Albert Rivera descarta votar a favor de la investidura de Mariano Rajoy

El líder de Ciudadanos se postula como presidente aunque su partido no sea la fuerza más votada

Albert Rivera con Ana Pastor, en ’El objetivo’.

Albert Rivera con Ana Pastor, en ’El objetivo’. / LA SEXTA

1
Se lee en minutos

El candidato a la presidencia del Gobierno por CiudadanosAlbert Rivera, descartó tajantemente facilitar la investidura de Mariano Rajoy tras las elecciones generales del 20 de diciembre. "No, no voy a votar a Rajoy, quiero ganar a Rajoy",recalcó durante una entrevista en el programa 'El objetivo', de La Sexta, "Si no ganamos, estaremos en la oposición", añadió tras la insistencia de la periodista Ana Pastor para que dejara clara su postura.

Rivera fue más allá y afirmó que estaría dispuesto a ser el próximo jefe del Ejecutivo central "si cuenta con la mayoría" en el Congreso aunque su partido no sea la fuerza más votada. "Un sistema parlamentario va por mayorías" y "nadie puede gobernar España de espaldas a la mayoría", ha subrayado. De hecho, Rivera consideró que la pregunta que cabría hacerse, el lugar de si él votará a favor de Rajoy, es si tanto el dirigente conservador como el secretario general del PSOEPedro Sánchez, estarían dispuestos a apoyar su investidura.

El líder de Ciudadanos se mostró dispuesto a hablar sobre la incorporación en su gobierno de independientes, y también sobre "condiciones" para su investidura como que haya ministros del PP o del PSOE. "Lo que no puedo es aceptar un gobierno con las manos atadas", ha avisado.

DARDO A CDC

Noticias relacionadas

Ya en rueda de prensa, Rivera se refirió este lunes al anuncio del 'president' en funciones y líder de CDC, Artur Mas, sobre la futura creación de un nuevo partido, advirtiéndolo de que "por muchas siglas nuevas que se invente", no va a lograr "tapar la corrupción" de CDC .El líder de Ciudadanos afirmó que la decisión de "disolver Convergència, si es que queda algo" y fundar otra formación política supone "la descomposición de un proyecto político por banda organizada", la que forman, a su juicio, la familia Pujol y la cúpula convergente.

Según Rivera, esa disolución es consecuencia de los casos de corrupción que afectan al fundador de CDC, a la familia Pujol y a dos tesoreros de la formación, implicada en seis procesos judiciales y con 15 sedes embargadas.