La diputación permanente agrava la tensión y acerca el 26-J

Pablo Iglesias reprocha a Sánchez que haya acordado con Ciudadanos una distribución de cargos que les deja sin representantes en la Mesa

El partido de Rivera admite que pactó con el PSOE el reparto y responsabiliza a Podemos por "impericia"

La diputación permanente agrava la tensión y acerca el 26-J

AGUSTIN CATALAN

Se lee en minutos

Si las posibilidades de acercamiento entre PSOE y Podemos PSOE y Podemos en el tiempo de descuento que queda para evitar la repetición de elecciones ya eran exíguas, este miércoles han quedado reducidas a la nada. El reparto de cargos en la diputación permanente del Congreso ha agravado la tensión entre ambos partidos y ha terminado con Pablo Iglesias visiblemente indignado porque su partido se queda sin representación en la Mesa de ese órgano, que es el único que permanece activo si se disuelven las Cortes por convocatoria de nuevos comicios.

En principio, si cada grupo hubiese votado a su candidato, los cargos se habrían repartido entre PP, PSOE y Podemos, que son los partidos con mayor representación. Sin embargo, el acuerdo entre socialistas y los de Albert Rivera ha garantizado un sillón para C's en detrimento de los de Iglesias, que se quedan fuera.

Fuentes de la dirección de Podemos han confirmado que no han tratado de negociar la distribución con el PSOE. Ni han llamado ni han recibido tampoco mensajes en esa dirección. Aseguran que cuando esta mañana llegaron a la sala en el Congreso fue cuando confirmaron sus peores sospechas. Las imágenes del portavoz Íñigo Errejón, con semblante muy serio, mientras conversaba con su homólogo socialista al inicio de la reunión no auguraba ningún acercamiento y las votaciones lo confirmaron.

Desde Ciudadanos admiten, en cambio, que sí negociaron con el PSOE la distribución "hace días" y achacan a las escasas habilidades negociadoras de Podemos que se haya quedado fuera de la Mesa. "Lo que intentan es suplir la impericia con teorías conspirativas, y eso no se lo cree nadie. Nosoytros no tendríamos el más mínimo problema en que Podemos estuviese representado", ha asegurado el portavoz, Juan Carlos Girauta. 

DISTRIBUCIÓN DE SILLONES

Por si quedaba alguna duda, Iglesias ha salido de la sesión constitutiva de la diputación permanente profundamente enfadado. "Es toda una declaracion de principios para el futuro que algunos prevén para nuestro país. Un pacto de PP, Ciudadanos y PSOE. Parece que Ciudadanos lo ha conseguido, llevar al Partido Socialista a que se ponga de acuerdo con el Partido Popular. Creo que es una mala noticia pero es muy reveladora y si efectivamente hay que volver a votar el 26 de junio los ciudadanos ya saben con quien pacta cada formación política. Hoy hemos tenido un pacto de la gran coalición para repartirse los sillones de la diputación permanente", ha reprochado. 

Sin pacto entre Podemos y PSOE, el PP se queda con una vicepresidencia primera, para Celia Villalobos y la secretaria primera, para Alicia Sánchez-Camacho. La vicepresidenta segunda será la socialista Micaela Navarro. Y la secretaría segunda recae en Ignacio Prendes, de Ciudadanos. Podemos se queda sin representación en el órgano de gobierno y contará sólo con la presencia de sus diputados. La diputación permanente está formada por 60 repfresentantes: 21 corresponden al PP, 14 al PSOE, 11 a Podemos, 7 a C's, 2 a ERC, 2 a DLl y otros 2 al grupo Mixto. 

RESPONSABILIZAR AL LÍDER MORADO

Minutos antes de que se produjese la votación, en los pasillos del Congreso, Pedro Sánchez situó  toda responsabilidad sobre los hombros de Iglesias. 

"Todo depende de una persona, no de un partido, porque estoy convencido de que Podemos y sus votantes sobre todo lo que quieren es un gobierno de cambio, un gobierno progeesista liderado y presidido por un presidente socialista", afirmó e insistió en que si el secretario general de Podemos se hubiese avenido a un acuerdo, se evitaría la repetición electoral. 

LA GRAN COALICIÓN

Te puede interesar

El ministro de Exteriores en funciones, José Manuel García-Margallo, ha opinado que si se diera la vuelta a las urnas PP y C's no sumarían una mayoría absoluta capaz de desbloquear la investidura y ha asegurado que a su juicio sería necesaria una gran coalición que sumase también al PSOE. Es más, cree que "no sería bueno" que su partido y el de Albert Rivera intentasen gobernar solos si tienen "un escaño más" porque los problemas a los que se enfrenta España "son de tal magnitud" que resulta necesario que los dos grandes partidos gobiernen juntos. Según ha augurado, en los nuevos comicios el PP podría mejorar los resultados y C's sufrirá un retroceso por no poder explicar a sus votantes el pacto con el PSOE. 

También el jefe del Ejecutivo en funciones, Mariano Rajoy, ha insistido en un pacto entre el PSOE y el PP tras la reunión que ha mantenido con el 'president' de la Generalitat, Carles Puigdemont. "Es lo único sensato. Sigo creyendo que lo mejor es tener un gobierno como el que hay en Alemania, Austria, Finlandia, Holanda...", ha señalado el líder de los populares. Aun así, Rajoy ha descartado llamar al secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, para hacer, antes de la prevista disolución del Parlamento el próximo 3 de mayo, un último esfuerzo de abordar esta fórmula, descartada por completo por los socialistas. "Ya me lo han hecho tantas veces... No voy a participar en un juego que no conduce a ninguna parte. Esta es la enésima invitación para evitar las elecciones. Si [Sánchez] sigue en su empeño de no hablar, yo no podré hacer nada", ha concluido el presidente en funciones.