LA VOZ CANTANTE EN LOS ESCAÑOS

De la música a la política

Puigdemont, uno más de la larga lista de parlamentarios que se curtieron en los escenarios

Llach, Labordeta, Rubén Blades, Bill Clinton y Gilberto Gil, entre otros, han puesto ritmo al baile electoral

Puigdemont, a la izquierda, en un vídeo casero del grupo Zènit.

Puigdemont, a la izquierda, en un vídeo casero del grupo Zènit.

6
Se lee en minutos
Roger Pascual
Roger Pascual

Periodista

Especialista en fútbol, baloncesto, balonmano

Escribe desde Barcelona

ver +

De la música a la política. Carles Puigdemont es uno más de la larga lista de parlamentarios que se curtieron en los escenarios. El 'president' de la Generalitat tocaba en el grupo Zènit. El ‘Puigdi’ era el bajista del grupo, en cuyo repertorio figuraban versiones rockeras, pero también clásicos de fiesta mayor, como ‘Perfidia’, uno de sus 'hits'.

LLUÍS LLACH

Sin salir del Parlament de Catalunya, el 'president' (fan de grupos como Motorhead y Guns N’ Roses) podría hacer un dueto con Lluís Llach. El autor de 'L'estaca' y 'País petit', uno de los símbolos de la lucha contra el franquismo, decidió saltar a la arena política para unirse a la lista de Junts pel Sí tras una extensísima carrera musical. Se da la circunstancia que Antoni Castells, 'exconseller' de Economia, le ayudó con sus primeras canciones.  

ANTONIO BAÑOS

Además de Puigdemont y Llach, entre los 135 diputados que fueron elegidos el 27-S había otro músico: Antonio Baños. El cabeza de lista de la CUP en las últimas elecciones canta y toca la guitarra en Los Carradine, mítica formación barcelonesa. Influenciados por músicos con fuerte compromiso político como Joe Strummer (alma de The Clash) y Billy Bragg (cantautor venerado por la izquierda británica), le dedicaron a este último una canción en la que proclamaban "que no pasará el gran circo liberal".

 

DAVID FERNÀNDEZ

Baños no es el único músico que hay en las filas 'cuperas'. David Fernàndez, cabeza de lista de la CUP en las elecciones del 2012 y con el que Baños ha compartido escenario más de una vez, se dedica a hacer versiones de Ovidi Montllor con el grupo Ovidi 3.

FRANCESC 'TITOT' RIBERA

Además de ellos, otro 'cupero', Francesc 'Titot' Ribera, es un veterano de los escenarios y una institución en Berga. Y no solo porque sea concejal de la CUP del Ayuntamiento, que la formación anticapitalista dirige después de ser la formación más votada en las pasadas elecciones. Desde hace un cuarto de siglo es uno de los símbolos de la ciudad. Antes de pasarse a la política, saltó a la fama como cantante con el grupo Brams. La banda se hizo famosa con una canción dedicada a Jordi Pujol llamada 'El president', con el estribillo de “Jordi Pujol, sexe, droga i rock and roll".

JOSÉ ANTONIO LABORDETA

En el Congreso aún se llora la ausencia de José Antonio Labordeta. El polifacético cantautor, que recorrió España en el exitoso programa de televisión 'Un país en la mochila', fue diputado de la Chunta Aragonesista en la Cámara baja durante ocho años. El autor de 'Canto a la libertad' y 'Banderas rotas' acalló con un célebre "¡a la mierda!" a los leones de dentro del Congreso que le gritaban "¡vete con la mochila!" y "¡cantautor de mierda!".

MARIANO FERNÁNDEZ BERMEJO Y FRANCISCO CAAMAÑO

José Luis Rodríguez Zapatero, cuya mujer, Sonsoles Espinosa, era cantante, tiene pasión por la música. Y la casualidad

Zapatero enlazó  dos ministros de Justicia que, como el 'president' de la Generalitat, habían sido bajistas

hizo que enlazara dos ministros de Justicia que, como Puigdemont, tocaban el bajo. Mariano Fernández Bermejo formó parte de Los Cirros, un grupo de pop sesentero que publicó dos discos y llegó a ser entrevistado por José María Íñigo en televisión española. Tras dimitir en el 2009, cedió la cartera a otro bajista, Francisco Caamaño, que había tocado de joven en Asixo, grupo que tuvo menos recorrido que Los Cirros, ya que solo dio un concierto.

