Ir a contenido

LA RESACA ELECTORAL

El pactómetro: ¿quién podría gobernar con quién?

Rajoy tiene más opciones que Sánchez para ser investido pero menos socios plausibles

Si dos meses después de la primera votación no hay presidente, se convocarían nuevas elecciones

Jose Rico

El pactómetro: ¿quién podría gobernar con quién?

176 es el número más preciado por todos los partidos el día después de las elecciones generales. Son los escaños necesarios para alcanzar la mayoría absoluta y ninguna de las alianzas naturales entre fuerzas políticas da esa cifra con los resultados del 20-D. El Congreso se constituirá el 13 de enero y es previsible que a finales de mes tenga lugar el debate de investidura del candidato a presidente del Gobierno. Si no obtiene la mayoría absoluta en la primera votación, algo muy improbable en estos momentos, habría una segunda votación 48 horas después, en la que se requiere solo mayoría simple, más votos a favor que en contra. Es entonces cuando entra en juego el rompecabezas de los posibles pactos y abstenciones.

¿CÓMO PODRÍA SER MARIANO RAJOY PRESIDENTE?

-Si pretende gobernar en minoría solo con el apoyo de sus 123 diputados, el candidato del PP tendría que labrarse la abstención del PSOE y de Ciudadanos. Los socialistas han prometido este lunes que no piensan facilitar la investidura de Mariano Rajoy mediante una abstención. Albert Rivera, en cambio, sí se avino en campaña a esta posibilidad. Y se da por hecho que Podemos nunca daría oxígeno al PP.

-Si Rajoy busca un acuerdo estable con Ciudadanos, ambas fuerzas sumarían 163 parlamentarios, es decir, les faltarían 13 para la mayoría absoluta. 13 son los escaños que suman Democràcia i Llibertat (8) y PNV (5). En el pasado, un pacto del PP con estas dos fuerzas nacionalistas era del todo plausible, pero el enfrentamiento abierto entre Rajoy y Artur Mas y la presencia obligada de Ciudadanos en esa alianza lo harían a priori incompatible.

-Otra posibilidad es que el PSOE apoye la investidura de Rajoy, formando una 'gran coalición' a la alemana que sumaría 213 escaños. Sería el pacto más estable de todos los posibles, pero podría ser muy contraproducente para los socialistas tras un final de campaña en que Pedro Sánchez acusó a Rajoy de "no ser una persona decente" a cuenta de la corrupción del PP.

¿CÓMO PODRÍA SER PEDRO SÁNCHEZ PRESIDENTE?

-La opción de pacto más natural para el candidato del PSOE sería buscar un acuerdo de izquierdas con Podemos e, incluso, un tripartito que incluya también a Izquierda Unida. Las tres fuerzas suman 161 diputados. Les faltan, pues, 15. Ciudadanos dejó claro que nunca allanaría un Gobierno "de perdedores" en el que participase la marca de Pablo Iglesias, por su apoyo explícito a un referéndum en Catalunya. Este mismo compromiso, en cambio, sí podría favorecer las negociaciones con dos fuerzas catalanas, ERC (9) y Democràcia i Llibertat (8), con cuyo concurso sí alcanzarían la mayoría absoluta. Pero entonces los socialistas tendrían que abrazar el derecho a decidir, hipótesis harto complicada.

-El otro tripartito que podría liderar Sánchez lo formarían el PSOEPodemos y Ciudadanos, pero esta combinación choca de nuevo con la promesa de Rivera de no ayudar a gobernar a Iglesias por su aval a la consulta catalana.

-Finalmente, el líder socialista podría explorar una alianza con Ciudadanos, que ya sostiene a Susana Díaz en la presidencia de la Junta de Andalucía. Sin embargo, la suma de ambos es muy exigua: 130 escaños. Para lograr los 46 que le faltarían para la mayoría absoluta, a Sánchez no le bastaría con la abstención de Podemos, sino que debería convencer, o bien al PP, o bien al resto de fuerzas de la Cámara de que también se abstuviesen. Encaje de bolillos.

¿QUÉ PASA SI NO HAY MAYORÍA SUFICIENTE PARA GOBERNAR?

-Dentro del plazo de los 15 días siguientes a la sesión constitutiva del 13 de enero, tendrá lugar la solemne sesión de apertura de la legislatura. En esos días, aunque sin unos plazos definidos, el Rey llamará a consultas a los representantes de los grupos parlamentarios para que, en función de los apoyos de unos y otros, eleve una propuesta de candidato a presidente del Gobierno, que se someterá al debate de investidura.

-Si el candidato no obtiene la mayoría absoluta en la primera votación, ni la mayoría simple en la segunda (48 horas después de la primera), el Rey volvería a abrir un nuevo periodo de consultas a los partidos para designar a otro candidato. Si pasados dos meses desde la primera votación no se ha logrado investir un presidente, el presidente del Congreso debe comunicar al Rey la convocatoria automática de elecciones.

0 Comentarios
cargando