12 ago 2020

Ir a contenido

Pablo Iglesias arremete contra los periodistas en una conferencia en la Complutense

La prensa planta al líder de Podemos por acusarla de manipular la información para perjudicar a su partido

Iolanda Mármol

AGUSTÍN CATALÁN /

Trataba Pablo Iglesias de explicar “la fórmula secreta” de Podemos. A saber: un sentimiento que, dice, suscita entre la ciudadanía y que va más allá de lo racional. En una conferencia en la Universidad Complutense de Madrid, el secretario general defendía este jueves que su partido despierta la pasión y que ahí anida la clave del éxito de su proyecto político. “Podemos funciona porque es sexy”, afirmó.

Para apoyar su disquisición, ante centenares de estudiantes, Iglesias se sumergió en la “relación freudiana” de Podemos con los periodistas. Las pullas estuvieron presentes desde el inicio del acto, cuando Iglesias y los otros intervinientes juzgaron la capacidad intelectual de los redactores y su súbito interés por la filosofía, puesto que la conferencia se desarrollaba en esta facultad.

El líder de Podemos dio un paso más y, desde una actitud de evidente desprecio, cargó contra los periodistas y les acusó de manipular la información para medrar. “Es la historia de un periodista que nos dice... yo, si quiero prosperar en mi periódico, tengo que conseguir muchas noticias que vayan a la portada . Pero claro, si trabajo en el diario 'El Mundo' es imposible que consiga publicar ‘Podemos lo hace todo muy bien’. Es imposible, tengo que colocar noticias que digan 'Podemos lo hace todo fatal'. Aun así, buena parte de los periodistas que nos siguen están encantados”, defendió . A pesar de la actitud de burla, llegó a la conclusión de que “hay un elemento de amor” y “algo sexy” en la relación entre su partido y la prensa. 

DESDÉN A LOS INFORMADORES

Alentado por las risas del público, siguió mostrando su desdén. “Tengo que evitar que [nombre del redactor] me haga un titular del tipo ‘Pablo Iglesias: Vamos a hacer que España se masturbe con con nosotros”, afirmó. Tras hablar de “la cara de miedo” que dijo detectar entre los periodistas, todavía jugó con otro titular: “Pablo Iglesias alienta el linchamiento de un periodista de 'El Mundo' en la Universidad Complutense”.

En ese momento, varios redactores se levantaron, afearon a Iglesias su actitud y abandonaron la sala en protesta por la falta de respeto y el desprecio mostrado. 

Ya sin periodistas, Iglesias pidió disculpas desde el “cariño”, pero volvió a la carga: “Algunos no han entendido lo que es un espacio académico. Esto no es una rueda de prensa”. Ante los aplausos de los estudiantes, lanzó su última pulla: “Me juego lo que queráis a que ese aplauso no sale de la prensa”. Horas después, a través de Twitter, ha vuelto a pedir perdón por "haber ofendido" pero ha seguido en sus trece: "No debí personalizar. Pero dije la verdad".