DAVID ROWNTREE

Después de años rivalizando con Oasis por el trono del britpop, el batería de Blur se integró en el 2002 en el Partido Laborista inglés para pugnar con los conservadores. Incluso fue candidato a un par de elecciones, pero el energético percusionista de 'Song 2' acabó siendo derrotado por la maquinaria conservadora y también perdió las primarias laboristas del 2011 en Norwich para optar a un escaño en el Parlamento británico. Las derrotas no han minado las convicciones políticas de un artista que se ha posicionado a favor de las dos guerras de Irak y en contra de la independencia de Escocia

YOUSSOU N'DOUR

Ganador de un Grammy en el 2005 y conocido por el gran público por 'Seven seconds', un estremecedor alegato contra el racismo que cantó con Neneh Cherry, el músico africano más internacional se presentó a la presidencia de Senegal en el año 2012 tras tres décadas por los escenarios de medio mundo. No pudo competir por problemas con las firmas necesarias para la inscripción, pero fue elegido ese año ministro de Turismo y Cultura del nuevo Gobierno.

RUBÉN BLADES

Al otro lado del charco ha sido habitual el baile de la música a la política. Rubén Blades, el padre de 'Pedro Navaja', quedó tercero en las elecciones a la presidencia de Panamá en 1994. Después de ser ministro de Turismo del 2004 al 2009, el rey de la salsa ha anunciado la intención de volver a presentar su candidatura en las presidenciales del 2019.

GILBERTO GIL

Otro ministro bailongo fue Gilberto Gil. Cuando Lula da Silva  llegó en el 2003 a la presidencia de Brasil le convenció para que ocupara la cartera de Cultura, cargo que desempeñó hasta el 2008. Su inquietudes políticas venía de lejos. Junto a su inseparable Caetano Veloso habían impulsado a finales de los 60 el Movimiento Tropicalista, que fusionaba elementos de la bossanova, rock'n roll, psicodelia, la música tradicional de Bahía y el fado portugués. Su llamamiento a la renovación del país en todos los ámbitos no le sentó muy bien a la dictadura brasileña, que encarceló a Gil y Veloso

SONNY BONO

Sonny Bono, expareja artística y sentimental de Cher, decidió dar el paso a la político harto de los problemas burocráticos que tuvo para poder abrir un restaurante en Palm Springs. Al ritmo de 'I got you babe' sedujo a los votantes, que le eligieron primero alcalde de la ciudad californiana (cargo que ocupó de 1988 a 1992) y, posteriormente, congresista en 1995, aunque no pudo terminar la legislatura al morir tres años después.

KRIST NOVOSELIC

Después de que la muerte de Kurt Cobain en 1994 pusiera fin a Nirvana, el bajista del grupo siguió tocando en varios grupos mientras intensificaba su interés por la política fruto, entre otros motivos, de la preocupación que las guerras en la antigua Yugoslavia generaron en este músico de raíces croatas. En el año 2004, Novoselic publicó el libro 'De Grunge y Gobierno. Cómo arreglamos una democracia rota' en el que explicaba su transición de una visión punk y anarquista hasta el activismo político. Ese mismo año estuvo a punto de participar en las primarias del Partido Demócrata para el puesto de gobernador de Washington.

WYCLEAF JEAN

Tras una trayectoria repleta de éxitos en el mundo de la música, Wycleaf Jean tuvo menos suerte en el campo de la política. El cantante y exmiembro de los Fugees intentó concurrir a las elecciones en su Haití natal en el 2010, después del terremoto que devastó el país, pero las autoridades haitianas rechazaron su candidatura sin dar explicaciones. 

KANYE WEST

Otro rapero, el inclasificable Kanye West, anunció el pasado mes de agosto en una gala de MTV su intención de optar a la presidencia de EEUU. "He decidido que en 2020 voy a presentarme a presidente", afirmó un hombre que asegura ser "un dios". "Ya sabemos qué pasa cuando Kanye West fuma marihuana", apuntó Miley Cyrus, que presentaba la ceremonia. "(Donald) Trump, tenías mi voto, pero ahora ¡Kanye West, presidente!". Una idea que fue celebrada por un Donald Trump con el que compite en ego y en declaraciones desafortunadas. "Kanye es un buen chico. Espero competir con él algún día”, dijo Trump del marido de Kim Kardashian.

BILL CLINTON 

Mientras Kanye West sueña con la Casa Blanca, en el despacho oval ya se ha escuchado la música presidencial, la de Bill Clinton. El 

Clinton es casi  tan célebre por su amor al saxo como por su afición por el sexo

Noticias relacionadas

expresidente es casi tan célebre por su amor al saxo como por su afición por el sexo. Estaba en la banda de su instituto e incluso se planteó dedicarse profesionalmente a su instrumento: "Me encantaba la música y pensé que podría ser muy bueno, pero yo sabía que nunca sería John Coltrane o Stan Getz (...) Pero sabía que podía hacer cosas grandes en el ámbito de la política". Pese a ello nunca ha dejado de practicar y de actuar, ya fuera en el día de su primer juramento como presidente de EEUU en 1993, en una visita del presidente de Rusia, Boris Yeltsin, en veladas benéficas o para recaudar fondos para las campañas políticas de su mujer, Hillary.