30 mar 2020

Ir a contenido

EL CAMINO A LAS URNAS

Rajoy aparta a Aznar de sus mítines y al aborto de su programa electoral

El candidato popular reclama a sus adversarios que se permita gobernar a la lista más votada en 20-D

El presidente defiende participar solo en el cara a cara con Sánchez pero contestará a preguntas de los ciudadanos en La Sexta

PATRICIA MARTÍN / GEMMA ROBLES / MADRID

El director de campaña del PP, Jorge Moragas, en la presentación de los lemas, spot y cartelería de los conservadores cara a las elecciones generales

El director de campaña del PP, Jorge Moragas, en la presentación de los lemas, spot y cartelería de los conservadores cara a las elecciones generales / DAVID CASTRO

El PP ha presentado este lunes la campaña con la que Mariano Rajoy espera conseguir una victoria el 20-D. El 'cocinero' de la estrategia ha sido el catalán Jorge Moragas, que ha optado por los siguientes ingredientes: 'vender' que su candidato es garantía de creación de empleo y de unidad de España y sacar del primer plano todo lo que pueda perjudicar los intereses populares, ya sea la presencia de José María Aznar -no participará ni en un mitin-, ya sean temas antaño relevantes para los conservadores como el aborto y que, ahora, ni siquiera se mencionan en el programa.

"El Partido Popular está comprometido con el derecho a la vida". Con esta simple alusión resuelve el partido uno de los asuntos más espinosos de la legislatura que acaba, en la que se impulsó la 'ley Gallardón' para terminar arrinconándola y en la que el ministro que le daba nombre, Alberto Ruiz-Gallardón, dimitió. Tras la experiencia, los conservadores prefieren esperar a que el Constitucional decida sobre su recurso a la ley de plazos.

Es obvio que Rajoy no quiere tener cerca asuntos o incluso compañeros que puedan restarle votos. Está al caer una de las campañas más reñidas de la historia reciente. Las encuestas de las últimas horas apuntan a un pseudoempate técnico entre PP, PSOE y Ciudadanos (C's). En todo caso, los populares siguen en cabeza, lo que explica que su líder reclame respeto a la lista más votada. "Mi posición es que la fuerza preferida de los españoles sea la que gobierne", ha señalado.

DEBATES TRADICIONALES, ENTREVISTAS INNOVADORAS

Rajoy se ha pronunciado así en París, donde ha participado en la cumbre mundial del clima mientras digería lo ajustado de unas encuestas que alertan sobre la necesidad de acuerdos futuros.Cabe destacar además que Albert Rivera, de Ciudadanos, ya ha dicho que si no vence, no aceptará estar en un Gobierno de PP o de PSOE y, para facilitar que alguien que no sea él mismo llegue a La Moncloa, se sentará a negociar puntos concretos. Rivera tampoco prevé apoyar explícitamente las investiduras de Rajoy o Pedro Sánchez, lo que deja en evidencia que la carta que piensa jugar es la abstención. Rajoy prefiere aplazar esa cuestión. "Mi posición sobre pactos es hablar de ellos tras las elecciones", ha sentenciado en Francia.

Pero hasta que llegue ese 21 de diciembre, el día de pensar en los pactos según Rajoy, queda camino electoral por recorrer, o mucho debate y entrevista que protagonizar (el próximo sábado Rajoy va 'La Sexta Noche') si se quieren captar indecisos. El tema levanta interés. Y dudas. ¿Debe rechazar el presidente debatir con otros que no sean el líder de la oposición?."He seguido la misma línea que hay desde la vuelta a la democracia [...] todos los debates han sido entre el presidente y el líder de la oposición", ha aseverado. "Felipe González debatió con AznarZapatero conmigo [...] y ahora lo voy a hacer con Sánchez -ha proseguido-. Por tanto, volveré a debatir por cuarta vez en un debate a dos, que son los debates importantes".