30 nov 2020

Ir a contenido

Los resultados de Catalunya

En Comú Podem cimenta su victoria en Barcelona y ERC se erige en referente del independentismo

CDC queda relegada al cuarto puesto y el PSC y el PPC baten récords negativos

Rafa Julve

Ada Colau, Xavier Domènech y otros dirigentes de En Comú Podem celebran la victoria en las elecciones generales.

Ada Colau, Xavier Domènech y otros dirigentes de En Comú Podem celebran la victoria en las elecciones generales. / JULIO CARBO

La sobrada victoria en la provincia de Barcelona permitió a En Comú Podem cimentar su triunfo en las elecciones generales en Catalunya. La fuerza morada, la más votada también en Tarragona, logró nueve de sus 12 diputados en la demarcación barcelonesa, la misma circunscripción que relegó a CDC (bajo la marca Democràcia i Llibertat) a la cuarta posición en el cómputo global después de haber ganado en el 2011 (eso sí, entonces bajo las siglas de CiU).

ERC, que subió de tres a nueve escaños y se colocó segunda, se erigió en referente del independentismo con los mejores resultados de su historia en unos comicios a las Cortes. Consiguió plaza en Tarragona y Lleida, donde llevaba años a cero, y en Barcelona sacó cinco diputados, uno más que los convergentes, que solo pudieron encontrar consuelo en la debacle de Unió, su victoria en votos en Girona y Lleida y el batacazo de récord que sufrieron el PSC y el PPC.

El éxito de la coalición que abanderaban Ada Colau y Pablo Iglesias fue directamente proporcional al declive de los socialistas, que perdieron seis escaños y se tuvieron que conformar con la medalla de bronce después de ser segundos en el 2011, cuando cedieron el maillot de líderes después de décadas sin que nadie les tosiera. Lo único que salvó al PSC fue que sacaron más votos que Convergència (quinta en la provincia de Barcelona) y que lograron mantener diputados en las cuatro circunscripciones después de una dura batalla con los nacionalistas por una plaza de Lleida.

CIUDADANOS, LEJOS DE LOS PRIMEROS

En Comú Podem, que recibió el 25% de los votos en Catalunya (más de 900.000) y será el grupo parlamentario catalán con mayor representación en el Congreso, obtuvo un diputado en cada una de las otras tres provincias (ICV no los tenía), pero sobre todo tiñó de morado un cinturón metropolitano antaño rojo y que el 27-S pareció que se decantaba hacia el naranja, aunque lo de Ciudadanos no cuajó tanto como esperaba el partido de Albert Rivera. Cierto es que se estrenarán en la Cámara baja con cuatro plazas de Barcelona y una de Tarragona, pero quedaron quintos, empatados con el PPC aunque con más votos, muy lejos de la victoria que soñaban antes de la campaña.

Vasos comunicantes. Con la irrupción de Ciudadanos, los populares cayeron de 11 a cinco escaños y se quedaron sin representación tanto en Girona como en Lleida. Estas dos provincias y Guipúzcoa son las únicas donde los conservadores tienen un cero en su casillero. En Barcelona se quedaron con cuatro y en Tarragona bajaron de dos a uno. Un trastazo de órdago que los baja del tercer al sexto puesto y del que solo encontraron bálsamo en la derrota independentista.