24 nov 2020

Ir a contenido

SONDEO DEL GESOP

La encuesta prohibida de las elecciones generales: el efecto del debate Rajoy-Sánchez

'El Periòdic d'Andorra' publica la evolución del barómetro de GESOP ante la cita del 20-D

EL PERIÓDICO / BARCELONA

'El Periòdic d'Andorra' publica este miércoles, en el tramo final de la campaña electoral, la segunda entrega de la encuesta prohibida de las elecciones generales, la primera efectuada después del cara a cara televisado el lunes. Este martes 'El Periòdic d'Andorra' publicó la primera entrega de la encuesta prohibida de las elecciones generales. Este rotativo publicará cada día hasta el 20-D una entrega con los resultados del sondeo del Gabinet d'Estudis Socials i Opinió Pública (GESOP). Estos datos evolutivos aportan un gran interés ante la cita decisiva con las urnas de las elecciones generales más disputadas y fragmentadas de la democracia española. Durante toda la semana, los 'trackings' aportarán información sobre la evolución en la intención de voto de los ciudadanos españoles.

'El Periòdic d'Andorra', como hizo en la campaña de las elecciones generales del 2008, de los comicios catalanes del 2010 y de las municipales de mayo del 2015 en la ciudad de Barcelona, ha encargado al Gabinet d'Estudis Socials i Opinió Pública (GESOP) un barómetro diario sobre las expectativas electorales en España.

La paradoja de que los electores puedan consultar en un diario de un país vecino, Andorra, unos sondeos que están prohibidos en España es responsabilidad exclusiva de los partidos políticos con representación parlamentaria, que al reformar la ley electoral en el año 2011 renunciaron a adaptarla a la nueva realidad digital. 

En las elecciones municipales y autonómicas de mayo del 2011, ahora hace cuatro años, entraban en vigor las modificaciones de la ley electoral de 1985, que hacía tiempo que pedía una revisión. Al final, el cambio fue muy limitado y estuvo centrado en evitar que los políticos con cargo dedicaran los días previos a los comicios a inauguraciones electoralistas y a limitar los gastos de las campañas. 

Cuatro años antes, en las generales del 2008, cuando Zapatero y Rajoy se enfrentaban por segunda vez, EL PERIÓDICO denunció la limitación y la hipocresía de una ley electoral -entonces aún sin tocar- que prohibía la publicación de sondeos de opinión cinco días antes de la cita con las urnas. El diario sostine que en una democracia consolidada no se podía sostener que la publicación de encuestas interfería en la decisión de voto de los electores, y además, que al no estar prohibido realizar ese trabajo, sino solo publicarlo, los resultados quedaban reservados a una élite de los partidos, los medios de comunicación y gente bien conectada, mientras el acceso quedaba vetado al común de los votantes.