Órdago de la CUP a Junts pel Sí

Los anticapitalistas presentan una moción para que el Parlament insista en la ruptura

Mireia Boya y Gabriela Serra, en la presentación de la hoja de ruta de la CUP.

Mireia Boya y Gabriela Serra, en la presentación de la hoja de ruta de la CUP. / EFE / MARTA PÉREZ

Se lee en minutos

La CUP ha registrado una moción en el Parlament en la que insta a la Cámara catalana a reiterar la vigencia y el contenido de la resolución de ruptura que se aprobó el pasado 9 de noviembre y que fue posteriormente anulada por el Tribunal Constitucional. En esa declaración se expresaba el deseo de iniciar la "desconexión" de España y se proclama "solemnemente" el inicio de la construcción de una república catalana.

El grupo anticapitalista insiste en que este texto debe prevalecer por encima de la sentencia del Constitucional e insta al Govern a elaborar y presentar en el Parlament, en un plazo máximo de un mes, un plan de actuación de cada uno de los anexos que se incluyeron en el polémico texto. Con los anexos se pretendían blindar derechos "fundamentales" y garantizar medidas en defensa del decreto contra la pobreza energètica o el modelo de inmersión lingüística, entre otros. El mismo plazo, un mes, es el que se fija para presentar "un plan de actuación relativo a la fase preconstituyente del proceso constituyente". El objetivo: relanzar el plan secesionista. Y un órdago en toda regla para Junts pel Sí.   

AVISO PARA LOS PRESUPUESTOS

La moción, a la que ha tenido acceso EL PERIÓDICO, y que deberá votarse en el próximo pleno del Parlament, expresa el apoyo total a los ayuntamientos que están siendo investigados y "criminalizados" por haber expresado su apoyo a la declaración rupturista y se anima a los cargos electos a seguir "desatendiendo las peticiones de las instituciones no democráticas del Estado español". 

Además, y a las puertas de iniciar la negociación para la aprobación de los primeros presupuestos del actual Ejecutivo, la CUP reclama al Govern que en las cuentas se incluya una partida para financiar esta fase denominada preconstituyente. 

El origen de la moción es una interpelación del grupo anticapitalista en la que la portavoz del Ejecutivo, Neus Munté, admitió que en la ruta hacia la independencia se siente un relativo vértigo, pero añadió que no recularían en este proceso: "No nos temblarán las piernas".

Te puede interesar

UNIÓ HURGA EN LAS DIFERENCIAS

El secretario general del comité de gobierno de UDC, Ramon Espadaler, ha asegurado este sábado que sus exsocios de Convergència  "están cambiando de opinión" sobre su apuesta por la independencia y les ha pedido que expliquen "por qué da marcha atrás" en la defensa de la secesión.