PROCESO POR PRESUNTA MALVERSACIÓN DE FONDOS

El exsocio de Urdangarin pide protección policial para el juicio del 'caso Nóos'

Diego Torres solicita a la Audiencia de Palma que tome medidas para "garantizar, cuanto menos, la integridad física"

Diego Torres, en julio del 2013, en Palma de Mallorca.

Diego Torres, en julio del 2013, en Palma de Mallorca. / JAIME REINA

2
Se lee en minutos
J. G. ALBALAT / BARCELONA

El exsocio de Iñaki UrdangarinDiego Torres, ha solicitado este lunes a la Audiencia de Palma de Mallorca que se le proporcione protección policial el próximo día 11, cuando está previsto que se inicie el juicio  juicio contra él y la infanta Cristina y su marido por un presunto fraude a Hacienda y por la supuesta malversación de fondos públicos a través del Instituto Nóos.

En un escrito presentado ante el tribunal que juzgará el caso, el abogado Manuel González Peeters reclama que se adopten las “medidas de seguridad y tutela adecuada al efecto, en orden de garantizar, cuando menos, la integridad física” tanto de Torres como de su esposa, Ana María Tejeiro, que también se sentará en el banquillo de los acusados.

En su petición, el exsocio de Urdangarin reclama protección en los traslados desde el aeropuerto de Palma hasta el hotel donde pernoctarán y de ahí al juzgado para celebrar el juicio, así como que se extienda a su llegada a Barcelona. De esta manera, el letrado espera que la sesiones del juicio sean “lo menos traumáticas posibles, evitándose así el desaforado acoso de que esta parte, cada vez que se ha desplazado a Palma de Mallorca para cumplir con sus obligaciones, ha sido víctima”.

PERSECUCIÓN

El abogado recuerda, en este sentido, que en la anterior ocasión que Torres y su mujer, en su compañía, se desplazaron a Palma de Mallorca para prestar declaración “resultó ciertamente dificultoso llegar a la zona de embarque de Barcelona”, pero también “fueron absolutamente traumáticos” los desplazamientos que los acusados y el abogado defensor tuvieron que hacer por Palma de Mallorca, “alterándose de manera determinante no solo el necesario y preciado sosiego para afrontar la cuestión judicial, sino poniendo en grave riesgo la integridad física y la salud" de las tres personas.

El letrado expone que en aquella ocasión hubo una “indeterminada e ingente cantidad de personas, algunas dotadas de cámaras, otras de micrófonos, otras de grabadoras, otras sin más”, de las que desconoce si eran o no periodistas, que impidieron “la deambulación ordinaria de toda persona en libertad”, llegando a introducirse dos personas dotadas con cámaras por el portón trasero del taxi que debía llevar al abogado y a sus representados al aeropuerto de Palma de Mallorca. González Peeters también incide en que se produjeron persecuciones durante el trayecto, poniendo en “grave riesgo” la seguridad del tráfico” y, por ende, su integridad y la de terceros. El abogado desvela, además, que unos desconocidos accedieron al piso donde se encontraba su habitación y la de Torres y  en el salón de desayunos.

IGUALES ANTE LA LEY

Noticias relacionadas

El abogado destaca que Urdangarin y la infanta Cristina sí que recibieron otro "trato" cuando acudieron al juzgado a declarar, ya que hubo "cortes de circulación en la ciudad de Palma con ocasión de sus respectivas llegadas y salidas del juzgado, con un vehículo a pie de pista en el aeropuerto para que no tuvieran que ascender y descender del avión con el común, con un cordón policial y de seguridad inaudito... cuando se supone que todos somos iguales, según expresó el suegro de Iñaki Urdangarin en su último discurso navideño y su cuñado en el actual de este año, aparentemente".

El letrado agrega que es “evidente que esta parte no pretende que se le dispense ese trato”, pero si que, “cuando menos, se garantice la seguridad en orden a evitar todo incidente que afecte o pueda afectar a su integridad física y salud, y la de terceros". Para ello reclama más medios policiales, pues cuando Torres acudió a declarar como imputado durante la instrucción de la causa solo había un vehículo policial que "dio cierta tutela, pero se reveló como manifiestamente insuficiente".