Coordinar el Govern e impulsar una Hacienda

Mas-Colell, derecha, traspasa papeles a Junqueras.

Mas-Colell, derecha, traspasa papeles a Junqueras. / QUIQUE GARCÍA / EFE

Se lee en minutos

XABI BARRENA / AGUSTÍ SALA

Oriol Junqueras entra en el Govern y se pone en primera línea de combate. Su primer cometido, como presidente del consell tècnic (la reunión semanal de los números dos de cada departamento), será coordinar la acción del nuevo Ejecutivo. Pero, además, tendrá que intentar aprobar unos presupuestos, algo nada fácil con la CUP. Su intención es lograr tener una nuevas cuentas con apoyos "más allá" de la fuerza anticapitalista y con "los máximos consensos posibles", ha explicado. Pero si no es posible no tiene reparo en prorrogar las del 2015 porque incluso así está convencido de que se podrá aplicar el plan de choque acordado entre Junts pel Sí y la CUP, que tiene un coste de 270 millones de euros.

Otro de los retos del vicepresidente será gestionar los recursos que genera Catalunya vía impuestos, por encima de cuestiones simbólicas, y eso es sinónimo de hacer frente al gran pulso que se avecina entre Estado y Generalitat. En un año en que el Gobierno central, si haylo, va a abrir el melón de la financiación autonómica, Catalunya corre en paralelo y en dirección contraria.

Los republicanos, al frente de Economia i Hisenda, intentarán revertir ahora la delicada situación de las finanzas de la Generalitat para edificar la Agència Tributària Catalana (ATC) prometida por los convergentes y tantas veces criticada, eso sí,  'sottovoce', por lenta y poco consistente. Es lo que se ha bautizado como la futura Hacienda propia. En paralelo, Junqueras, ante los problemas de financiación y el más que presumible bloqueo que impondrá Madrid sobre la liquidez de la administración catalana, cruza los dedos para que el Banco Central Europeo lleve a cabo la compra de tiítulos de administraciones sub-estatales. Como es, todavía, la Generalitat.

Te puede interesar

El único dato positivo para el vicepresidente es que la liquidación definitiva del sistema de financiación del 2014 y la mejora de las estimaciones por un major crecimiento económico reportará 1.900 millones de más. Pero el sistema seguirá siendo "arbitrario e injusto"  hasta que Catalunya no tenga "las herramientas para que la Generalitat gestione lo que pagan los catalanes".

Este jueves el traspaso de dosieres y documentos en la todavía sede de Economia duró más de una hora (está previsto que este año se traslade a la Zona Franca). El 'conseller' saliente, Andreu Mas-Colell, cedió la cartera a Junqueras durante en un largo encuentro que tendrá continuidad con otras reuniones de trabajo.