22 sep 2020

Ir a contenido

Ciudadanos, ni de izquierdas ni de derechas

El partido de Rivera concurre a los comicios confiado en ser decisivo tras el 20-D

Neus Tomàs

Ciudadanos, ni de izquierdas ni de derechas

JOSE LUIS ROCA

Albert Rivera es, según la práctica totalidad de las encuestas, el político español mejor valorado. Con una oratoria envidiable, Ciudadanos no se entiende sin Rivera, que concurre a estas elecciones después del éxito conseguido por la marca en los recientes comicios catalanes. "La victoria electoral está al alcance", proclamó este jueves. No parece nada claro que llegue el primero pero en cambio es muy posible que tenga la llave de la gobernabilidad en España. Un mérito nada desdeñable teniendo en cuenta que es la primera vez que este partido concurre a unas generales. Su receta: presentarse como un partido sin ideología. Ni de izquierdas ni de derechas, sería el resumen. Visto desde otra óptica, la de Pablo Iglesias, Ciudadanos es "de lo que convenga". 

"La victoria electoral 

está al alcance"

Rivera, como Iglesias, se presenta como un referente de la llamada nueva política. "España necesita un cambio, que pasa por decirle a la vieja izquierda y a la vieja derecha que el nuevo centro también puede ganar las elecciones", destacó el líder de Ciudadanos tras darse este jueves un baño de masas en el Congreso, y eso que aún no tiene ni escaño.

ADALID DE LA REGENERACIÓN

Ciudadanos insiste en que estamos a las puertas de una nueva transición. A Rivera le gusta compararse con Adolfo Suárez y repetir en sus discursos que la suya es una fuerza que apuesta por la transparencia y la regeneración. Azote de Artur Mas durante su etapa como diputado en Catalunya (ahora le pide que "baje del monte" y acate la sentencia del Tribunal Constitucional), el candidato de C's asegura que no piensa votar a favor de la investidura del líder del PP, Mariano Rajoy. ¿Y qué hará? Pues dependerá de la aritmética. De ahí que en los últimos días le insista al candidato del PSOE, Pedro Sánchez, que diga qué planes tienen los socialistas y si están dispuestos a apostar por la llamada gran coalición (PP-PSOE) o prefieren abrir esa nueva transición de la mano de Ciudadanos.

Ciudadanos argumentó el apoyo a la lista más votada para facilitar la investidura de la socialista Susana Díaz en Andalucía y la de Cristina Cifuentes (PP) en la Comunidad de Madrid. Pero eso era antes de que Rivera pudiese convertirse en el hombre que puede decidir quien gobierna España tras el 20-D o, al menos, condicionar al nuevo Ejecutivo que surja de las urnas.