Ir a contenido

CAMINO DE LAS URNAS

El voto por correo se dispara

Correos registra casi un 14,4% más de solicitudes que en las elecciones generales del 2011

Roger Pascual

La reina emérita Sofía en las instalaciones del Grupo Correos en la calle Chile de Madrid.

La reina emérita Sofía en las instalaciones del Grupo Correos en la calle Chile de Madrid. / EFE / J. J. GUILLÉN

De cara al 20D, en las que pueden participar 1.875.272 españoles que viven en el extranjero, el voto por correo puede ser clave. Teniendo en cuenta el interés suscitado por estos comicios y que esta semana pasada tuvo varios días festivos, la Junta Electoral Central (JEC) aceptó ampliar el plazo para la solicitud de voto por correo hasta el pasado viernes. En un solo día Correos admitió más de 61.000 solicitudes. De esta forma ya son más de 783.000 ciudadanos los que han solicitado el voto por correo para el 20D, un 14,40 % más que en los comicios del 20 de noviembre de 2011, en la que lo pidieron  684.711 personas, casi 100.000 menos. 

Correos, que ha reforzado su plantilla con 2.000 incorporaciones para "gestionar con la mayor agilidad" la atención a los clientes, asegura que este lunes ya ha entregado 774.155 solicitudes en las Delegaciones Provinciales de la Oficina del Censo Electoral. El mayor número de peticiones se han registrado en Andalucía, con 137.559 peticiones gestionadas, seguida por Madrid (113.367) y Castilla y León (71.047). El plazo de entrega del voto finaliza este miércoles 16 de diciembre.

EL DRAMA DE LOS EXPATRIADOS

Votar por correo siempre es una odisea. Lo saben bien los que intentaron hacerlo en las pasadas elecciones catalanas, marcadas por el caos y en las que un tercio de los votos se quedaron por el camino. El voto del expatriado es un caos desde que en el 2010 se aprobó una ley electoral que obliga a inscribirse a los que viven fuera de España en el censo de residentes ausentes (CERA) o en el de residentes temporales (ERTA) y pedir las papeletas por correo o fax. Antes del 2011, recibía los documentos electorales por correo y en su casa, sin necesidad de realizar ningún otro trámite, y solo tenía que enviarlos en el periodo establecido. Ahora, muchos expatriados reciben las papeletas con el plazo para votar por correo casi finalizado o incluso ya expirado, lo que les deja como única opción un largo viaje hasta el consulado más cercano para poder votar en urna. En otros casos, los sufragios llegan fuera de plazo a España o se extravían en el trayecto hasta el lugar de escrutinio. Esa sería una de las explicaciones de que, por ejemplo,si en las generales del 2008 votó el 31,88%, en las del 2011 la cifra se desplomó hasta el 4,95%. En el carrusel de citas electorales de este 2015 la cifra se ha mantenido en el 4%, demostrando la ineficacia del sistema.

0 Comentarios
cargando