Ir a contenido

Unió presenta preconcurso de acreedores

El partido cifra su deuda en 19 millones de euros y niega obligaciones pendientes con la Seguridad Social

Los funestos resultados electorales de Unió Democràtica, que fue barrido del Parlament y del Congreso, han dejado al partido en una grave situación económica y financiera que este martes ha reconocido su secretario general, Ramon Espadaler. La deuda de la formación asciende a 19 millones de euros y proviene, según la dirección, fundamentalmente de entidades bancarias, y no de la Seguridad Social. Esta circunstancia ha obligado a los democristianos a presentar ante el juez un preconcurso de acreedores, a fin de poder negociar con los bancos y vender patrimonio.

En paralelo, la dirección del partido ha decidido reformular su proceso de renovación interna, invirtiendo el orden de los dos congresos que tenía previstos para los próximos meses. El primero será tendrá lugar a finales de mayo o principios de junio para aprobar "una amplia reorganización interna", que conllevará un cambio de estatutos con el propósito de introducir más transparencia organizativa, más calidad democrática y una mayor participación de los militantes.

PROYECTO VIABLE

A finales de septiembre o octubre tendrá lugar el congreso ordinario en el que será elegida la nueva dirección del partido "aplicando los nuevos criterios organizativos, y marcando los objetivos políticos", ha apuntado Espadaler. Finalmente, hacia finales de año el partido democristiano prevé celebrar una "convención programática" en la que será definida la estrategia política de la formación. "El proyecto político de Unió tiene viabilidad", ha afirmado el secretario general.

En cuanto a la fianza de 170.000 euros que un juez ha impuesto a Unió en relación con el sumario abierto a la fundación Catalunya i Territori por irregularidades en la venta de patrimonio, Espadaler ha confirmado que ya ha sido pagada y que su partido sigue sosteniendo que "no tiene ninguna vinculación orgánica" con la entidad.