del 2007

Rafa Julve

El president Puigdemont y los consellers Junqueras, Munté y Romeva, en el pleno del Parlament.

El president Puigdemont y los consellers Junqueras, Munté y Romeva, en el pleno del Parlament. / JULIO CARBÓ

Aunque todos han empezado valorando la cumbre de ayer contra la emergencia social, tras la que el 'president' Carles Puigdemont anunció su intención de esquivar con otra ley el veto del Tribunal Constitucional, la oposición no ha escondido este miércoles en el pleno del Parlament su desconfianza con el Govern y sus reproches ante lo que se teme que puede ser únicamente un movimiento de cara a la galería. Los líderes de Ciutadans, el PSC y Catalunya Sí que es Pot han dedicado sus mensajes al jefe del Ejecutivo a recordarle que la Generalitat ya dispone de mecanismos plenamente vigentes para poder combatir la pobreza y que  Junts pel Sí sigue sin aplicarlos. La respuesta de Puigdemont: pedir un voto de confianza y apoyo presupuestario para cumplir los objetivos.

"Hay medidas que no se han tomado y que no estaban recurridas en el TC. Nos preocupa que (la nueva ley) solo quiera desarrollar lo que se ha prohibido, lo que podría conllevar otro veto (...). Nos preocupa que se use esa situación como excusa para no hacer otras cosas", ha proclamado Inés Arrimadas deslizando a la vez el choque institucional a cuentas del proceso soberanista. La presidenta del grupo parlamentario de Ciudadanos ha desgranado además una serie de actuaciones contra la pobreza que no ha llegado a aplicar el Govern o que incluso las ha recortado.

LA LEY CATALANA DE VIVIENDA

Una de esas medidas es la ley catalana de vivienda del 2007, en la que también han hecho hincapié tanto Miquel Iceta (PSC) como Lluís Rabell (Sí que es Pot). Ambos le han recordado a Puigdemont que aquella norma no recibió cortapisa alguna por parte del Gobierno central ni del Constitucional, sino que fue el propio Govern de Artur Mas y de Convergència, entonces socio parlamentario del PPC, quien "decapitó" parte de la reglamentación. Ambos han reclamado al actual 'president' que recupere las "potencialidades de aquellos instrumentos", y el líder de los socialistas le ha instado además a poner en marcha las medidas que se aprobaron en el pleno del Parlament sobre la emergencia social del  pasado mes de marzo y que siguen siendo meras palabras que no se han traducido en hechos.

"En los próximos días" se verán movimientos, se ha defendido el jefe del Govern. Puigdemont ha recordado que el 20 de mayo se celebrará una reunión de trabajo para analizar lo que ya se ha desplegado y diseñar la "hoja de ruta" futura y ha reclamado al resto de fuerzas confianza e implicación para combatir la pobreza a través de "una respuesta coral" alejada de intereses partidistas. A renglón seguido, el dirigente nacionalista ha dejado caer la cuestión sobre la que pivotará la total, parcial o insustancial puesta en marcha de cualquier actuación de emergencia social, ya sea para evitar los desahucios, asegurar el suministro energético a las familias o impulsar todo tipo de ayudas para los más desfavorecidos. Se trata, cómo no, de los presupuestos de la Generalitat que está previsto que se debatan en el Parlament hacia el mes de julio.

En otras ocasiones el Govern ha hecho un guiño a Catalunya Sí que es Pot para que se implique en la aprobación de las cuentas, pero esta vez ha sido el PSC a quien el 'president' le ha lanzado el anzuelo. "Muchas de las medidas dependen de tenerlas en los presupuestos. Si usted las ve  reflejadas, seguro que tendrá más razones para apoyar las cuentas", le ha respondido Puigdemont a Iceta. El gesto del dirigente socialista ha sido de total impasibilidad. El Ejecutivo deberá remar mucho más si quiere encontrar apoyos alternativos.

0 Comentarios
cargando