02 abr 2020

Ir a contenido

Duran no logra escaño y deja a Unió al borde de la desaparición

El líder democristiano asume la culpa de la derrota: "He sido un incapaz"

Descarta dimitir al frente del partido y espera al desenlace entre JxSí y la CUP

Toni Sust

UDC no tendrá representación / ACN

UDC no tendrá representación
El candidato de Unió, Josep Antoni Duran Lleida, durante su intervención tras conocer los resultados obtenidos en las elecciones del 20-D.

/

"He sido un incapaz y asumo la máxima responsabilidad. Si alguien ha perdido las elecciones, soy yo". Con estas palabras admitió Josep Antoni Duran Lleida el hecho de haber fracasado en el empeño de reeditar su escaño en el Congreso, de lograr que los democristianos siguieran en la Cámara baja. Unió es ahora extraparlamentaria en Barcelona y Madrid y Duran se fustigó de forma prolongada por ello: "No he sido capaz ni de poder aguantar el resultado del 27-S ni ampliarlo. Uno tiene que reconocer que no ha sido capaz de hacerlo, reconocer la derrota. (RamonEspadaler fue mucho mejor candidato que yo. Es un activo que hay que tener en cuenta en el futuro",  dijo sobre las elecciones catalanas de septiembre pasado. Con el 96% escrutado, Unió apenas llega a 62.000 votos, algo menos de la mitad que el 27-S.

Pese a este guiño a Espadaler como un posible sucesor, Duran rechazó que tenga intención de dimitir por ahora como presidente del comité de gobierno de Unió. En gran parte, aseguró, el futuro dependerá del desenlace político en Catalunya, de si hay elecciones a la Generalitat o no en marzo. Unas autonómicas podrían abrir una oportunidad extra para los democristianos. Pero cábalas aparte, el futuro inmediato del partido se acerca a la irrelevancia. A Unió le queda un eurodiputado, Francesc Gambús, y la concejal en Barcelona, Sònia Recasens, en el grupo de CiU en el ayuntamiento. Ni siquiera está claro cuántos alcaldes le quedan. Este domingo, en la sede el partido, no pudo facilitar ese número.

Duran manifestó que Unió tiene futuro, que ha pasado malos momentos antes y que viene de muy lejos. Pero la realidad es que una vez fuera del paraguas de CiU, Unió se ha revelado huérfana del apoyo mayoritario. Ahora, el partido espera celebrar un congreso dentro de los próximos seis meses, explicó Duran, en el que deberá definirse la situación. E insistió en que el calendario dependerá de lo que pase con el Gobierno catalán.

NUEVO PANORAMA

Duran afirmó que si bien hace tiempo que en Catalunya funciona el paradigma independentismo frente a no independentismo, está ganado terreno el de izquierda frente a no izquierda, algo, añadió, que se vio en las elecciones municipales que llevaron a Ada Colau a la alcaldía de Barcelona, también en las catalanas del 27-S y en las legislativas de este domingo. El espacio que había ocupado CiU puede recuperarse, aseguró el líder de Unió. Juzgó muy complicada la gobernación a tenor de los resultados electorales, tanto en España como en Catalunya. Una de tantas alusiones al posible pacto o no pacto entre Junts pel Sí y la CUP. "España tiene que resolver la cuestión catalana y el resultado de Podemos tiene que ver con la oferta de un referéndum". La crisis económicoa, remachó, también ha marcado el voto. Unió, aparentemente decisiva en Catalunya durante décadas, roza la desaparición.