Ir a contenido

Núñez Feijóo, a punto de deshojar la margarita sobre su futuro

El presidente de Galicia desvelará en breve si se presenta a las gallegas o salta a la política nacional

La dirección popular aguarda con expectación su decisión porque su nombre aparece en las quinielas sucesorias

Gemma Robles

El presidente del PP y del Gobierno en funciones, Mariano Rajoy, junto a Alberto Núñez Feijoo en un acto en Pontevedra

El presidente del PP y del Gobierno en funciones, Mariano Rajoy, junto a Alberto Núñez Feijoo en un acto en Pontevedra / SALVADOR SAS (EFE)

Los populares viven muy pendientes del reloj últimamente. En primer lugar, porque ha empezado a correr el tiempo que separa el bloqueo actual de las negociaciones de investidura de una posible repetición de elecciones. Si el 2 de mayo ningún posible aspirante tiene suficientes apoyos para superar un Pleno parlamentario por mayoría, los españoles serán llamados a las urnas el 26 de junio. Además, repasan el calendario y miran de reojo a Galicia, donde su compañero Alberto Núñez Feijóo está a punto de convocar un congreso regional y, en ese contexto, anunciar qué quiere hacer con su vida política. Con su futuro profesional. Tanta expectación se debe a que su nombre es uno de los que siempre han sonado con más fuerza para sustituir a Mariano Rajoy si llegase el caso.

“Estoy haciendo una reflexión conmigo mismo sobre mi futuro, creo que tengo derecho a hacerla”; “tengo que decidir si me veo con fuerzas para presentarme por tercera vez a unas elecciones en las que si me falta un escaño no gobierno”, dijo hace algunas semanas el actual presidente gallego en el diario El Mundo. En esa misma entrevista, Núñez Feijóo garantizaba lealtad a Rajoy mientras siga siendo presidente del PP y candidato. La misma expresión que, por cierto, utilizó recientemente Soraya Sáenz de Santamaría (otra de las dirigentes que como el ministro Alfonso Alonso o la presidenta Cristina Cifuentes aparecen en las quinielas sucesorias), para referirse exactamente a la misma cuestión.

Pero Feijoo centra ahora la atención de sus compañeros porque ha de tomar una decisión en breve. Tiene de margen unas semanas más cómo máximo para deshojar la margarita. Su jefe, Rajoy, le concedió que pudiera organizar un congreso regional y los cuatro provinciales antes de que se celebre el nacional, en contra de la directriz general marcada para el resto del partido (Galicia y Valencia serán las excepciones). Desde la dirección popular se espera que cuando convoque ese cónclave revele ya cuáles son sus intenciones.

Alberto Núñez Feijóo

PRESIDENTE DE  GALICIA

Cuando la renovación de los cuatro congresos provinciales esté formalizada, se sabrá todo en breves fechas. Es lo comprometido" 

Los Estatutos del PP marcan que un congreso ordinario ha de anunciarse con un mes y medio de margen por lo que si el presidente gallego, como apuntan sus compañeros, desea celebrar el de su organización regional en mayo, deberá realizar una convocatoria oficial no a mucho tardar. En sus filas se da por sentado que será entonces cuando explique si desea repetir en Galicia y optar a renovar en la Xunta –y, por ende, trata de retener la presidencia del PP gallego- salir de la política o cambia de aires y ponerse a disposición de la cúpula en Madrid para ayudar en el partido y, ante unas posible repetición de elecciones, ir en las listas al Congreso.

REBAJAR EXPECTATIVAS

De momento, este fin de semana, Feijoo coincidirá con su jefe en el congreso provincial de Pontevedra, aunque ha rebajado las expectativas. "El domingo es el día de (Alfonso) Rueda si logra la mayoría de votos y para despedir a (Rafael) Louzán, habrá otros momentos para hablar con Rajoy. No es bueno mezclar una cosa y la otra. A partir de ahí, cuando la renovación en los cuatro congresos provinciales quede formalizada, se va a tener en breves fechas porque es lo que comprometimos", confirmó. 

