Ir a contenido

Podemos desestima repetir primarias y ratificaría las listas del 20-D si hay elecciones

En el caso de un acuerdo con IU, la dirección morada pactaría un encaje en el orden establecido con algunos desplazamientos

Errejón asegura que respetarán a las confluencias si deciden presentarse como partidos para conseguir grupo propio

Iolanda Mármol

El portavoz de Podemos en el Congreso, Íñigo Errejón, en rueda de prensa. 

El portavoz de Podemos en el Congreso, Íñigo Errejón, en rueda de prensa.  / JUAN MANUEL PRATS

La decisión no está tomada formalemente, pero todo parece indicar que Podemos no convocará un nuevo proceso de primarias para elegir el orden de sus diputados si hay repetición de elecciones. Pablo Iglesias e Íñigo Errejón han desvelado este martes que prefieren ratificar las listas con las que concurrieron el 20-D en lugar de volver a consultar a sus bases, una opinión que no ha sido aprobada aún por la dirección del partido pero que, siendo sostenida por la cúpula, tiene todos los visos de confirmarse. 

Sin embargo, la ratificación de listas conllevaría un profundo debate interno en el caso de que Podemos llegase finalmente a un acuerdo con IU-Unidad Popular para presentarse como coalición electoral el 26-J. En ese caso, ante la ausencia de primarias, la dirección del partido morado debería acordar también el encaje de cargos de la formación de izquierdas en sus propias listas, lo que produciría algunos desplazamientos inevitables. IU consiguió en diciembre dos diputados en Madrid, que de incorporarse con los de Iglesias, obligaría a corregir el orden de la lista cremallera (hombre y mujer alternativamente).

 La decisión afectaría también a territorios clave como Andalucía, donde IU cuenta con una importante base de voto. El 20-D la lista por la circunscripción de Sevilla fue encabezada por Sergio Pascual, el exsecretario de organización, persona de confianza de Errejón y destituido por Iglesias. La inclusión de nombres procedentes de la coalición de izquierdas prodría variar los equilibrios con los que se pactó el orden en las elecciones del pasado diciembre. 

"Mi opinión individual es que las listas son buenas y sería razonable concurrir con las mismas", ha opinado Errejón, que ha vuelto a circunscribir un eventual acuerdo con IU a "determinados territorios". Su posición es contraria a la de Alberto Garzón, que sólo quiere un pacto que sea una confluencia estatal con Podemos, no fragmentada por autonomías. Las diferencias en la hoja de rutas entre ambos dirigentes son evidentes. El número dos de la formación morada ha admitido que se pueden hacer "listas más fuertes y seductoras" pero ha subrayado de nuevo su intención de que esas incorporaciónes no impongan a Podemos una etiqueta en la que otros electores no se sientan representados. "El 20-D nos quedamos a medio camino y hay que hacer el trayecto que falta con los que faltan", ha advertido, en mención a los votantes transversales a los que aspira amalgamar.

RESPETO A LAS CONFLUENCIAS

Otra de las cuestiones en el aire si hay repetición electoral es la fórmula jurídica con la que concurrirán los socios de Podemos en los territorios. En Comú Podem, En Marea y Compromís están estudiando la posibilidad de presentarse como partidos, en lugar de como coaliciones, para tratar así de conseguir que el Congreso les permita configurarse como grupo propio. 

Errejón ha confirmado este martes que la dirección morada mantiene firme su compromiso con las alianzas y ha explicado que la decisión respecto a la fórmula para participar el 26-J deben tomarlas los territorios sin interferencias de la dirección estatal de Podemos. El secretario político ha evitado hacer una valoración de esta posibilidad pero ha ratificado que respetará lo que se imponga en los debates internos de sus 'satélites'.