Montoro multa a Aznar con 70.403 euros por irregularidades fiscales

Hacienda obliga también a expresidente a pagar una liquidación complementaria de 199.052 euros

El ministro, que se reunió con el expresidente, subraya que la Agencia Tributaria no hace distinciones

Montoro reconoce ha mantenido un encuentro de una hora con el expresidente del Gobierno, aunque dice que sólo hablaron de política / JOSÉ LUÍS ROCA / VÍDEO ATLAS

Se lee en minutos

En el ámbito de la gestión, los quebraderos de cabeza del ministro de Hacienda Cristobal Montoro en esta legislatura han sido principalmente el ajuste del déficit y su pelea con las autonomías y las repercusiones politicas que le trajo la amnistía fiscal, a la que por apuntarse se apuntaron excompañeros de partido como Rodrigo Rato o Luis Bárcenas. Ya en el ámbito político, han sido sonados sus enfrentamientos internos con personajes como Esperanza Aguirre o José María Aznar, que públicamene ha afeado a quien también fue ministro suyo que no encontrara la fórmula para hacer pagar a los españoles menos impuestos en la última legislatura. La de la crisis. Precisamente ese empeño de Aznar en pagar menos al fisco es lo que ha provocado su último encontronazo con Hacienda, aunque esta vez en el plano personal: la Agencia Tributaria ha impuesto al expresidente una multa de 70.403,96 euros a raíz de una inspección, abierta en el 2014, por utilizar una sociedad instrumental para ahorrarse el pago de la mitad de los tributos. Asimismo, se ha obligado al exlíder del PP a abonar una liquidación complementaria de 199.052,19 euros por diversas irregularidades fiscales cometidas en los ejercicios 2011 y 2012, según reveló este miércoles OKdiario.es.

En total, la inspección abierta al presidente de honor del PP se habría saldado con el pago de 269.456,15 euros, una montante que Montoro no quiso confirmar en la mañana del miércoles, alegando que él no puede hablar de las investigaciones de la Agencia Tributaria. En cambio, en una conversación informal con los periodistas en el Parlamento, sí reconoció otro extremo de la información publicada: que se reunió en el ministerio con Aznar el pasado otoño, aunque ha negado que en ese encuentro se abordase la sanción y que la cita fuese "tensa".

Horas después, en rueda de prensa, el titular de Hacienda ha intentado sacar provecho de las circunstancias, al recordar que ha dicho "tropecientas veces que con independencia de lo que se es, se haya sido, o se aspire a ser, la ley tributaria es igual para todos". "La ley la están aplicando los funcionarios de la Agencia Tributaria desde su atonomía y tienen todo el apoyo del ministro a su independencia [...] Todo lo demás son escenificaciones y novelar", sentenció.

Desde el entorno de Aznar no se ha querido incidir demasiado en el asunto: los colaboradores del expresidente se han limitado calificar el tema como "antiguo", ya que en el ejercicio fiscal de 2013 se le requirió documentación relativa a 2009 y 2010. Según Efe se aportó y el asunto "se cerró de conformidad". Pero obviamente la difusión de esta multa no debe haber hecho mucha gracia al expresidente, que lleva tiempo tomando "nota" de los supuestos desplantes o distanciamientos por parte de su partido,  incluidos los protagonizados con el líder, Mariano Rajoy, a quien apenas saluda.

LIBROS Y CONFERENCIAS

Noticias relacionadas

La citada información asegura que Aznar y su esposa y exalcaldesa de Madrid, Ana Botella, crearon en el 2004 Famaztella SL (Familia Aznar Botella) para gestionar los ingresos procedentes de libros y conferencias. El matrimonio pagaba sus impuestos con un tipo impositivo del 25% a través del impuesto de sociedades, pero Hacienda determina que al tratarse de ingresos profesionales deben tributar a través del impuesto sobre la renta (IRPF) y un tipo que ronda el 50%, al superar los 200.000 euros anuales.

A raíz de la inspección abierta en el 2014, la Agencia Tributaria devolvió al matrimonio Aznar los 200.547,49 euros que había tributado indebidamente a través del impuesto de sociedades en los ejercicios 2011 y 2012, más 12.982,37 euros en concepto de intereses por el tiempo transcurrido. Pero al mismo tiempo, impuso a la pareja el pago de una liquidación de 346.317,66 euros en concepto de IRPF por los mismos ejercicios, más 66.264 euros como intereses de demora.