EL PULSO INDEPENDENTISTA

La CUP no cede ante Junts pel Sí y redobla su empuje para acelerar el proceso soberanista

Los anticapitalistas se aferran a su moción rupturista y preparan más actos para plantar cara al Constitucional

Convergència recuerda a los 'cuperos' que tiene a cargos imputados por el 9-N y ellos no

Junta de Portavoces del Parlament, con las ’cuperas’ Eulàlia Reguant y Anna Gabriel las primeras por la izquierda.

Junta de Portavoces del Parlament, con las ’cuperas’ Eulàlia Reguant y Anna Gabriel las primeras por la izquierda. / JOAN CORTADELLAS

Se lee en minutos

“Si se va tensando la cuerda, no llegaremos ni a la esquina”. El exlíder de ERC Joan Puigcercós, alejado ahora de la primera línea política, lanzaba este miércoles en RAC-1 esa advertencia en pleno pulso entre Junts pel Sí y la CUP. La moción de los anticapitalistas para acelerar la ruptura se lleva en estos momentos el protagonismo, pero todo el guion fluye en torno al ritmo que debe seguir el ‘procés’. La estabilidad parlamentaria que reclamó Artur Mas para renunciar a la presidencia zozobra y, a falta de una semana para que el texto de la polémica se lleve (o no) al pleno, nadie cede. Es más, la CUP aumenta los 'newtons' de su empuje mientras sigue el fuego ‘amigo’.

Anna Gabriel y Eulàlia Reguant, portavoz y diputada de los anticapitalistas en la Cámara, han negado que su partido sea “inmovilista” y han aceptado que “hay margen” para hablar, "ampliar y complementar" el documento, pero han reiterado que no están dispuestas a cambiar una sola coma de una moción que llama a desobedecer al Tribunal Constitucional (TC) si esas modificaciones solo responden a la necesidad de “adaptarse a la legalidad española”. Para la CUP, ese marco es agua pasada y la presente legislatura, la de la preindependencia, que diría el ‘president’ Carles Puigdemont, requiere acciones no vistas hasta la fecha, como rubricaron en la resolución del 9-N. “O TC y Estado español o voluntad popular del 27-S”, ha sentenciado Gabriel en TV-3.

Anna Gabriel

PORTAVOZ DE LA CUP

"Para ir hacia la independencia hay que desobedecer. El reverso de la desobediencia es la obediencia. Cuando desobedeces al TC, es porque estás obedeciendo a tu pueblo"

TOQUE A LA MESA

Mientras la estrategia de Junts pel Sí pasa por ir diseñando el patrón sin descoser unas costuras hasta tener embastadas las otras, los 'cuperos' abogan por "empezar a romper huevos para poder hacer la tortilla", expresión que más de un anticapitalista ha hecho triunfar en las redes sociales. El caso es que la CUP entiende que la resolución del 9-N iba de eso y que su moción no hace más que ratificar la "desobediencia", por lo que mantiene el rumbo y arroja si cabe más madera a la caldera.

Si JxSí ha presionado a través de la Mesa del Parlament aceptando a trámite "con condiciones" el texto de los anticapitalistas, instándoles a retocarlo a riesgo de que caiga del orden del día si no acceden, Gabriel ha contratacado con una pulla a dicho órgano al acusarle de actuar como "la correa de transmisión del Constitucional" por poner pegas a su documento. Pero la fuerza de la izquierda alternativa no solo quiere exhibir su órdago al TC en la Cámara catalana. También quiere llevarlo a la calle.

EL FOSSAR DE LES MORERES

Este viernes, las entidades soberanistas (ÒmniumANCAMI y ACM) leerán un manifiesto "en defensa de la libertad de expresión" y "contra la judicialización del proceso soberanista" en el que se solidarizarán con los alcaldes y concejales de 280 ayuntamientos que aprobaron mociones en apoyo a la resolución del 9-N y que están siendo investigados por la Audiencia Nacional. Dos días después, el domingo, la CUP celebrará en el Fossar de les Moreres una rueda de prensa en que presentará "una propuesta de movilización nacional para responder a la campaña represiva judicial española" y respaldar a la treintena de cargos electos del partido que secundaron el texto aprobado por el Parlament.

Te puede interesar

Francesc Sanchez

DIRIGENTE DE CDC

"Tenemos a cuatro personas procesadas por poner las urnas [el 9-N]. Otros hablan mucho"

Ni unas ni otras acciones responden a la "estética de la gesticulación", ha aseverado Gabriel replicando a los reproches de Mas y de otros cargos de CDC, que han vuelto ha emplear la misma expresión para reprender a los anticapitalistas. En JxSí quieren pensar que la CUP trata de marcar perfil antes de negociar los presupuestos para poder vender mejor un hipotético acuerdo a sus bases y confían en que al final se consensúe la moción, pero eso no quita que mantengan la presión. "Otros hablan mucho pero consecuencias jurídicas, por el momento, no han tenido ninguna", ha afirmado el responsable de régimen interno de CDC, Francesc Sanchez, tras recordar que el anterior Govern tiene a cuatro personas imputadas por la consulta alternativa del 9-N (Mas, Joana Ortega, Irene Rigau y Francesc Homs). A ver quién marca más músculo soberanista. Y mientras, el PSC ha registrado una petición a la Mesa para que reconsidere la admisión a trámite de la moción de la CUP, acción que también tienen previsto hacer Ciutadans y el PPC.