10 ago 2020

Ir a contenido

TENSIONES EN LA ORGANIZACIÓN ANTICAPITALISTA

Busqueta: "¿Vamos a sacrificar todo el proyecto de la CUP por la mierda del Parlament?"

El exdiputado cupero, negociador de los presupuestos con JxSí, ve "inadmisible" que su grupo haya investido a Puigdemont

Busqueta: "¿Vamos a sacrificar todo el proyecto de la CUP por la mierda del Parlament?"

FERRAN NADEU

La apuesta de la CUP por investir a un 'president' de CDC, anteponiendo la supervivencia del proceso independentista a su alma anticapitalista, dejó la organización partida en dos. Las tensiones derivadas de aquella decisión se transmiten incluso en público. El último ejemplo son las reflexiones del exdiputado cupero Josep Manel Busqueta durante un debate en Madrid organizado por el diario digital alternativo 'Diagonal'. En ese foro, Busqueta calificó de "inadmisible" que su grupo facilitase la elección de Carles Puigdemont y deslizó su temor a que la estrategia actual de la CUP acabe dinamitando la esencia de su proyecto anticapitalista. Críticas que cobran especial relevancia porque Busqueta, uno de los dos diputados de la CUP que dimitieron tras el pacto de gobernabilidad, es ahora uno de los negociadores de los presupuestos con el Govern y Junts pel Sí.

En un momento del coloquio, a preguntas de los asistentes, el exdiputado cuestiona que la CUP apostase en su día por entrar en las instituciones, ya que considera que desde ellas nunca se podrá conseguir "ningún cambio en profundidad". En consecuencia, se hace la siguiente pregunta: "¿Vamos a sacrificar todo el proyecto de la CUP por la mierda del Parlament?" Según Busqueta, la CUP es un "proyecto municipalista con muchas potencialidades" que puede verse en peligro por las "contradicciones". Y tras reconocer que la organización "no es un espacio homogéneo", diagnosticó a los sectores más proclives al entendimiento con Junts pel Sí un "complejo de Edipo".

Pese a ser uno de los negociadores de los presupuestos, Busqueta dio a entender que el acercamiento de la CUP al Govern para hacer realidad las cuentas del 2016 también es contraproducente. "Si acabamos en una discusión presupuestaria, ¿tiene sentido poner en duda el proyecto de la CUP?". Y remachó la reflexión con una advertencia cara al futuro: "Entiendo que la CUP no es un fin en sí misma y puede servir para lo que puede servir, y si en un momento se la tiene que tirar a la papelera para hacer otra cosa, pues se tendrá que hacer".

Busqueta recordó también las tensiones internas que se vivieron en la semana previa a la investidura de Puigdemont, cuando la CUP consumó su veto a Artur Mas. "Cuando nos ponen la cabeza de Mas en un plato, estábamos ante el desafío de ir a unas elecciones con una organización dividida, con el cabeza de lista dimitido [Antonio Baños] y tras rechazar una propuesta en que Mas se hacía a un lado".

Aquí se puede escuchar el debate completo, en el que también participó la diputada de la CUP Mireia Vehí y el concejal en Sabadell Eudald Griera.