Podemos y Ciudadanos muestran al PSOE que el acuerdo a tres es casi imposible

La primera reunión refleja la enorme distancia existente entre el partido morado y el naranja

Iglesias rebaja el derecho a decidir y los socialistas buscan la "intersección" entre todas las partes

Reunión de los equipos negociadores de PSOE, Podemos y Ciudadanos, el jueves en el Congreso.

Reunión de los equipos negociadores de PSOE, Podemos y Ciudadanos, el jueves en el Congreso. / JOSÉ LUIS ROCA

4
Se lee en minutos
JUAN RUIZ SIERRA / IOLANDA MÁRMOL / PATRICIA MARTÍN / MADRID

La primera reunión entre el PSOE, Podemos y Ciudadanos para explorar un pacto de investidura duró este jueves dos horas y media y no conllevó ningún avance. Al contrario. La cita sirvió para dejar claro que las fuerzas lideradas por Pablo Iglesias y Albert Rivera siguen retratándose como incompatibles, mostrando así a los socialistas que su ansiado pacto, que sumaría 199 escaños y garantizaría la investidura a Pedro Sánchez, es casi imposible. El único elemento positivo del encuentro fue que la negociación no saltó por los aires, pese a que de allí tampoco salió una nueva convocatoria entre los tres partidos, y a ese extremo se agarró el PSOE para justificar su relativo optimismo.

Los socialistas continúan repitiendo que en estas dos semanas de negociaciones todavía se puede llegar a una alianza. Ciudadanos da casi por cerrada esa posibilidad, señalando que las propuestas de Podemos no son solo irreconciliables con su programa, sino también con el acuerdo alcanzado con el PSOE. Y el partido morado, que entregó un documento con nuevas iniciativas por debajo de las inicialmente expuestas (por ejemplo, respecto al derecho a decidir), insiste en un Gobierno de coalición con los socialistas, Compromís e IU en el que en ningún caso tendría cabida Ciudadanos, de quien solo espera su abstención a esta fórmula.    

Antonio Hernando

PORTAVOZ DEL PSOE

"Las tres fuerzas representamos a la mayoría social y podemos alcanzar un proyecto de cambio. Es la única vía"

VISIONES CONTRARIAS

Las conclusiones de los socialistas y el partido naranja fueron tan distintas que pareció que no habían participado en la misma reunión. Este fue el resumen de la cita que hizo el vicesecretario general de C’s, José Manuel Villegas: "Las propuestas de Podemos no son asumibles: incremento del gasto en 63.000 millones de euros, derogación de la LOMCEaumento de impuestos, el derecho a decidir... Hemos pedido a Podemos que apoye nuestro pacto y le hemos dicho que si tenían alguna aportación estábamos dispuestos a estudiarla. Pero su respuesta ha sido que el acuerdo estaba en vía muerta y había que buscar su sustitución".

Y esta, la del portavoz socialista, Antonio Hernando: "Las tres fuerzas representamos a la mayoría social y podemos alcanzar un proyecto de cambio. Sigue siendo difícil, pero es posible. Vamos a estudiar las propuestas de Podemos y a estirar nuestra mano al máximo. Esto no quiere decir que rompamos el pacto con Ciudadanos. Es compatible".

El PSOE buscará ahora un "documento de intersección", basado en su alianza con Ciudadanos y que contenga iniciativas de Podemos. El viernes, los socialistas y el partido naranja darán una respuesta al texto de la fuerza morada. Y a partir de ahí, ya se verá. No hay previsiones de nuevos encuentros a tres bandas.

José Manuel Villegas

NÚMERO DOS DE CIUDADANOS

"Las propuestas de Podemos no son asumibles. La perspectiva no es que vaya a haber un acuerdo"

NUEVAS PROPUESTAS

En otra muestra de sus complejos encajes internos, Podemos rehusó dar explicaciones sobre la cita, remitiéndose al viernes, después de la reunión que mantendrá con En Comú Podem y En Marea. En su lugar, entregó un documento de 16 páginas en el que deja en la cuerda floja la exigencia del derecho a decidir, que fue pilar fundamental de su campaña: ni establece fecha, no concreta ninguna fórmula para resolver el encaje territorial ni recoge el término "referéndum". La literalidad es genérica, pero aún así supone una renuncia, en especial si se compara con el grado de exigencia del primer documento que presentó Podemos para negociar, en febrero. Entonces, Iglesias situaba la consulta como "imprescindible". Incluso establecía que se realizaría con una "pregunta única y clara".

Todas esas reivindicaciones parecen ahora papel mojado. El nuevo texto solo señala que es necesario el "reconocimiento previo y específico de las diversas realidades nacionales" y establece que se pueda "abordar después el modelo territorial". Los morados se limitan a admitir que el encaje territorial bloquea un posible pacto y que para continuar avanzando en Madrid trasladan esa negociación a la mesa de Barcelona. Este jueves se produjo una primera reunión entre Miquel Iceta y Xavier Domènech, en encuentro que no fue comunicado a la prensa y en la que se constató que las respectivas propuestas siguen alejadas.                                                           

Iceta y Domènech  se reúnen en secreto en un encuentro en que se constataron las diferencias

Noticias relacionadas

El partido diluye también otras medidas estrella. Cede respecto a la renta mínima, ya no pide devolver la edad de jubilación a los 65 años, rebaja de 10 a 5 años el periodo de incompatibilidad por puertas giratorias, aplaza equiparar los permisos de paternidad a los de maternidad hasta el 2022, renuncia a buena parte de su reforma fiscal y, por último, asume el despido motivado por razones económicas aprobado por el PSOE en el 2010.

"La única vía es la que mantenemos los socialistas. Es posible alcanzarla", concluyó Hernando, que mantuvo la vigencia del acuerdo con el partido naranja pero eludió valorar qué harían los socialistas si C’s se levantara de la negociación. "La perspectiva no es que vaya a haber acuerdo", valoró Villegas. Buena parte del PSOE le da la razón. El portavoz del Gobierno andaluz, Miguel Ángel Vázquez, muy cercano a la presidenta Susana Díaz, quien mantiene su pulso con Sánchez y sopesa intentar desplazarle como líder del PSOE, anticipó, poco antes de que comenzara, que la reunión iba a ser "un fracaso".