Ir a contenido

CAMINO A LAS URNAS

Pablo Iglesias y Ada Colau buscan sellar una coalición permanente en Catalunya tras el 20-D

Quieren amalgamar al electorado obrero de Podem con el perfil identitario y progresista de Barcelona en Comú

La fórmula incluiría también a ICV y resolvería el vacío creado tras la marcha de Gemma Ubasart

Iolanda Mármol

Encuentro entre Pablo Iglesias y Ada Colau, el pasado 26 de junio en Barcelona.

Encuentro entre Pablo Iglesias y Ada Colau, el pasado 26 de junio en Barcelona. / FERRAN NADEU

Son aliados electorales, hasta el 20-D. Pero la historia de amor entre Podemos, Barcelona en Comú (BC) e ICV tiene visos de formalizarse. Fuentes conocedoras de las conversaciones han confirmado a este diario que las tres formaciones comparten la voluntad de formar una coalición permanente en Catalunya que dé continuidad a la fórmula electoral con la que concurren a las elecciones, En Comú Podem.

Sumergidos en la campaña, los dirigentes no han concretado fechas ni procedimientos, pero tienen clara la intención de consolidar la alianza, especialmente si obtienen un buen resultado el 20-D en Catalunya, donde albergan la esperanza ser primera o segunda fuerza. La fórmula de entendimiento con Madrid sería similar la la del PSC con el PSOE.

En el planteamiento inicial, nadie discute que la hegemonía de la coalición debe corresponder a Barcelona en Comú, por su implantación en el territorio y el poder de liderazgo de la alcaldesa, Ada Colau, que ya tendrá un protagonismo especial en esta campaña al unirse al núcleo irradiador podemista, el tándem Pablo Iglesias e Íñigo Errejón. 

Una carta, dos almas

La cristalización de las dos almas que buscará amalgamar la nueva coalición tras el 20-D es nítida en la carta que Pablo Iglesias, Ada Colau y Xavier Domènech van a enviar en esta campaña a los electores de las comarcas de Barcelona -no tienen presupuesto para hacerla llegar al resto de Catalunya-. En la misiva, escrita en castellano y en catalán, se aprecia cómo se ha buscado el encaje con dos perfiles de votantes que tienen aspectos en común, pero también una realidad sociocultural distinta. 

La carta hace mención expresa al "referéndum vinculante", y recuerda que la llave para que los catalanes puedan decidir su futuro depende de que el cambio llegue a la Moncloa el 20-D. Iglesias apela a "un país nuevo en el que cualquiera sea libre de irse, pero donde todo el mundo quiera quedarse".

La alcaldesa de Barcelona pisará escenario con ellos en la caravana de Podemos estatal, reflejo del mimo que le dispensan. Colau, Iglesias y Errejón compartirán mítines en l’Hospitalet del Llobregat, el sábado 5 -segundo día de campaña-, el 12 en Badalona y el 16 en Barcelona -este sin Iglesias-.  Colau, que estuvo este lunes en Madrid para pedir a los españoles que no tengan miedo al referéndum, estará el 13 de diciembre en Leganés (Madrid) y cerrará la campaña en Valencia, el 18 de diciembre, con Iglesias, Errejón y Mónica Oltra, la líder de Compromís.

El director de campaña de Podemos, Íñigo Errejón, que estuvo el pasado martes en Barcelona con el equipo de En Comú Podem, pone el acento en el peso que tendrá, a su juicio, “la periferia” en los resultados electorales de Podemos el 20-D, especialmente Catalunya y la Comunidad Valenciana.

PODEM, DESCABEZADO

La decisión de unir fuerzas llega en un momento de impasse de la fuerza morada en el territorio catalán, que debe resolver su formulación después de las elecciones. La dimisión, en octubre, de la secretaria general de Podem, Gemma Ubasart, y parte de su cúpula, dejó al partido descabezado en Catalunya en el peor momento, pocos días después del batacazo electoral el 27-S. Para los comicios autonómicos, Colau había desestimado a última hora aterrizar en la candidatura Sí que es Pot, una plataforma ciudadana que parecía diseñada para su comodidad.

Tras los comicios legislativos, la dirección estatal de Podemos quiere reconstruir la dirección en Catalunya con vistas al anclaje de la coalición con BC e ICV. Los nombres catalanes con los que cuentan en la sede de Princesa, en Madrid, son Raimundo Viejo, número cuatro de En Comú Podem; Jessica Albiach, secretaria de comunicación de Podem y Marc Bertomeu, secretario general en Barcelona.

COALICIÓN CON DOS PERFILES

Más allá de la marca de la coalición, es relevante el análisis sociológico que impele a Podemos, BC e ICV a pensar un futuro en alianza con vistas a amalgamar a un electorado disperso. Con escasos estudios demoscópicos y una buena dosis de observación, la dirección de la fuerza de Iglesias ha llegado a la conclusión de que sus simpatizantes en Catalunya tienen un perfil distinto que en el resto del territorio. 

Los podemistas catalanes son en su mayoría obreros de los cinturones industriales de Barcelona y Tarragona, muchos de ellos con un nivel de estudios medio o bajo y poco identificados identitariamente. En Madrid, ese modelo existe, pero Podemos también seduce a un nicho relevante de electores con formación elevada, urbanitas y profesionales liberales.

La dirección del partido cree que ese espacio en Catalunya, con el añadido de la identificación nacional, lo ocupan Ada Colau e ICV. Si cristaliza la coalición post-20-D, la fórmula electoral permitiría sumar bases electorales pero para ello, son conscientes, hay que afinar los mensajes.

0 Comentarios
cargando