Ir a contenido

Junts pel Sí reitera su apoyo al bilingüismo tras el manifiesto que pide abolirlo

CDC y ERC reciben con incomodidad y sorpresa un documento que suscriben Irene Rigau y Carod-Rovira

Ciudadanos tacha el texto de "xenófobo", el PP lo tilda de "totalitario" y Sí que es Pot habla de "disparate"

Xabi Barrena

Algunos de los impulsores del manifiesto contra el bilingüismo, en la presentación del documento, en la Universitat de Barcelona.

Algunos de los impulsores del manifiesto contra el bilingüismo, en la presentación del documento, en la Universitat de Barcelona. / CARLOS MONTAÑÉS

El manifiesto que el Grup Koiné dio a conocer el jueves en el que defiende que el catalán sea la única lengua oficial en Catalunya ha caído como una bomba entre los partidos políticos catalanes que creían cerrado ese debate y especialmente en aquellos que se centran, desde ya hace años, en el debate soberanista, ya sea propugnando la independencia o bien un referéndum de autodeterminación. Todos los partidos consultados (la CUP ha preferido guardar silencio) han reaccionado con desagrado y sorpresa al texto firmado por más de 250 lingüistas, filólogos, escritores y demás profesionales. CDC y ERC han reafirmado su apoyo al bilinguísmo en la administración aun cuando Catalunya llegara a ser independiente.

Eso sí, Convergència no se ha sentido cómoda con la polémica, quizá por la presencia entre los firmantes de 'exconsellers' como Irene RigauCarme Laura Gil o Vicenç Villatoro. Así, el partido, cuando se le ha pedido opinión sobre el texto, se ha remitido al programa electoral de Junts pel Sí que reza que "todos los ciudadanos tendrán derecho a usar el catalán y el castellano en sus relaciones con la administración y todos los funcionarios tendrán la obligación de concoer ambas lenguas y de usarlas". Y en otro punto añade: "En este contexto de potenciación, fomento y protección del catalán, el castellano continuará siendo lengua oficial en Catalunya".

Santi Vila

'CONSELLER' DE CULTURA

"El catalán debe tener garantizada una oficialidad preeminente. Pero el castellano tiene que ser también una lengua reconocida"

El primero en reaccionar fue el diputado en el Congreso de ERC Joan Tardà, quien el mismo jueves, y mediante dos tuits, realizó una encendida defensa de la oficialidad tanto del catalán como del castellano ("nuestras lenguas", afirma en los tuits) en una eventual república catalana. Tardà se alineaba de nuevo con las tesis defendidas, por ejemplo, por el líder republicano, Oriol Junqueras ya en la campaña de las elecciones al Parlament del 2012 y reiteró en el 2014, siempre en las páginas de EL PERIÓDICO. El portavoz del partido, Sergi Sabrià, ha aseverado que hay que "proteger la lengua más débil", que sin duda "es el catalán", y al mismo tiempo preservar los derechos lingüísticos de los catalanes a través de sus dos lenguas, "el catalán y el castellano". 

Eso sí, el propio Junqueras, en un acto con los presidentes de las diputaciones provinciales, ha advertido a los medios de que solo hablaría de cuestiones relacionadas con el acto en sí. Una versión republicana del famoso "'això no toca'" de Jordi Pujol. Y es que tampoco es un asunto cómodo para los republicanos que cuentan entre los firmantes al exvicepresidente Josep-Lluís Carod-Rovira o a su jefe de filas en Girona, la escritora Maria Mercè Roca. Entre los firmantes también se halla el cupero Julià de Jòdar.

El Govern, vía su 'conseller' de Cultura, Santi Vila, emitió una visión más ambigua que la de los partidos que forman el núcleo del Ejecutivo. Así, ha señalado que el catalán debe tener una "oficialidad preeminente" y es "evidente" que el castellano "tiene que ser también una lengua reconocida en la administración y la enseñanza".

Joan Tardà

DIPUTADO DE ERC EN EL CONGRESO

"La cooficialidad del castellano en la república catalana no supondrá ningún peligro para el catalán"

"ERROR TÁCTICO" SOBERANISTA

El máximo exponente de la defensa de un referéndum de autodeterminaciónCatalunya Sí que es Pot, ha calificado de "disparate" la iniciativa. Marta Ribas, diputada en el Parlament y coordinadora de ICVha señalado, también, que se trata de "un error táctico, por cuanto debilita la base social del derecho a decidir", es decir, de los que propugnan la consulta, pero también de los que abogan por la secesión.

Mucho más contundente se ha mostrado el portavoz de Ciutadans, Carlos Carrizosa. Para él, el manifiesto roza lo claramente “xenófobo” por tratar a los inmigrantes llegados hace décadas a Catalunya como “colonos linguísticos” y, en una práctica propia del nazismo, “los cosifica al considerarlos una herramienta” para imponer el castellano.

Carlos Carrizosa

DIPUTADO DE CIUTADANS

"[El manifiesto] roza lo xenófobo y trata a los inmigrantes llegados hace décadas a Catalunya como colonos lingüísticos"

Carrizosa, además, ha mostrado su sorpresa de que los autores del "delirante" texto “ignoren” datos contrastados por la propia Generalitat sobre la salud del catalán y ha sentenciado que “algunos preparan un ‘nuevo país’ basado en la revancha y la exclusión y se preparan para erradicar la lengua de la mitad de los catalanes”.

"MENTES TOTALITARIAS"

Para el líder del PP catalán, Xavier García Albiol, este tipo de propuestas son "propias de mentes totalitarias". Ya como reflexión general, Albiol ha abundado en que uno de los grandes actiivos que tiene Catalunya es la "su pluralidad lingüística y cultural", algo que se debe de proteger. Finalmente, el presidente de los populares en el Parlament ha señalado que no es momento de "imposiciones"

RESPUESTA EN POSITIVO

Joan Francesc Marco, del PSC, ha preferido realizar una respuesta en “positivo” porque levantar el tono ante un manifiesto de estas características “solo sirve para dar espectáculo”.  Así, Marco ha defendido que el debate sobre la protección del catalán debe de estar bien presente en unos momentos en la la globalización tiende a la “homogenerización” cultural en detrimento de las culturas “minoritarias” Al tiempo, ha reafirmado el compromiso de su partido con que los escolares finalicen su etapa obligatoria de enseñanza con el pleno dominio del catalán y del castellano y ha dejado en manos de los expertos como conseguir ese objetivo, “de la misma manera que no se orienta a los médicos como operar una apendicitis, no hay que señalar el camino a los pedagogos sobre cómo alcanzar ese pleno dominio de ambas lenguas”.

Con todo, para Marco, el problema principal de la escuela catalana hoy día se halla, por ejemplo, en barrios de su ciudad, L’Hospitalet, donde hay clases con alumnos que hablan, en total, más “de 20 lenguas”, situación esta a la que los docentes se enfrentan “sin los recursos suficientes”.