INVESTIDURA EN EL AIRE

CUP: la decisión final

Comienza el consejo político que decidirá si inviste a Mas o fuerza nuevas elecciones

El 'no' es mayoritario en las asambleas de Barcelona y Tarragona pero el 'sí' gana posiciones en todos los territorios

Antonio Baños y Anna Gabriel, junto a otros diputados de la CUP, en la asamblea nacional de la formación, en Sabadell.

Antonio Baños y Anna Gabriel, junto a otros diputados de la CUP, en la asamblea nacional de la formación, en Sabadell. / RICARD CUGAT

3
Se lee en minutos
Jose Rico
Jose Rico

Jefe de la sección de Política

Especialista en política catalana

Escribe desde Barcelona

ver +

El consejo político de la CUP está reunido ya para decidir si inviste 'president' a Artur Mas o fuerza la convocatoria de nuevas elecciones. La formación anticapitalista afronta la cita en medio de una fuerte división interna sobre si debe apoyar o no al líder de CDC para salvaguardar el proceso independentista. Pese a ello, según las reglas fijadas por la dirección de la CUP, los 68 miembros del consejo político deberán llegar a un acuerdo por mayoría absoluta. Se han previsto un máximo de tres votaciones y, si persiste el bloqueo, el secretariado deberá proponer una solución alternativa.

En la reunión participan los representantes de las 13 asambleas territoriales de la CUP, de las 11 organizaciones que integran la formación y los 10 diputados del Parlament. Todos han llegado puntualmente al centro cívico Pere Quart de Barcelona, donde se celebra la cita decisiva.

La CUP se dispone así a deshacer el sorprendente empate a 1.515 votos en que terminó, desafiando a las leyes de la estadística y las probabilidades, su asamblea nacional de la semana pasada. En manos de esos 68 miembros del consejo político están al menos tres variables: el principio o el final de la legislatura en Catalunya, el futuro político de Artur Mas y, en clave interna, la posibilidad verosímil de una escisión. Pero, por encima de todo, la reunión del consejo político cupero supondrá un plebiscito personal sobre el líder de CDC, una vez que la CUP descartase cualquier acuerdo programático con Junts pel Sí

El intrincado método de funcionamiento de la CUP, que colisiona con la trascendencia de la decisión a tomar, obligó al secretariado nacional (la ejecutiva del partido) a reducir las cuatro opciones planteadas en la asamblea de Sabadell a una crucial disyuntiva: 'sí' o 'no' a Mas. Es decir, o mantienen su repetido veto a la investidura del 'president' en funciones, o le prestan los mínimos votos necesarios (dos) para que sea reelegido. Dicho de otro modo, o ponen a salvo su coherencia ideológica a costa de sepultar el proceso independentista y llevar a Catalunya a nuevas elecciones en marzo, o anteponen la supervivencia del líder convergente y de su hoja de ruta a costa de dilapidar su alma anticapitalista.

EN BUSCA DE LA MAYORÍA ABSOLUTA

La propuesta definitiva deberá aprobarse por mayoría absoluta y, en caso de bloqueo, la cúpula tendrá que hallar una "propuesta metodológica" para desencallar la situación. "No nos levantaremos de la mesa hasta que haya un acuerdo", ha reiterado este sábado el diputado Julià de Jòdar en Catalunya Ràdio.

La división interna sobre Mas no ha menguado en esta semana y se ha reproducido este sábado en las asambleas territoriales, cuya voz será transmitida este domingo al consejo político, que tendrá lugar en el centro cívico Pere Quart de Barcelona. Según fuentes de la CUP citadas por Efe, el 'no' a la investidura ha sido mayoritario en las asambleas de Barcelona y Tarragona, mientras que en Girona y Lleida el 'sí' y el 'no' han quedado bastante igualados. No obstante, el 'sí' a Mas ha ganado terreno en todos los territorios, lo que hace de nuevo imprevisible el resultado de la cita de este domingo.

Noticias relacionadas

PARTIDARIOS Y DETRACTORES

¿Tiene más fácil Mas la investidura este domingo que el pasado? La composición del consejo político equilibra la balanza entre partidarios y detractores del líder convergente, pero cada asamblea territorial aporta un número distinto de representantes en función de su tamaño. En cuanto a las 11 organizaciones que integran la CUP, ocho de ellas rechazan abiertamente la investidura y solo tres se muestran más proclives. El grupo parlamentario es el mejor termómetro de la situación interna: cuatro diputados se inclinan por el 'sí' (Antonio BañosJulià de JòdarAlbert Botran y Sergi Saladié); tres se aferran al 'no' (Anna GabrielJosep Manel Busqueta y Benet Salellas) y los otros tres no se han definido (Gabriela SerraEulàlia Reguant y Ramon Usall).