Ir a contenido

INVESTIGACIÓN POR CORRUPCIÓN

El juez sospecha de cinco operaciones entre Pujol junior y Copisa

La exmujer del primogénito obtuvo suculentos beneficios en la venta de unos terrenos

La constructora pagó al hijo del expresidente 4,1 millones de euros por varios negocios

J. G. ALBALAT / BARCELONA / M. BATALLAS / MADRID

Jordi Pujol Ferrusola, a la salida de la Audiencia Nacional, el pasado 15 de septiembre.

Jordi Pujol Ferrusola, a la salida de la Audiencia Nacional, el pasado 15 de septiembre. / DAVID CASTRO

El juez de la Audiencia NacionalJosé de la Mata, está investigando la compraventa de unos terrenos en Palamós y otras cuatro operaciones que fueron utilizadas por la constructora Copisa, una de las empresas que más se ha beneficiado de la obra pública en Catalunya, para el pago de comisiones a Jordi Pujol Ferrusola. Así consta en el auto de imputación del dueño de la empresa, José Cornadó Mateu, al que ha tenido acceso EL PERIÓDICO. En su declaración del pasado 16 de noviembre, el empresario admitió el desembolso de comisiones, que oscilaron entre el 1% y el 3%, a cabio de “información” sobre determinados proyectos de negocio, defendiendo su legalidad.

La nueva novia del primogénito

La policía ha informado al juez José de la Mata que Jordi Pujol Ferrusola mantiene una nueva relación sentimental, ya que desde septiembre del 2014 “puede haber estado pernoctando con cierta habitualidad” en el domicilio de Sussane Beatrix Shroreder Baviera. Por ello, el pasado 27 de octubre se la realizó un requerimiento para que “aporte y entregue a la unidad policial” todos los documentos “cualesquiera que sea el soporten en que se encuentre (ya sea papel o archivos informáticos), ordenadores, memorias externas, CD, DVD, tabletas, agendas electrónicas, teléfonos, etc” propiedad de Jordi Pujol “que puedan encontrarse en su vivienda”.

La primera sospecha recae sobre la compraventa de unos terrenos en Palamós. En diciembre del 2002, la exmujer de Pujol junior, Mercè Gironés, compró por 217.000 euros dos fincas colindantes en la dicha localidad y situadas en el paraje El Pla de Nau.  Tres años y medio después, en julio del 2006, Gironés enajenó estos terrenos a la mercantil Promopalamos, que se había creado un mes antes, por 4,8 millones de euros, obteniendo un suculento beneficio. Las dos mercantiles que están detrás de Propalamos, según el juez, están vinculadas a Copisa Constructora Pirenaica, mercantil que, como su propio nombre indica, está relacionada al Grupo Copisa. Promopalamos es una sociedad que ha permanecido inactiva y su única operación ha sido la compra de esos terrenos.  Los investigadores sospechan que esta compraventa era para encubrir comisiones al matrimonio Pujol-Gironés.

El magistrado añade que “el grupo COPSA, además de estas detrás del pago de la referida operación urbanística multimillonaria en Palamós, también ha solicitado en diversas ocasiones los servicios profesionales de Jordi Pujol Ferrusola”, contratando a dos de sus sociedades, que percibieron de la constructora 4,1 millones de euros. El juez tilda  estas operaciones de “supuestas prestaciones de servicios”.

NEGOCIAR CON UNO MISMO

Hay una serie de facturas que están vinculadas a la empresa Promociones Club de Campo y Golf de Roda y que sirven para que Pujol junior perciba 1,1 millones de euros. El concepto “subyacente” de las mismas, asegura el juez, fue conseguir que la sociedad del club de golf le adjudicase al Grupo Copisa las obras de urbanización de una zona denominada Los Merinos Norte, en Ronda.  “La contradicción”, según el togado, es que se pague a Pujol junior por conseguir para la constructora unas obras concedidas por una sociedad en la que el mismo Grupo Copisa es accionista, siendo su consejero delegado Cornadó. “En consecuencia, José Cornadó Mateu  paga a Jordi Pujol Ferrusola para que negocie con José Cornadó Mateu la ejecución de unas obras la cifra de 1,1 millones de euros”, ironiza el magistrado.

Posteriormente, Pujol Ferrusola aparentemente también intermedió en la adquisición por parte de una filial de Copisa del total de acciones (solo tenía en 20%) de Promociones Club de Campo y Golf, en la que Cornadó en consejero delegado. El juez vuelve a ironizar: “En este caso concreto, José Cornadó habría remunerado a Jordi Pujol Ferrusola para que intermediara en la compra de una sociedad, en la que ya estaba como socio y consejero delegado”.

Otra de las operaciones bajo sospecha se refiere a la intermediación por parte de Pujol junior de varias plantas solares en la localidad de Alcázar de San Juan. Los investigadores también han detectado facturas  emitidas por una empresa del primogénito del expresidente de la Generalitat a una sociedad del Grupo por la intermediación en la compra de una serie de fincas en Hospitalet de Llobregat a la empresa Focio SL.

0 Comentarios
cargando