ELECCIONES GENERALES

Rajoy recurre a la situación en Venezuela y recupera los ataques al "populismo" de Podemos

El candidato conservador advierte de que votar a Rivera puede implicar "que acabe elegido otro" gobernante

El presidente no logra llenar la plaza de toros de Las Rozas en el mitin más importante de la campaña

El presidente del Gobierno y candidato a la reelección, Mariano Rajoy, este domingo en un mitin en Las Rozas (Madrid)

El presidente del Gobierno y candidato a la reelección, Mariano Rajoy, este domingo en un mitin en Las Rozas (Madrid) / AFP PHOTO / GERARD JULIEN

Se lee en minutos

Un día antes del cara a cara televisivo con Pedro Sánchez, el candidato a la reelección, Mariano Rajoy, ha preferido este domingo centrar sus críticas especialmente en Podemos, pero también Ciudadanos, los partidos con los que rechazó confrontar en el debate a cuatro al que envió a su vicepresidenta, Soraya Saénz de Santamaría. En el mitin más potente hasta ahora de la campaña, en la plaza de toros de Las Rozas (Madrid), que no ha conseguido llenar al completo, el presidente del Gobierno ha recuperado el término “populismo” para descalificar a Podemos y, como golpe de efecto, se ha hecho acompañar del padre del opositor venezolano encarcelado Leopoldo López, para subrayar que el PP defiende “la libertad, los derechos humanos, la prensa libre” y que todos los presos políticos encarcelados por el régimen de Nicolás Maduro sean liberados.

Rajoy ha calificado en muchas ocasiones a Pablo Iglesias y los suyos de “populistas”, especialmente en la campaña de las elecciones autonómicas y municipales y en los meses posteriores, cuando comprobaron que la fuerza morada se aliaba con el PSOE y otros para arrebatarles buena parte del poder municipal. Pero en las últimas semanas y durante la campaña a las elecciones generales había abandonado esta estrategia. El jefe del Ejecutivo carga en todos los mítines y apariciones estelares en televisión contra el PSOE, por querer aplicar en España sus “recetas fracasadas del pasado” o contra los “experimentos”, en referencia a Podemos y Ciudadanos, pero sin aguijonear especialmente al primero. Esta opción y gestos como el de la celebración del día de la Constitución, cuando Rajoy felicitó a Iglesias por ir “muy bien” en la campaña, han provocado que Sánchez se revuelva y acuse al PP y la fuerza morada de hacer una pinza contra él.

JALEADO POR AGUIRRE Y CIFUENTES

Sin embargo, el candidato conservador ha recuperado este domingo los dardos envenenados contra los ‘podemistas’ (sin mencionarles explícitamente). “Ahora no dejemos que los cantos de los populismos, la radicalidad y la bisoñez nos aparten del camino” ha sostenido, quizá porque mañana ya tendrá tiempo de atacar a Sánchez en el debate, quizá animado porque previamente la jefe de los populares de Madrid, Esperanza Aguirre, y la presidenta de la comunidad, Cristina Cifuentes, se han explayado contra quienes “proponen gobiernos siniestros como el chavismo” y la “demagogia” y las políticas a su juicio erróneas de la alcaldesa, Manuela Carmena (de Ahora Madrid, partido integrado por Podemos).

Mariano Rajoy

CANDIDATO DEL PP

"No dejemos que los cantos de los populismos, la radicalidad y la bisoñez nos aparten del camino"

Asimismo, en una alusión dirigida implícitamente a Ciudadanos, ha alertado de que “hay que andarse con cuidado” si se elige la papeleta de Albert Rivera porque se puede acabar optando “por otro con el que nada tiene que ver para gobernar”. Por último, en referencia a todos sus oponentes, ha aseverado que el voto a otras opciones es “papel mojado” porque supone elegir a los que “no se presentan para gobernar, sino para ver si suman con otros” para desalojarle del poder.

EL ATENTADO EN KABUL

Noticias relacionadas

Más allá de estas críticas, Rajoy ha comenzado el mitin teniendo un recuerdo especial para los dos policías fallecidos en el atentado de Kabul y las fuerzas de seguridad en su conjunto. El jefe del Ejecutivo ha recordado al resto de partidos que “unidos” el país es más “fuerte” contra el terrorismo.

Previamente, Aguirre no se ha ahorrado arremetidas contra las formaciones independentistas, a las que ha acusado de ser una “fuente inagotable de populismo y corrupción”.