Ir a contenido

Francesc Sanchez: «Sacar pecho frente al Estado no es una buena estrategia»

Francesc Sànchez, responsable de régimen interno y comunicación de CDC, responde a las preguntas de EL PERIÓDICO. / J. CORTADELLAS / VÍDEO: MÒNICA TUDELA

Lleva ya años en la sala de máquinas convergente, pero desde que Artur Mas le escogió para pilotar la refundación o fundación de la nueva Convergència, Francesc Sanchez (Sant Boi, 1971) se ha convertido en uno de los dirigentes que mueve más hilos en el partido. (Sí, Sanchez sin acento, porque es así como él lo prefiere).  

¿Qué debe hacer CDC para recuperar votantes y atraer a jóvenes? Tenemos que volver a ser creíbles desde el punto de vista político y  generar esperanza e ilusión. En parte, se nos ha responsabilizado de la crisis que ha sufrido la ciudadanía y muy directamente la gente joven. Lo que hemos hecho era para salvar el Estado del bienestar.

¿En qué no son creíbles? Han pasado cosas que nos han perjudicado mucho. Por ejemplo, los temas de corrupción. Desde el 1 de enero no recibimos ningún tipo de donación de empresas a nuestra fundación. Creo que debemos ponernos de acuerdo en qué modelo de financiación de partidos queremos en la nueva Catalunya. Mi criterio es que sea público y personal, que las donaciones de la gente que quiera aportar sean transparentes y se puedan publicar en la web. Esto lo impide la actual ley de protección de datos.
 
¿La CUP es un socio leal? Es un socio leal para el proceso hacia la independencia, para el que tenemos una mayoría no para acabarlo pero sí para iniciarlo. Está siendo leal en los términos que puede ser leal una formación como la CUP, que tiene su propia ideología.                                                                                  

Creo que la CUP pactará los presupuestos porque es el comprmosio de estabilidad al que se llegó

¿Y les apoyará en los próximos presupuestos? Yo creo que la CUP los pactará entre otras cosas porque es el compromiso de estabilidad al que se llegó en su momento. Por ahora en las cosas que realmente son importantes para la acción de gobierno, la CUP ha actuado de forma responsable.

Pero les está haciendo pasar un 'via crucis' en el Parlament…No lo vivimos como un 'via crucis', estamos muy acostumbrados a pactar y a negociar y a que haya contradicciones y a trabajar con gente distinta a nosotros. 

Una cosa es negociar y otra es el  funambulismo parlamentario, como se ha visto en la Mesa del Parlament, que hasta ahora aceptaba o rechazaba textos pero no entraba en el contenido. Esta fórmula, respecto a la moción de la CUP, de ‘cámbieme el texto y volvemos a hablar’, despierta dudas sobre su legalidad. Tenemos informes que lo permiten. Lo que hace la Mesa es no coartar el debate político. Siempre hemos intentado que en el Parlament haya debate, pero se les dice que lo mejor sería que la adecúen a la legalidad. Lo importante de este proceso no es la gesticulación sino llegar al final y que este país pueda alcanzar la independencia.

Por tanto, sobra gesticulación. Sobra gesticulación. Lo importante es la acción política.

Pero el debate de fondo es: ¿el Govern y Junts pel Sí quieren o no desobedecer al TC? No, el debate de fondo es  ¿el Govern cumple con el pueblo de Catalunya en relación al programa electoral y la resolución del 9-N? No creemos que haga falta ir recordando cada tres meses que hemos de desobedecer a tal o cual, porque no estamos desobedeciendo a ningún tribunal sino obedeciendo a las urnas del pueblo de Catalunya.                                                                                                                           

No estamos desobedeciendo a ningún tribunal sino obedeciendo a las urnas del pueblo de Catalunya

Pero su programa incluía también una declaración de independencia. ¿No estamos ante una estrategia divergente, entre la CUP que propone desobedecer y Junts pel Sí que reconoce que con un apoyo del 47% toca esperar un poco más?  La CUP también dice que nos falta gente, que necesitamos más musculatura. Este proceso ha funcionado bien cuando los políticos y la sociedad civil lo hemos hecho con inteligencia y astucia. Si la respuesta ante las diferentes afrentas de la estructura del Estado es sacar pecho, no es una buena estrategia. La estrategia inteligente es la de tratar de ir preparándolo todo para llegar a buen puerto.

Tras haber escuchado al 'president' Puigdemont e incluso al vicepresidente Junqueras afirmando que no habrá solución que no pase por un acuerdo con el Estado que este puerto parece que usted cita sea ahora el referéndum, ¿no? Nunca hemos negado que si el Estado nos pone encima de la mesa un referéndum acordado, eso sería una buena solución. Lo que pasa es que esto no está sobre la mesa, unos dicen una cosa otros la contraria y los terceros ni una cosa ni otra.  

¿El referéndum es más o menos irreal que prometer una independencia sin poderla pactar con la otra parte?Lo que planteamos no es irreal. Los pueblos son libres porque lo quieren ser.  
 
Usted acompañó al juzgado a Oriol Pujol [investigado en el caso ITV por cohecho], que ahora parece que negocia la posibilidad de entra en al cárcel, sinónimo de que asume que ha cometido alguna ilegalidad. ¿Pone la mano en el fuego por él? Oriol Pujol es amigo mío. Esto que usted dice no tengo la certeza que sea así.

¿Sigue defendiendo su inocencia? Es un proceso en fase judicial. Esperaré a la resolución. Él me había siempre trasladado que las cosas las había hecho correctamente y espero que siga siendo así.

Usted ha dicho que no existe el 3%... En los términos que se plantean en relación al partido, no.

¿Y a la fundación? Tampoco. No sé si han llegado a gente individual, no puedo saberlo.                                                              

No tengo por qué dudar que el 'caso Pujol' sea un asunto privado. No he visto ninguna actuación de la judicatura que lo relacione con Convergència

En el ‘caso Pujol’, que vincula a casi toda la familia en distintas causas, ¿Está convencido de que el primogénito no se embolsó dinero de manera ilegal? Fue un caso muy doloroso para nosotros. El partido hizo lo que tenía que hacer y fue muy duro con la figura del ‘president’ Pujol. Él lo circunscribió a un asunto privado y nosotros aquí lo dejamos.                                                                                                                      

Pero ¿es creíble seguir hablando de unasunto privado cuando la justicia se refiere a la familia Pujol como a una organización criminal y con todas las sospechas que hay sobre el hijo mayor del ‘expresident’? Hemos tenido un diputado ocho años imputado y al final ha sido absuelto. Hasta que no tenga una demostración fehaciente de lo que dicen no entraré a valorarlo. No tengo por qué dudar que sea un asunto privado. No he visto ninguna actuación de la judicatura que lo relacionen con CDC.