Ir a contenido

El Parlament paraliza el trámite de las leyes de desconexión a la espera de un informe jurídico

La oposición pide un dictamen sobre la legalidad de las ponencias

El Govern afirma que BCN World no forma parte de acuerdo con la CUP

XABI BARRENA/ BARCELONA

Los miembros de la Mesa del Parlament, en su reunión de ayer por la mañana.

Los miembros de la Mesa del Parlament, en su reunión de ayer por la mañana. / CARLOS MONTAÑÉS

Parada técnica de las tres leyes de la desconexión derivadas de la resolución del 9 de noviembre del año pasado. La Mesa del Parlament ha pedido este martes un informe a los servicios jurídicos de la Cámara sobre la legalidad de las ponencias de esas tres leyes que Junts pel Sí y la CUP consideran claves para la independencia catalanahacienda propia catalana, seguridad social propia y régimen jurídico catalán.

Los grupos parlamentarios de JxSí y la CUP han presentado la petición de creación de las ponencias que ha sido admitida a trámite, pero el resto de formaciones han solicitado que los servicios jurídicos del Parlament se pronuncien sobre su legalidad. La Mesa ha tramitado la petición pero también ha solicitado a los servicios jurídicos que redacten los informes para conocer si la fórmula solicitada por los dos grupos parlamentarios se ajusta a la legalidad.

La tramitación de las tres leyes forma parte de la hoja de ruta suscrita entre JxSi y la CUP. Pero más alla del plan de choque, señalan en el Ejecutivo, este no entiende que el pacto que llevó a Carles Puigdemont a la presidencia de la Generalitat conlleve ninguna obligación prográmatica con los anticapitalistas. Según ha explicado la portavoz del Ejecutivo catalán, Neus Munté, el acuerdo se circunscribía al mencionado plan de choque social y a garantizar la estabilidad parlamentaria del Govern, siendo esta, entiende el equipo del 'president', el apoyo a la principal ley de la legislatura, los presupuestos.

Si el lunes fue Artur Mas el que dijo, poco menos, que el partido asambleario debía apoyar las cuentas para ser fiel a la palabra dada, el martes fue el día de la respuesta de la CUP. El diputado Albert Botran ha aseverado que "el acuerdo no incluye la aprobación de los presupuestos, y que lo que no se les puede pedir "es apoyo acrítico en pos de la estabilidad. Acerca de las críticas de Corrent Roig y el comunicado del sector 'duro' de la CUP, Endavant, que ponía cuesta arriba tanto el cumplimiento del pacto con Junts pel Sí como el apoyo a los presupuestos que el Ejecutivo catalán presentará en el segundo trimestre, Botran las ha situado en el debate propio de la fuerza y ha añadido que el pacto con Junts pel Sí es el que es.

GRUPO DE ESTUDIO

Botran también ha exhortado al Govern y a JxSí a crear "en breve" el grupo de trabajo para abordar la deuda, iniciativa prevista en el anexo de la resolución de noviembre, a fin de que puedan destinarse parte de los recursos al plan de choque social.

Y según entiende el Govern, ese acuerdo no incluye puntos sensibles que habían estado sobre la mesa como Barcelona World y la privatización de la ATLL. En el mes de diciembre, Junts pel Sí trasladó una oferta a los anticapitalistas que incluía la suspensión del proyecto y que cualquier proyecto que se hiciera en los terrenos del centro de ocio debería aprobarse por consenso con la CUP. Eso ya no es así. El proyecto, tras la aprobación inicial, está en fase de alegaciones, según ha concretado una fuente de Presidència a los medios y, por lo dicho por Munté, la obligación del consenso con la CUP es ahora "la voluntad de alcanzar el máximo consenso posible".

Sobre el comunicado de Endavant Munté no ha dado mayor importancia y se ha limitado ha recordar que el firmante del pacto alcanzado fue la CUP, en su conjunto.

Para darle la mejor experiencia posible estamos cambiando nuestro sistema de comentarios, que pasa a ser Disqus, que gestiona 50 millones de comentarios en medios de todo el mundo todos los meses. Nos disculpamos si estos primeros días hay algún proceso extra de 'login' o el servicio no funciona al 100%.