Ir a contenido

PERFIL

Gabriel Rufián, de la aluminosis al Congreso

El candidato de ERC proviene de una familia muy de izquierdas del barrio del Fondo de Santa Coloma

Xabi Barrena

El candidato de ERC a las elecciones generales del 20-D, Gabriel Rufián, ayer, en Santa Coloma de Gramenet.

El candidato de ERC a las elecciones generales del 20-D, Gabriel Rufián, ayer, en Santa Coloma de Gramenet. / FERRAN SENDRA

Si el curso de la historia obligara a convertir la casa donde se crío Gabriel Rufián (1982) en un museo, la cosa estaría harto difícil: ya no existe. Ese bloque de la calle de Terrassa, en el barrio del Fondo de Santa Coloma de Gramenet, y afectado por la aluminosis, estaba donde se extiende ahora una superficie que conecta dos calles y que se utiliza a modo de aparcamiento. En los años 50 y 60, con el bum constructivo para dar cobijo a los miles de personas que llegaban a Barcelona, unos cuántos espabilados, por no decir otra cosa, emplearon cemento aluminoso, para que el hormigón fraguara más rápido. Menos tiempo, menos coste, mayor beneficio. Y todo a cuenta de un mayor deterioro del propio hormigón, pasados los lustros.

En esa Santa Coloma de los años 80, golpeada como casi todos los barrios metropolitanos por la droga ("recuerdo a mi padre saludando a excompañeros del colegio enganchados a la heroína", asevera), Rufián tuvo una infancia "feliz", dice, esto es, sin sobresaltos. Sus padres -llegados de Andalucía cuando apenas se tenían en pie- tenían un taller de peletería, inmerso en un pequeño cluster colomense del sector. "Nada fuera de lo común. Lo sorprendente es que sorprenda" dice referido a sus orígenes familiares, algo que la estadística de los barceloneses le da la razón. 

"¿Primer contacto con la política? "De siempre. Mi padre tenía la foto del Ché, libros de Karl Marx, de Antonio Gramsci" rememora. "Mi abuelo era muy felipista y mi padre se escora mucho más a la ixzquierda, hacia Anguita en esos momentos" . Eso sí meses antes de morir, en 1996, su abuelo "ya tomó conciencia de que aquél Felipe y aquel PSOE no eran lo que ellos habían votado"puntualiza el candidato. "El PSOE es el partido que más ha traicionado a la clase obrera. Los sacó de la calle", es decir, los 'domesticó'. "Más o menos lo que he hecho ahora Podemos", sentencia dardeando así a dos de sus oponentes. Rufián, siempre identificado con la izquierda más radical, en el buen sentido del término, se inclinó en las primeras contiendas en las que puso votar por "la papeleta en blanco"

LA IZQUIERDA DE SIEMPRE

¿Independentismo?, ¿Autodeterminación? "La izquierda siempre ha estado a favor de la autodeterminación de los pueblos. Y no de manera selectiva, los sahrauís sí, los quebequeses, también, pero los catalanes, no", apunta a modo de dardo nada disimulado, de nuevo, hacia los socialistas. Como tantos otros barceloneses, del Fondo, de Bellvitge o de Nou Barris, descubrió el catalán, como herramienta de comunicación en el día a día en el instituto, "en el centro de Badalona". Ahí vio, por ejemplo, "lo acertado de la inmersión lingüística". 

Ahora vive en Sabadell, con su pareja y un hijo que cuenta la edad con la que su padre llegó a Santa Coloma. En la universidad estudió relaciones laborales y luego vino un máster en gestión de personal. Y el trabajo que ahora dejado por el reto político. Un reto que ha tenido un fraguado acelerado. Hace menos de 11 meses que abrió su cuenta en Twitter, cuando ya participaba en actos de Súmate, la entidad soberanista donde se agruparon decenas de castellanohablantes independentistas. En pocos meses deslumbró a muchos e hizo que los ojos del mismísimo Oriol Junqueras se posaran en él. El pasado mes de noviembre fue el primero que habló en castellano en un consejo nacional de ERC. Un tabú que, para susto de sectarios dentro, pero también fuera del independentismo, se resquebrajó como el cemento aluminósico.