24 oct 2020

Ir a contenido

Joan Baldoví, el azote valenciano de Rajoy

El diputado de Compromís ha sorprendido con una propuesta para desencallar la investidura

LAURA L. DAVID / VALENCIA

Los mejores momentos de Joan Baldoví, de Compromís, en el Congreso. / J.L. ROCA / VÍDEO: YOUTUBE

Joan Baldoví (Sueca, 1958) le obsesiona tanto ser la “voz de los valencianos” en el Congreso que el día que se constituyeron las Cortes Generales en esta atípica legislatura llegó hasta la Carrera de San Jerónimo acompañado de una banda, a ritmo de la marcha mora ‘Chimo’ y el pasodoble ‘Amparito Roca’. Como en una película de Luis García Berlanga o quizás anunciado el sainete que vendría a continuación, con las negociaciones para formar gobierno.

Durante su primera legislatura en el Congreso, Baldoví fue el único diputado de Compromís-Equo, superando todas las encuestas y consiguiendo su coalición 125.150 votos en toda la Comunidad Valenciana. Relegado al grupo mixto, este maestro de educación física exprimió sus minutos en la tribuna para hablar de infrafinanciación y atacar la “democracia imperfeta” del bipartidismo, pero sobre todo para sacar de quicio a Mariano Rajoy, desdeñando su política de recortes y sacándole los colores por todos los casos de corrupción que protagonizaba el PP valenciano.

Performance a performance, Baldoví –como antes hizo Mónica Oltra en las Cortes valencianas, con sus intervenciones de las camisetas- logró viralizar sus intervenciones en Internet y colarse en los titulares poniendo de manifiesto los problemas de su “pequeño país” valenciano. El pan que rompió para denunciar las “migajas” que el Gobierno central otorga a la financiación valenciana, los sobres que mostró a Rajoy en pleno auge del ‘caso Bárcenas’ o su striptease contra los desahucios desde la tribuna de oradores le valieron en 2013 el premio 'Azote del Gobierno' que otorga la Asociación de Periodistas Parlamentarios.

'BALDO' PARA LOS AMIGOS

Hijo de trabajador y ama de casa, alcalde entre 2007 y 2011 de Sueca, cuna de Joan Fuster y del valencianismo político, ‘Baldo’ –como le llaman sus amigos y compañeros de partido- volvió a subir a la palestra cuando, tras coaligarse con Podemos, pegó portazo a los de Pablo Iglesias ante la imposibilidad de que Compromís tuviera grupo propio en esta legislatura.

Acostumbrado a transaccionar desde su etapa en la política local, aboga por un pacto en Madrid progresista y “a la valenciana” que intenta hasta última hora.