Los partidos se centran en buscar un inquilino para La Moncloa tras constituir las Cortes

Rajoy vuelve a tender la mano a PSOE y C's para saltar de un acuerdo en el Congreso a otro de gobierno "por cuatro años"

Sánchez pide a Podemos que aparque el "partidismo" y negocie mientras Iglesias habla de la "traición" de los socialistas y del alejamiento del pacto

Patxi López, elegido presidente del Congreso. / JOSÉ LUIS ROCA / VÍDEO: ATLAS

Patxi López, elegido presidente del Congreso.
Las nuevas Cortes han quedado constituidas esta mañana, abriendo oficialmente la XI Legislatura.

/

Se lee en minutos

Primer acuerdo de la incierta décimo primera legislatura que se estrenó este miércoles en Cortes. Nada estaba escrito el 20-D, pero tras semanas de negociación (¡negociaciones y pactos, esos vocablos desairados en cuatro años de mayoría absoluta!) el socialista Patxi López ya es presidente del Congreso, gracias a PSOE y Ciudadanos y la abstención del PP. Y, por cierto, advirtió de que no se moverá de su nuevo sillón sea quien sea el próximo presidente de España. Mensaje para Albert Rivera, que pretendía que el 'contrato' del socialista vasco con el Parlamento tuviera letra pequeña.

Repite el popular Pío García-Escudero en el Senado, pero la cosa tiene menos mérito porque el PP tiene allí mayoría absoluta. Además, lo de López pasará a la historia de la democracia reciente. Por primera vez en España, un partido que no ha ganado las elecciones generales consigue imponer a la tercera autoridad del Estado. Claro que está por ver por cuánto tiempo ocupará tan solemne cargo en una etapa inaugurada, pero a la que nadie se atreve a poner fecha de caducidad.

Todo dependerá de si sus señorías logran el ‘triple mortal’: sacar adelante una investidura para que, además de presidentes en las Cortes, haya alguien al frente del Ejecutivo.¿Será Mariano Rajoy? ¿Lo logrará el socialista Pedro Sánchez? ¿Surgirá otro nombre a última hora siguiendo el ejemplo catalán? ¿Volverán las urnas? Esa será la incógnita que se intente despejar a partir de ahora y el tema principal y favorito de conversación –junto a la decisión de la diputada Carolina Bescansa de traer a su bebé al hemiciclo- en el habitual ‘pasilleo’ parlamentario. Además, aquellos que parecen tener más posibilidades de vivir en La Moncloa no se privaron de hacer declaraciones (docenas) sobre la gobernabilidad.

Lluvia de iniciativas

Varios de los partidos (los grupos aún no se han constituido) registraron o registrarán en breve iniciativas parlamentarias. Lo de menos es si técnicamente es posible debatirlas o no con un Gobierno en funciones: se trata de evidenciar cuanto antes los temas que pretende priorizar cada cual en la legislatura. Así, Podemos registró su iniciativa ‘Ley 25 de emergencia social’, a fin de proponer la prohibición de desahucios y cortes de luz o calefacción a familias sin recursos, entre otras cosas. El PSOE ha preferido dejar para este jueves, con menos actividad parlamentaria, la presentación de las suyas, que son 15 y que defienden la derogación de la reforma laboral y la LOMCE, el aumento del salario mínimo y una renta mínima vital para hogares necesitados, por ejemplo. También C’s registrará propuestas sobre unidad de España, economía o regeneración democrática.

MARGALLO, EL OPTIMISTA

Mariano Rajoy, candidato a la reelección, confirmó que se dispone a buscar un Gobierno “de amplio apoyo” con PSOE y Ciudadanos, a fin de agotar los cuatro años de legislatura, descartando la opción de un Ejecutivo “provisional”. En todo caso fuentes populares inciden en que no tiene previsto reunirse con Pedro Sánchez en breve y que, quizás, presente su oferta de pacto en su primer debate de investidura, que podría producirse antes de que termine el mes.

Los conservadores se afanaron en recalcar que el acuerdo de C's con socialistas y conservadores en torno a la presidencia y el reparto en la Mesa de la Cámara es un buen precedente para augurar que, en breve, llegará una alianza similar para administrar el país. El más optimista fue el ministro de Exteriores en funciones, José Manuel García-Margallo, que otorgó “un 95 por ciento de probabilidad” a que su jefe llegue a entenderse con Sánchez y Rivera.

CIUDADANOS ACONSEJA GOBIERNO EN MINORÍA

También Podemos quiso echar leña a ese fuego, tras quedarse fuera de las Mesas de Congreso y Senado y de no haber logrado, al menos de momento, que sus plataformas en Catalunya, Valencia y Galicia tuvieran grupos propios. Según Pablo Iglesias, el socialista Sánchez “ha traicionado” a sus votantes al aliarse con PP y C’s con tal de amarrar “un sillón” para Patxi López, al tiempo que aleja la opción de pactar con ellos un Gobierno. “El PSOE ha dicho ‘no’ a entenderse con Podemos. Eso es así”, recalcó en la Ser. Más tarde, en los pasillos, reveló que Sánchez les pide que aguarden a una reforma del reglamento (que podría entrar en vigor esta legislatura) para lograr su objetivo y se declaró a la espera, aunque con desconfianza.

Sánchez tampoco se quedó callado. Aconsejó a Iglesias que no "prime sus intereses partidistas" por encima de la posiblidad de un Ejecutivo progresista y le alertó de que tarde o temprano tendrá que elegir entre él o la permanencia de Rajoy. La opción de que se convoquen otras generales fue omitida. Está por ver si ‘la sangre llega al río’ entre socialistas y 'podemistas'. Por el momento, con quien más duramente se enzarzó este miércoles Iglesias  fue con Rivera, a quien afeó que pacte con el PP, “el partido de la corrupción”. “No volváis a decir que sois la nueva política porque sois un bastón del PP”, espetó.

Te puede interesar

Rivera replicó lo suyo a su interlocutor, achacándole estar tenso por no lograr tener cuatro grupos, como quería. En lo que concierne a los pactos de gobernabilidad, el jefe de los naranjas incidió en que estaría dispuesto a estudiar apoyo a un gobierno en minoría desde la oposición, ya sea del PP o del PSOE, siempre y cuando ese Ejecutivo sea de un grupo que busque acuerdos con unos y con otros y no “de once partidos políticos, entre ellos independentistas, sin proyecto común”, aseveró el clara alusión a los socialistas.

Ahora le toca al Rey