Ir a contenido

PERFIL

Muriel Casals, baluarte de la cultura catalana

La ya expresidenta de Òmnium Cultural ha liderado la defensa del modelo educativo catalán y de la identidad nacional

La presidenta de Òmnium Cultural, Muriel Casals.

La presidenta de Òmnium Cultural, Muriel Casals. / RICARD CUGAT

De habla pausada y raíces francesas Muriel Casals, que ha muerto esta madrugada, se convirtió en el 2010 en la primera mujer presidenta de Ómnium Cultural y responsable de la refundación de la entidad. Presidió Òmnium hasta el 15 de julio del 2015, cuando aceptó ser la número tres de la lista unitaria de Junts pel Sí. La manifestación del 10 de julio del 2010 contra el recorte del Estatut por el Tribunal Constitucional fue según ella el punto de inflexión. "El momento en que la gente dejó de tener miedo". Y también su entrada a la escena política. 

Economista de formación y ferviente defensora de la lengua, la cultura y la identidad catalana fue la número tres de la lista unitaria independentista para las elecciones del 27-S junto a Raül Romeva en el número uno y Carme Forcadell en el número dos.

ANSIAS DE CAMBIO

Hija de soldado republicano en el exilio y madre francesa nació en la ciudad de Aviñón (1945). Cuando aún no tenía un año se mudó a Sabadell, dónde creció en un ambiente que respiraba ilustración, reconoce ella misma. Educada entre la historia de Francia que le contaba su madre y la revista cultural de la burguesía catalana 'D'ací d'allà' que tenía a mano aprendió a relativizar la tensión entre catalán y castellano, ella habla tres lenguas. 

Ansiosa de cambiar el mundo empezó a estudiar Económicas en una facultad dominada por el Partit Socialista Unificat de Catalunya (PSUC), partido al que se afilió y en el que vivió la pugna entre Josep Termes y Jordi Solé Tura sobre el papel de la clase trabajadora en la cuestión nacional.

Su militancia sentimental con el comunismo se prolongó hasta después de la fundación de Iniciativa per Catalunya aunque reconoce que su vocación catalanista y ansias independentistas la llevó a más de una infidelidad política durante su militancia.

EL SALTO A LA PRIMERA LINEA 

Profesora de Análisis Económico en la Universitat Autónoma de Barcelona (UAB), demostró que la economía se puede explicar de forma llana aunque poco a poco descubrió que "no es la economía lo que cambia el mundo, sino la política". 

Antes de liderar Òmnium Cultural en el 2010 ya había demostrado su dedicación  hacia el catalanismo y la defensa de la lengua con la elaboración de varios libros sobre el pasado industrial de Catalunya, la crisis y la renovación del sector textil y el papel de la mujer en el mercado catalán.  

En el 2008 entró a formar parte de la Junta de Òmnium Cultural, entidad que pasó a presidir en el 2010 y en la que pronto demostró sus dotes de liderazgo lideradando la campaña por la defensa del estatut, el model educativo catalán y el uso de la lengua. Por primera vez dejó la segunda línea, y dió el salto a la primera línea.