La ANC retoma la DUI para presionar al Govern

La entidad pide una lista CDC-ERC si se repiten las generales

Participantes en la Via Lliure en el 2015.

Participantes en la Via Lliure en el 2015. / FERRAN NADEU

2
Se lee en minutos
Fidel Masreal
Fidel Masreal

Periodista

ver +
Xabi Barrena
Xabi Barrena

Periodista

Especialista en información sobre el Govern de Catalunya, de ERC y en el seguimiento de la actualidad del Parlament.

Escribe desde Barcelona

ver +

Al poco de jurar su cargo como 'president', Carles Puigdemont, se encontró con el primer incendio con sus socios de ERC, un incidente que se sofocó como se pudo y que dejó rescoldos sin apagar. Todo vino a cuenta de su primera entrevista televisiva en la que apuntó que no habría una declaración unilateral de independencia (DUI) en esta legislatura, por cuanto esa declaración debería estar respaldada por un apoyo mayoritario, de más del 50%, en las urnas. Marta Rovira, días después, leyó en voz alta la hoja de ruta que acordaron CDC ERC en la que se entendía bastante meridianamente que habría una proclamación antes de unas nuevas elecciones. La ponencia política de la ANC, cara a su asamblea general del 17 de abril, aplica mayor presión sobre el Govern y sobre la entente republicana-convergente y reclama una DUI en esta misma legislatura que dé paso a unas elecciones constituyentes.

Cierto es que el acrónimo 'DUI' no aparece en el texto, sino que se emplea el término 'proclamación'. Una diferencia léxica que no varía el fondo, por cuanto la ANC señala que "se prevé que en el 2017 el Govern y el Parlament proclamen la independencia", momento al que seguiría la aprobación de las tres leyes del proceso constituyente (la de hacienda, la de la seguridad social y la transitoriedad jurídica). Aquí subyace una diferencia con la hoja de ruta pactada entre CDC, ERC y las propias entidades hace unos meses, por cuanto entonces, la aprobación de estas leyes era previa a la proclamación de la independencia, e, incluso, según algunos, servía como declaración 'camuflada' de la propia independencia. 

En el documento de la ANC, tras la proclamación y la aprobación de las leyes se celebrarían las elecciones constituyentes, que son las que redactarían la constitución catalana. El referendo de esta carta magna serviría como validación del proceso de autodeterminación. Un recorrido, proclamación previa a las constituyentes, que, a vuelapluma, parece más ortodoxo que el propuesto por Puigdemont que aboga por unas elecciones constituyentes sin proclamación previa y, por tanto, formalmente aún en España. Aunque eso sí, la ANC renuncia al 50% de apoyo para la DUI. 

NUEVA LISTA UNITARIA

En el plano más táctico que estratégico, la ANC también aborda qué hacer en caso de que se tengan que repetir en junion las elecciones generales. En una apuesta que suscribiría CDC, la Assemblea aboga por una "candidatura de la máxima unidad independentista que consiga un peso relevante, aunque minoritario, en el Congreso y que permita cuestionar sistemáticamente las agresiones del Estado al 'procés'". Es decir, como defendió Jordi Sànchez en julio del año pasado en la cumbre del Palau de la Generalitat ue dio lugar a Junts pel Sí.

Noticias relacionadas

El documento, como en otros anteriores, también hace referencia a la creación de una asamblea de cargos electos que ocupara el "vacío institucional" que se derivaría de una eventual suspensión de la autonomia catalana. Aunque en la ponencia se incluye, también, un ambiguo redactado que puede hacer pensar en que la ANC apuesta porque esta entidad de nuevo cuño juegue un papel en cualquiera de los escenarios posibles, no solo en el de la suspensión de la autonomía. En concreto apunta a que esta entidad, "a lo largo de la etapa de construcción de la soberanía nacional, deberá asumir la máxima representación legítima e institucional de Catalunya para completar el 'procés'".

En el orden interno, la ponencia estatutaria debatirá la introducción de cambios con el fin de acercar la dirección de la entidad a las bases, dar más peso a la estratégica área metropolitana y conseguir que el presidente de la ANC sea elegido directamente por todos los asociados.