15 ago 2020

Ir a contenido

Rufián, comparado con Goebbels y Mussolini

El periodista Federico Quevedo descalifica al portavoz republicano en un artículo

El portavoz de ERC en el Congreso, Gabriel Rufián, tras estrenarse este viernes en la tribuna del Congreso, se ha convertido en blanco de muchas críticas. Con comparaciones más que cuestionables, como es el caso de las que ha hecho el periodista Federico Quevedo en un artículo en El Confidencial, donde llega a comparar al político republicano con una larga ristra de sátrapas: el coreano Kim Jong-un, el fascista Benito Mussolini, la mano derecha de Hitler, Joseph Goebbels, o los conversos occidentales reclutados por el Estado Islámico(EI). "No hay peor fanático fundamentalista que el converso", escribe Quevedo. 

Así es como el periodista describe al portavoz republicano para compararlo como los fundamentalistas del EI: "Hijo y nieto de inmigrantes andaluces… Igual que los conversos occidentales reclutados por el fundamentalismo del ISIS para luchar en una guerra que no es la suya, Rufián ha sido reclutado por el independentismo para luchar en otra que tampoco es la suya, pero de la que se ha convertido en su mejor estandarte. El converso es una máquina perfecta de propaganda: si Goebbels hubiese a tenido Twitter al alcance de su mano, habría reclutado a cien mil rufianes para coparlo con sus mentiras. Nacionalismo y socialismo se unieron entonces, como ahora, para glosar la ideología más perversa y mortal para el ser humano que se haya conocido".

DE CONFUCIO A MELENDI

Quevedo no duda en calificar el discurso que pronunció Rufián de patético y voraz. "Nadaba entre las máxima de Confucio y las rimas de todo a un euro de Melendi, pero tremendamente eficaz para alimentar el apetito sentimental de esa parte de la sociedad catalana que ha caído en las redes de fundamentalismo", según la descripción que hace este periodista.

Este artículo se suma a otros comentarios controvertidos como los que ha hecho el escritor Arturo Pérez Reverte, quien ha protagonizado una bronca en Twitter con el propio Rufián después de que el miembro de la Academia de la Lengua afirmase que tras escuchar el discurso del republicano la conclusión es que "la España que sentó en el Parlamento a ese joven merece irse al carajo".