Ir a contenido

Mas: "Un país nuevo necesitará un partido nuevo"

Reivindica el diálogo para defender en Madrid la declaración independentista

Carga contra el PP y recuerda que parte de sus raíces están en el Movimiento Nacional

Neus Tomàs

Francesc Homs y Artur Mas, en el acto de la candidatura Democràcia i Llibertat, en Barcelona.

Francesc Homs y Artur Mas, en el acto de la candidatura Democràcia i Llibertat, en Barcelona. / DANNY CAMINAL

Convergència tiene, como mínimo, dos frentes abiertos. El primero, la negociación con la CUP para intentar llegar a un acuerdo que permita constituir un nuevo Govern. De momento, CDC mantiene que su único candidato a la investidura es Artur Mas y que la alternativa son unas elecciones anticipadas. Ante esta disyuntiva, Mas o marzo, vista por la CUP en su artículo publicado en EL PERIÓDICO como un chantaje, la fuerza anticapitalista ha decidido que sean sus bases las que tengan la última palabra. Esta semana se llevarán a cabo contactos con las asambleas territoriales para sondear su opinión. El segundo frente abierto en CDC es la refundación del partido, esto es, cómo afronta una nueva etapa tras el escándalo protagonizado por su mentor, Jordi Pujol, las sospechas de presunta corrupción que salpican a estas siglas, y unos resultados electorales que cita tras cita no mejoran. Mas entró este domingo de lleno en el debate sobre el futuro del partido y abogó por impulsar "un partido nuevo" acorde, subrayó, con "un país nuevo".

Artur Mas

presidente de la generalitat

Democràcia i Llibertat es la "mejor semilla" para la creación de un partido nuevo

En la presentación de la candidatura para el 20-D, unos comicios para los que CDC se ha rebautizado como Llibertat i Democràcia, Mas prometió implicarse personalmente en el impulso de este nuevo "instrumento", que, según sus propias palabras, debe conservar lo mejor de lo que ha hecho el partido durante todos estos años y "dejar de lado" lo que ya no sirve. En esta fuerza deberían tener cabida los liberales, socialcristianos y socialdemócratas, una declaración dirigida a aquellos que, dentro y fuera de CDC, consideran que su ideario se ha radicalizado en exceso. 

EL DEBATE INTERNO

En Convergència no existe unanimidad sobre qué debe hacer el partido, si bajar definitivamente la persiana y reinventarse con un nuevo nombre y un ideario distinto, basado en el independentismo, o buscar una fórmula que no implique una ruptura tan clara con el pasado. Además, está abierto el debate sobre si, en el caso de que hubiese que convocar unas elecciones en marzo, el congreso del partido debería celebrarse antes o después. Aunque oficialmente los dirigentes insisten en que en la cúpula no se ha abierto la batalla para fijar la estrategia a seguir, lo cierto es que existen ya movimientos para posicionarse cara al congreso.

El papel del actual coordinador general, Josep Rull, es cuestionado en privado por algunos miembros, y está por ver qué papel quieren jugar otros como el jefe de filas en el Parlament, Jordi Turull, el candidato a las generales, Francesc Homs o el 'conseller' en funciones de Justicia, Germà Gordó. No falta quien especula con que si hubiese elecciones en marzo, el partido podría ser el refugio perfecto para Mas, que podría dedicarse a diseñar la estrategia interna mientras otro dirigente cogería el testigo para ser el nuevo cabeza de lista.    

Francesc Homs

candidato al 20-D

Las amenazas de Rajoy y Montoro son su manera de conmemorar la muerte del dictador 

Mientras, y en un mensaje que tanto puede servir para la CUP como para Mariano Rajoy, quien ha redoblado sus amenazas al Ejecutivo catalán, Mas subrayó que Convergència no quiere "imponer nada" y destacó su voluntad de diálogo. Una apuesta por la conciliación que Homs reiteró en su intervención. Eso sí, las apelaciones al diálogo no estuvieron exentas de pullas a la actitud del Gobierno central. Así, Mas afirmó que se está atacando la dignidad de un país, al que, ha añadido, "quiere barrerse para que sea residual". Tras señalar que hay gente "muy poderosa", en Catalunya y fuera de ella, que rechazan las aspiraciones soberanistas, pronosticó que se está contruyendo un país para los que están ahora pero también para generaciones futuras. "Si acertamos será para muchos años". En un dardo directo al PP, ha considerado irónico que Rajoy diga que Convergència ha roto su historia y ha aprovechado para añadir que este Partido Popular le recuerda Alianza Popular, que en buena parte era hija del Movimiento Nacional.     

Sobre las "amenazas" de Rajoy y el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, dispuesto a controlar hasta el último céntimo del Fondo de Liquidez Autonómica (FLA), Homs también retrocedió en el tiempo para afirmar que es su manera de conmemorar "la muerte del dictador" y que en vez de condenar a Franco "castigan" al pueblo de Catalunya. Y tirando de metáfora, añadió que los adversarios del proceso soberanista son "como las hienas que se nos quieren comer" mientras que su candidatura se identifica más con las gacelas, "que tienen voluntad de sobrevivir" y que no van en contra de nadie.