Pero sabiendo que tanto dentro como fuera de su partido se le observa desde el prisma de la sucesión, es previsible que en su discurso arrope a un Rajoy cuyo liderazgo se ha puesto en cuestión públicamente en las últimas semanas. Primero, desde C's, cuyo presidente Albert Rivera sugirió a su homólogo del PP que diera un paso atrás para permitir la renovación en su organización.

Dolores de Cospedal

secretaria general del pp

En el PP tenemos muy claro que nuestro líder es Mariano Rajoy y volverá a serlo si las elecciones generales se repiten"

Y también desde su propio partido, puesto que figuras como el expresidente murciano Alberto Garre, el ya jubilado Jaime Ignacio del Burgo, el vicepresidente tercero de la diputación de Alicante, Alejando Morant se han sumado al ‘Rajoy, mejor váyase’. Sin tratarse de líderes de opinión dentro del PP, sí han logrado un cierre de filas que hacía tiempo no se veía en torno a su cuestionado presidente y que continuó este jueves. "En el PP tenemos muy claro que nuestro líder es Rajoy y que volverá a serlo si las elecciones se repiten", apuntó Dolores de Cospedal.

LOS ESCENARIOS

Rajoy no tiene intención de marcharse. Es más, ya ha avisado de que si hay generales en junio, pretende ser de nuevo candidato. Si no se arrepiente y efectivamente hay elecciones, los principales barones y dirigentes del partido le apoyarán. Si logra gobernar, bien. Y si se repite el bloqueo actual, llegará una obligada renovación donde los mejor situados serán los que tengan escaño en el Parlamento. De ahí la importancia de la decisión que Feijoo está a punto de adoptar. Si pese a las dificultades que se vislumbran el socialista Pedro Sánchez logra ser investido antes del 2 de mayo, el escenario para un PP en la oposición será bien distinto y se cuenta con que Rajoy aceleraría su relevo.

Proposiciones sí, pero no control al Ejecutivo

El secretario de Estado de Relaciones con las Cortes, José Luis Ayllón, ha avanzado este jueves que el Gobierno no prevé vetar el debate de ninguna de las proposiciones de ley presentadas por los grupos parlamentarios en el Congreso desde el arranque de la XI legislatura, algunas de las cuales prevén derogar leyes impulsadas por el Ejecutivo de Rajoy. El primer grupo en registrar una iniciativa legislativa, el 13 de enero, día de la constitución de las Cortes, fue Podemos, que eligió para su estreno parlamentario la llamada 'ley 25 de emergencia social'. Al día siguiente el PSOE presentó una batería de proposiciones y hasta ahora los grupos de la oposición han presentado un total de 16 proposiciones de ley. Sin embargo, el Gobierno, que tiene la potestad de rechazar iniciativas legislativas que supongan un aumento o disminución de créditos presupuestarios, está aún a tiempo de pronunciarse sobre todas ellas porque no se ha cumplido el plazo máximo de 30 días hábiles que tiene para hacerlo. Y es que este plazo empieza a correr a partir de que la propuesta se publica en el Boletín Oficial de las Cortes Generales. En todo caso, Ayllón ha recordado que el PP "jamás" ha vetado una iniciativa parlamentaria y "no tiene motivos" para cambiar esa regla. Eso sí, ha confirmado que ni el presidente ni los ministros en funciones tienen intención de someterse al control de las Cámaras, siquiera para dar cuenta de las decisiones que se tomen en Bruselas la próxima semana. Sus señorías deberán conformarse con que el secretario de Estado para la UE dé cuenta de la posición que defenderá España en esa cumbre.

Para darle la mejor experiencia posible estamos cambiando nuestro sistema de comentarios, que pasa a ser Disqus, que gestiona 50 millones de comentarios en medios de todo el mundo todos los meses. Nos disculpamos si estos primeros días hay algún proceso extra de 'login' o el servicio no funciona al 100%.