Ir a contenido

ENTREVISTA AL PORTAVOZ DE SORTU

Pernando Barrena: "Otegi está llamado a jugar un papel de hombre de Estado"

Neus Tomàs

¿Cuánto hace que no habla con Arnaldo Otegi? Por teléfono hemos hablado en alguna ocasión y siempre le he notado muy buen tono, muy animado y eso se va a ver cuando salga de prisión. Encuentro personal, estando los dos en libertad, desde julio del 2007. Luego posteriormente hemos coincidido, pero cuando el uno o el otro estaba en prisión. En los 6 años y medio que ha estado en la cárcel no he obtenido permiso para visitarle. 

¿Cómo cree que le ha podido cambiar el paso por la cárcel? Evidentemente una experiencia de 6 años y medio en prisión siempre deja impronta. Yo también he estado en prisión y lo que te enseña es a apreciar cosas que antes pasabas por alto. Por lo que he podido hablar con él y por lo que le conozco sé que va a salir con mucha energía y ganas de recuperar la actividad política. 

¿Eso quiere decir que aspirará a ser el candidato a lendakari? Eso es algo que aún está por decidir y sería algo irrespetuoso con la militancia, que es quien debe decidir si Otegi es la mejor persona para encabezar la candidatura de EH Bildu. Y también él tiene que decidir si se ve en esa labor. En todo caso lo sabremos pronto, en abril o mayo.                        

Según el último sondeo del Gobierno vasco, Podemos pasaría por delante de la izquierda aberzale. ¿Otegi no es el revulsivo que el independentismo vasco necesita? Otegi representa algo más que un activo para la izquierda aberzale. Representa las aspiraciones mayoritarias de paz y libertad de un pueblo. Por eso, para muchas personas que van más allá del independentismo vasco es muy fácil identificarse con él. Incluso en tiempos más duros que los actuales, era tomado en encuestas como un líder referencial también para personas que votaban otras opciones políticas. Algunos, como el presidente del PNV, se empeñan en presentarle como el pasado cuando es todo lo contrario. Otegi está llamado a jugar un papel de hombre de Estado y esperamos que sea de un Estado vasco.                                                                                                                     

Otegi representa las aspiraciones mayoritarias de paz y libertad de un pueblo, más allá del independentismo

¿Teme una ofensiva política y judicial para evitar que Otegi regrese a la primera línea política? La ofensiva política ya la estamos viendo estos días y obedece a que muchos son conscientes del gran activo que Otegi es para la izquierda aberzale. Y a nivel jurídico siempre podemos esperar cualquier cosa de un Estado que está acostumbrado a estirar la legislación vigente como un chicle para servir a intereses políticos de parte.

Está inhabilitado hasta el 2021. Su sentencia condenatoria habla de esa inhabilitación, pero no dice en qué consiste. Y el Supremo ya ha establecido que en los casos en que no se especifica en qué consiste, la inhabilitación no tiene efectos prácticos. Así que si Otegi es candidato o no lo decidirá él en primera instancia y también la militancia.

¿Cómo analiza el proceso independentista catalán? Lo vemos como una referencia muy importante. El proyecto independentista catalán y el vasco van de la mano. A diferentes ritmos, pero el primero que consiga dar pasos normativos beneficiará al siguiente. Las dos diferencias principales es que aquí estamos saliendo de 50 años de confrontación violenta, con todas sus consecuencias. Y la segunda es que CDC ha hecho una reflexión mientras que el PNV no está por la labor.